Niños y niñas soldados*

El Secretario General de Naciones Unidas ha condenado el uso de niños y niñas soldados como una “práctica perjudicial y despreciable” y varias resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas lo han denunciado. Alrededor de la mitad de los gobiernos del mundo se han comprometido formalmente a terminar con el reclutamiento de menores de edad en el futuro. La mayoría de los principales grupos políticos armados, bajo la creciente presión internacional han prometido (aunque con frecuencia han fracasado) poner fin a la utilización de niños soldados. Sin embargo, pese a la casi universal condena, cientos de miles de niños y niñas han luchado y muerto en casi todos los principales conflictos del mundo.
Actualmente niños y niñas soldados están luchando en al menos 17 países del mundo. En todos los conflictos algunos menores han sido reclutados a la fuerza, otros se han alistado voluntariamente como una forma de supervivencia en regiones arrasadas por la guerra después de que las estructuras familiares, sociales y económicas han sido colapsadas. Muchos participan a causa de la pobreza, del desempleo, de la falta de  acceso a la educación o para escapar de la violencia doméstica, abusos y explotación.
Los niños y niñas soldados llevan a cabo una serie de tareas como participar en combates, colocar minas y explosivos, espionaje, actuar como señuelos, correos o guardias, porteadores, cocineros y esclavas sexuales. Están en peligro de muerte y sufren grandes daños físicos y mentales. A pesar del aumento del reconocimiento de la existencia  de  chicas en los conflictos armados, ellas han sido deliberadamente o inadvertidamente excluidas de los programas de rehabilitación. Las chicas soldados están frecuentemente sujetas a violaciones y otras formas de violencia sexual además de verse involucradas en combates y otros papeles.
Aunque todavía hay un largo camino que recorrer, durante los últimos cuatro años se ha progresado desarrollando una legislación y un marco político puesto al día para proteger a los menores en los conflictos armados a través de la adopción por la comunidad internacional de una serie de mecanismos legales internacionales. Estos incluyen lo siguiente:
-         El Protocolo Opcional de la Convención de los Derechos de la Infancia con el compromiso de prohibir la utilización de menores de 18 años en los conflictos armados, la obligatoriedad por parte de los gobiernos de reclutar por encima de los 18 años y, por parte de los grupos armados no gubernamentales, a no reclutar por debajo de los 18 años.
-         El Estatuto de Roma de la Corte Criminal Internacional define el reclutamiento de menores por debajo de los 15 años como un crimen y contempla persecución y castigo a los infractores.
-         La Convención 182 de la Organización Internacional del Trabajo (ILO) define el reclutamiento forzoso u obligatorio de cualquier persona menor de 18 años para utilizarlos en conflictos armados como una de las peores formas de trabajo infantil.
La Coalición Stop al Uso de Niños y Niñas Soldados trabaja en la prevención de la utilización de menores como soldados y promueve su desmovilización, rehabilitación y reintegración social. Se han comprometido organizaciones y coaliciones nacionales, regionales e internacionales de África, Asia, Europa, América Latina y Oriente Medio. Fue fundada en 1998 por Amnistía Internacional, Defence for Children International, Human Rights Watch, Terre des Hommes International Federation, International Save the Children Alliance, Jesuit Refugee Service, Quaker United Nations Office and World Vision International.
La Coalición Stop al Uso de Niños y Niñas Soldados ha estado en la vanguardia de los esfuerzos para prohibir el reclutamiento de menores soldados mientras anima y apoya en las noticias a promover la desmovilización y reintegración de los niños y niñas soldados. Terre des hommes - Tierra de hombres está actualmente de vicepresidente de la coalición.
* La información que contiene esta página proviene de Coalition to Stop the Use of Child Soldiers