lunes, 10 de diciembre de 2018

Los niños y niñas hablan de sus derechos...


El 20 de noviembre fue el aniversario de la adopción de la Convención de los Derechos de la Infancia. 29 años después de la proclamación de 42 derechos de la infancia a través de los 54 artículos de esta convención, Terre des hommes – Lausana (Tdh) planteó al alumnado las siguientes preguntas: ¿Cuáles son vuestros derechos y por qué son importantes? ¿Qué haríais para mejorar las condiciones de vida de los niños y niñas del mundo entero?
*El derecho a la salud 
«Nadie debería morir de una enfermedad que sea fácilmente curable», explica Olivia, de 12 años. Actualmente todavía, demasiados niñas y niños sufren enfermedades evitables en el mundo. Muchos pierden la vida durante el parto o poco tiempo después. La resolución de estas problemáticas necesita la implicación de actores locales y sobre todo de las autoridades locales y requiere conceder una atención muy particular en las zonas históricamente descuidadas. Esto exige mejorar el acceso a los servicios sanitarios para cada persona y formar personal de salud con el fin de poder ofrecer asistencia de calidad y salvar la vida de los niños y niñas más vulnerables.
En 2017, Tdh ha aportado asistencia a 1,2 millones de niños y niñas. A título de ejemplo, en Mali, formamos comadronas y personal sanitario en medio rural a fin de mejorar de manera duradera la calidad de los cuidados prodigados al nacer. En el espacio de un año, este proyecto apoyado por el Premio Balzan ha permitido salvar la vida de cerca de 200 recién nacidos. Gracias a este éxito, el proyecto se extenderá próximamente a otras regiones.
*El derecho a la educación
«La educación es importante, pues cuando llegas a mayor y quieres ejercer un oficio, es preciso tener los conocimientos necesarios y saber cómo hacerlo», declara Trenton, de 12 años. La educación constituye la base del desarrollo del niño y de la niña, así como una verdadera iniciación a la vida adulta. Actualmente todavía, demasiados niños y niñas ven este derecho obstaculizado por la pobreza, la discriminación, las crisis o los desplazamientos. Las acciones son necesarias para poner en marcha un sistema educativo que incluya a todos los niños y niñas.
A título de ejemplo, en 2017, Tdh ha mejorado el acceso a la educación para 5.000 menores migrantes en Albania y en Kosovo. Los menores migrantes que vuelven a su país de origen encuentran serias dificultades en el momento de enterarse en el sistema educativo. Esto se explica por el hecho de que no están escolarizados durante la migración. Gracias a las actividades que hemos llevado a cabo en estos dos países           estos niños y niñas han podido recuperar las lecciones que habían perdido. Realizados después de las clases, estos cursos de recuperación facilitan su reintegración en el sistema educativo tradicional.
*El derecho a jugar, reír y soñar
Sin el derecho a jugar, «yo no sería un verdadero niño o niña», confía André, de 13 años. Actualmente, un niño y niña de cada seis en el mundo no puede ir a la escuela, ha visto su hogar o barrio destruido, ha sido herido en el transcurso de un conflicto, ha sufrido o visto atrocidades o ha perdido un ser querido. A causa de las guerras, conflictos o catástrofes naturales, los niños y niñas son desplazados y condenados a vivir en campos de refugiados, olvidando muy a menudo el significado de la palabra infancia. En nuestros espacios destinados a los niños y niñas, les devolvemos la posibilidad de jugar, reír y soñar.
A título de ejemplo, en 2017, Tdh ha acudido en ayuda de más de un millón de niños y niñas y sus familias víctimas de crisis humanitarias. En Bangladesh, gracias a la puesta en marcha de lugares destinados a los niños y niñas en los superpoblados campos de refugiados, Tdh protege a los niños y niñas rohingyas y les ayuda a superar estos traumáticos momentos, devolviéndoles la infancia. «En tiempos de crisis, los espacios destinados a los niños y niñas son primordiales. Esto les da una oportunidad para ponerse en pie. Es bueno constatar un punto de energía diferente aquí, un lugar donde los niños y niñas son felices», explica Nicola Griffiths, coordinadora de protección a la infancia en Bangladesh.
Descubrid más vídeos sobre los derechos de la infancia aquí:
Fuente original: http://bit.ly/2EocMVN