lunes, 31 de diciembre de 2018

Suiza - Tdh denuncia la detención de niños y niñas migrantes


En varios cantones suizos, los menores migrantes son puestos en detención administrativa sin necesidad absoluta, en detrimento de sus derechos. Dos años después de un primer estudio, Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) ha efectuado un nuevo estudio de los lugares en  el cual denunciamos la incoherencia de las prácticas e insistimos sobre las alternativas a la detención.
Ellos son menores traumatizados y además a menudo solos. Con o sin sus padres, los niños y niñas que migran a Suiza necesitan ser protegidos. En algunos cantones suizos, sus derechos no son respetados. El interés superior del menor pasa -sin duda- por delante del estatus de migrante, en particular en los casos de detención administrativa. Es los que demuestra nuestro último estudio independiente.
La detención, incluso de corta duración, tiene consecuencias psicológicas nefastas sobre los menores. Los traumas que han conocido antes de partir o en el transcurso de la migración pueden agravarse en el medio carcelario. Problemas de sueño, depresión y ansiedad les aíslan cada vez más y puede, en casos extremos, causar tentativas de suicidio.
La aplicación de la ley federal que autoriza la detención administrativa de los niños y niñas migrantes de 15 a 18 años varía en el territorio suizo. Su distribución a un Cantón o a otro influye radicalmente en el tratamiento al cual tienen derecho, pues las diferencias entre cantones son enormes. Aunque está prohibida la detención de los menores de 15 años, acompañados o no de sus padres, se ha constatado como una práctica que se realiza en algunos de los cantones sondeados. Solo dos cantones lo prohíben de manera taxativa (GE y NE) y seis no lo aplican por principio (JU, VD, BL, AI, AR, NW). La ausencia de datos fiables por parte de la Confederación en cuanto al número de migrantes menores en detención es inquietante y falsea el análisis.
Es lo que denuncia el nuevo informe de Tdh que recomienda también alternativas no privativas de libertad a la detención administrativa. «Primero es preciso considerar las medidas menos invasivas. No es necesario siempre poner a las familias en detención. Es posible dejarles vivir en su domicilio o en un lugar de acogida, poniendo en marcha medidas de restricción eficaces hasta su partida, adaptadas a los horarios escolares de los niños y niñas. Los ejemplos muestran que esto funciona», subraya  Valentina Darbellay, responsable del voluntariado en Suiza para Tdh.
Fuente original:http://bit.ly/2LJkJFC