jueves, 27 de septiembre de 2018

¿Y si los niños y niñas vulnerables llegaran a ser vuestros herederos?


En Suiza, seis personas de cada diez mueren sin hacer testamento. Sin documento oficial y sin familia próxima, sus bienes y haberes serán distribuidos a parientes lejanos o al Estado. ¿Por qué entonces no pensar en una alternativa, como un testamento en favor de los niños y niñas? Este es el caso de Thomas*, un empresario de Zurich que ha decidido legar su fortuna a Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) en beneficio de los niños y niñas necesitados.
Thomas ha sacrificado una gran parte de su vida por su trabajo. Hombre de negocios cumplidor, gestionaba una gran multinacional suiza. Durante su vida, raramente hacia donativos a organizaciones caritativas, porque se sentía relativamente poco involucrado.
Contrariamente a su fructuosa carrera, sufrió varios golpes duros en su vida privada. No pudo tener hijos con su esposa. Gravemente enferma ella murió muy joven dejándolo viudo. Estos sucesos reforzaron en Thomas el deseo de contribuir con algo positivo. Su elección fue la ayuda a la infancia.
Los proyectos de Tdh le han convencido por su profesionalidad y su eficacia. «Entre todas las ONG que he encontrado, Tdh es la que me ha dado mejor impresión. Ella me ha propuesto un excelente servicio, ofrece un acompañamiento personalizado y garantiza la confidencialidad», nos había confiado. Él ha decidido inscribir a Tdh entre sus deudos.
La suma recibida después de su muerte ha permitido apoyar nuestras actividades con los niños y niñas en Palestina durante cuatro años. «Hemos podido ayudar a salir de la calle o de situaciones de explotación a más de 3.000 menores y que vuelvan a la escuela. Al acceder a un aprendizaje, ellos devuelven a la sociedad el apoyo que han recibido», subraya Joseph Aguettant, antiguo jefe de la delegación de Tdh en Jerusalén.
*Nombre ficticio
¡Vuestro último regalo será el más hermosos!
Al incluir a Tdh en vuestro testamento, apoyáis a los niños y niñas vulnerables del mundo y les aseguráis un futuro duradero. Nosotros os acompañamos en vuestro proyecto y garantizamos una discreción total. Podéis solicitar gratuitamente la documentación sobre las leyes y las herencias u obtener una simulación de vuestra situación sucesoria en  www.tdh.ch/testament.
Fuente original: http://bit.ly/2OY9qup  

miércoles, 19 de septiembre de 2018

Terre des hommes - Ayuda humanitaria


Los niños y niñas son las primeras víctimas de las catástrofes naturales y de las guerras que arrasan numerosos países, privándoles de poder satisfacer sus necesidades más elementales. Un tercio de los 200 millones de personas afectadas cada año por las catástrofes naturales son niños y niñas según la ONU. Son más de 357 millones los que viven en zona de guerra en 2017, es decir, un niño-niña de cada seis (1), lo que representa un aumento del 75% desde comienzos del año 1990.
La duración de los conflictos, así como la concentración de la violencia en las zonas urbanas hacen que los efectos sobre los niños y niñas y sus familias sean todavía más devastadores. Una investigación francesa sobre los conflictos armados (2) revela en efecto que las guerras se desarrollan cada vez más en contextos urbanos, exponiendo más y más a los civiles y destruyendo sus casas, las infraestructuras hospitalarias y las escuelas.
Estas inquietantes evoluciones van a la par de una degradación constantes del respeto del derecho internacional humanitario. Tanto las familias como los trabajadores humanitarios que acuden a ayudarles son tomados como señales para acceder a las zonas afectadas que son cada vez de acceso más difícil. Más de 4.000 de ellos han sido víctimas de importantes ataques en estos últimos 20años (3).

(1) Informe The War on Children, Save the Chilfren 2018
(2) Instituto de Relaciones Internacionales y Estratégicas 2017
(3) Aid Worker Security Report 2017

Por primera vez en nuestra historia, los proyectos de Tierra de hombres – Lausana en el marco de las crisis humanitarias han sobrepasado el millón de beneficiarios. Destrucciones, epidemias, angustia psicológica: porque las consecuencias de las crisis humanitarias para los niños y niñas son múltiples, la fuerza de nuestra acción en las situaciones de urgencia reside en nuestra aproximación multisectorial. Tres ejemplos:

Irak: bienes de primera necesidad y protección
En Irak, hemos distribuido bienes de primera necesidad a 39.000 familias obligadas a huir de los combates entre las fuerzas iraquíes y el grupo Estado Islámico. Nuestros nuevos espacios de acogida dedicados a los niños y niñas han permitido a 13.000 de ellos reponerse de su estrés psicológico. La primera organización de ayuda a la infancia apoya a las familias cerca de la línea del frente, también Tdh está allí para apoyarles en su regreso. El fin proclamado de la guerra contra el Estado Islámico a finales de 2017 no ha acabado con las necesidades humanitarias de las familias: muchas de ellas han encontrado su casa en ruinas. Ofrecerles un techo es unos de los mayores retos para 2018.

Nigeria: acceso al agua, a la higiene y a la salud
Aún más cerca de las zonas de combate en Nigeria, Tdh ha lanzado una ayuda de urgencia al norte del país, allá donde las necesidades son más acuciantes. Hemos apoyado a 5.300 niños y niñas ayudándoles a reconstruirse después de los ataques de Boko Haram. La violencia desatada por el grupo terrorista ha obligado a 1,7 millones de nigerianos a huir de sus hogares. Frente a los numerosos casos de desnutrición y de cólera, nuestros proyectos se han concentrado en la prevención de las enfermedades, mejorando las condiciones sanitarias. En 2017, hemos instalado puntos de lavado de manos, organizado sesiones de sensibilización a la higiene y mantenido las estructuras sanitarias para más de 26.000 personas. También hemos procurado asistencia a 1.100 niños y niñas malnutridos.

Grecia: alojamiento e integración
Resiliencia, del latín resilire y salire, rebotar y superar. Es el reto de miles de víctimas de las crisis que se eternizan: numerosos niños y niñas nacen y crecen en el exilio. Generaciones de refugiados se encuentran en situaciones de extrema precariedad, como en Grecia, donde Tdh ha ofrecido soluciones de alojamiento a 120 personas, en 30 apartamentos destinados a familias vulnerables como alternativa a los campos de refugiados. También hemos dado la posibilidad de seguir una educación informal a 360 jóvenes para apoyarles en su integración y puesto en marcha un proyecto innovador para desarrollar sus competencias.

Proteger a los niños y niñas refugiados somalíes en Kenia
En 2017, Tdh ha aportado una ayuda significativa a cerca de 4.000 niños u niñas somalíes en el campo de Hagadera, cerca de la ciudad de Dadaab, al este de Kenia. Generaciones de refugiados viven allí desde que la guerra civil estalló en Somalia, hace 27 años. Muchos de ellos no están escolarizados y la inseguridad expone a los niños y niñas a la violencia y a los abusos sexuales. Nuestras actividades psicológicas y sociales también han apoyado a más de 2.500 niños y niñas que han vuelto de su tentativa de regresar a Somalia -incitados por el gobierno keniata que deseaba cerrar los campos de  refugiados situados alrededor de la ciudad de Dadaab, mientras que el país seguía todavía inmerso en la guerra civil.

Fuente original: Memoria 2017 Tdh Suiza

jueves, 13 de septiembre de 2018

Terre des hommes gana el Premio Balzan: un millón de francos suizos para niños y niñas recién nacidas

La Fundación Tierra de hombres en Suiza ha sido galardonada con el Premio Balzan a la Humanidad, la Paz y la Fraternidad por el proyecto de ayuda a la infancia SIMESON en Malí. Este proyecto  capacita a trabajadores de la salud en la región de Ségou, en Mali, para salvar la vida a recién nacidos y sus madres, reduciendo así las tasas de mortalidad y morbilidad materno-infantil. 

El Premio Balzan se otorga, al menos, cada tres años y es el premio de la paz más importante después del Premio Nobel. Los ganadores anteriores han incluido a la Madre Teresa y al Abbé Pierre. "Estamos encantados de recibir este premio. No es frecuente que se reconozca que nuestro trabajo contribuye a la paz mundial ", ha dicho Vito Angelillo, CEO de Terre des hommes.

Al otorgar el Premio Balzan, el Presidente de la Fundación Premio Balzan, Enrico Decleva, destacó el compromiso de Terre des hommes "para mejorar la vida cotidiana de los más vulnerables y salvar a millones de niños pobres en todo el mundo ".

Por su parte, Riccardo Lampariello, Jefe de Programas de Salud en Terre des hommes, se muestra encantado con este galardón: "Este es un reconocimiento del espíritu de innovación que nos impulsa en Tdh. Gracias a este premio, podremos ayudar a más niños y sus madres. Es una noticia maravillosa.

Este premio ha supuesto un millón de francos suizos y la recompensa al trabajo realizado por los equipos de Tdh en la lucha contra la mortalidad materna e infantil y se preve que el proyecto SIMESON pueda ser replicado en otros países y desplegado a gran escala.

FUENTE ORIGINAL: http://bit.ly/2CSplsq


miércoles, 5 de septiembre de 2018

Terre des hommes - Protección a la infancia

La extrema precariedad y las situaciones de migración representan las mayores apuestas para la protección de la infancia. La pobreza y las guerras en efecto, obligan a numerosos niños y niñas en el mundo a abandonar su hogar: en 2017 eran 50 millones. La ruta de la migración está repleta de numerosos peligros para los niños y niñas, a menudo blancos de la violencia y de la explotación.
Los derechos de la infancia a la salud, a la educación y a la justicia, así como el respeto a su interés superior, son a menudo tomados a broma. Por ejemplo, 152 millones de menores trabajan en el mundo, y cerca de la mitad en condiciones que amenazan su bienestar. Aunque el número de niños y niñas obligados a trabajar ha bajado de 94 millones desde el año 2000, el problema sigue siendo objeto de grave preocupación. El acceso a la justicia tanto para las víctimas como para los infractores es un gran reto, con más de un millón de menores en el mundo privados de libertad. Mientras viven la migración, defender sus derechos representa un reto suplementario: a menudo desamparados a su llegada a un país donde no conocen el idioma ni el sistema administrativo, numerosas familias y niños y niñas necesitan ayuda para hacer valer sus derechos.
Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) trabaja para la protección de la infancia desde hace más de 55 años. Nuestro trabajo de protección descansa en la promoción del bienestar y del respeto de los niños y niñas migrantes, de los menores que trabajan y de los que están en conflicto con la ley siguiendo los objetivos del desarrollo duradero.
Animar a la participación de los niños y niñas
Cuando un menor ve su vida trastornada por la migración, la explotación o las disputas con la justicia, las consecuencias sobre su bienestar pueden ser graves y duraderas. En 2017, hemos protegido a 270.000 niños y niñas vulnerables gracias sobretodo a una ayuda psicosocial que combina apoyo psicológico y actividades sociales, lo que les permite reponerse de un posible trauma y seguir adelante. Interactuando con otros niños y niñas en actividades deportivas y artísticas, aprenden a adaptarse a su nuevo entorno y a integrarse en la comunidad. Con ocasión de la cuarta edición de los Role Model Award de la Football Is More  Foundation de Liechtenstein, Tdh ha sido premiada por sus proyectos de ayuda psicosocial mediante el deporte.
Dos veces más actores claves formados para la protección de la infancia
Gracias a los expertos de nuestra plataforma on-line para la protección de la infancia en Europa del Este ( www.chilhub.org ) hemos reforzado las competencias de más de 600 profesionales en la protección a la infancia gracias a los navegadores de nuestra web, a los cursos on-line, a una conferencia regional y a numerosos talleres. En América Latina, el certificado de estudios avanzados sobre justicia juvenil restaurativa ha permitido formar a 46 expertos en la región. En 2017, hemos formado así a más de 160.000 educadores, trabajadores sociales y miembros de la comunidad en protección a la infancia, lo que representa dos veces más individuos que el año pasado. Intentamos reforzar las capacidades de protección a los actores claves teniendo en cuenta la eficiencia, el impacto y la durabilidad: ahora formados y mejor equipados, estas personas están más capacitadas para proteger ellos mismos a los niños y niñas vulnerables.
Comprensión del contexto local e inclusión del derecho de costumbres
Nuestra experiencia se traduce en una comprensión del contexto local y una colaboración con las autoridades del Estado y los jefes tradicionales para promover los derechos de la infancia. Hemos llevado a cabo una investigación participativa sin precedentes con actores de la justicia informal en Afganistán, Burkina Faso, Egipto, Jordania, Líbano y Palestina. Quinientos jefes tradicionales o religiosos han asistido a las sesiones de información sobre temas como los derechos de la infancia, los principios de la justicia juvenil y la justicia restaurativa. Más de la mitad de estos jefes también han participado en mesas redondas al lado de los representantes de las autoridades judiciales del Estado para mejorar la coordinación y el acceso de los niños y niñas a la justicia.
Protección a los niños y niñas emigrantes
En 2017, las actividades de Tdh han permitido apoyar a a más de 130.000 niños y niñas afectados por la migración en 16 países. Nosotros hemos informado a los menores y a sus familias antes de su partida para prevenir las migraciones precoces y peligrosas. También les hemos protegido durante el desplazamiento y en los campos de refugiados. En los países de destino, Tdh ha contribuido a la integración de los jóvenes participando en los consejos jurídicos y el acceso a los establecimientos de enseñanza y formación.
Prevención de la trata de niños y niñas entre Ecuador y Colombia
Atraídos por falsas promesas de un futuro mejor, numerosos niños y niñas de familias indígenas de las regiones rurales continúan siendo víctimas de la trata de personas en América Latina. Nosotros hemos llevado a cabo campañas de sensibilización junto a 1.900 niños y niñas, padres y miembros de la comunidad sobre las medidas para localizar y prevenir los riesgos que les acechan. También hemos formado a 38 personas miembros de una red contra la trata de seres humanos y ofrecemos un apoyo técnico para la puesta en marcha de una ley que intenta proteger a los niños y niñas emigrantes y explotados. Esto ha permitido crear un registro de casos y poner en marcha mecanismos de prevención de la trata y de apoyo a las víctimas.
Protección a los niños y niñas refugiados sirios
Más de cinco millones de refugiados sirios han huido al país vecino. La mitad de ellos son menores. A menudo desescolarizados a causa de la extrema precariedad en la cual viven sus familias, estos niños y niñas son las primeras víctimas de la violencia, de la explotación y de los matrimonios precoces. En Jordania, Líbano y Egipto hemos protegido a 90.000 niños y niñas refugiados y a los que viven en las comunidades de acogida contra estos riesgos por medio de actividades psicosociales, deportivas y educativas. Nos hemos hecho cargo de manera individual de 11.000 niños y niñas particularmente desamparados y hemos reforzado las capacidades de 4.100 expertos, voluntarios y miembros de la comunidad para acudir en ayuda de los menores emigrantes.
Reinserción de los niños y niñas emigrantes en Europa del Este
La pobreza, la exclusión social y la insuficiencia de servicios suponen retos considerables para los emigrantes que regresan a su país de origen. En Albania y Kosovo hemos mejorado el bienestar y el acceso a la educación de 5.000 niños y niñas emigrantes que han regresado a su país con actividades psicosociales y extra escolares. Hemos reforzado la autonomía económica de 92 familias ayudándoles a realizar sus propias actividades remuneradas, lo que ha permitido mejorar sus condiciones de vida y también facilitar su reintegración. Con el fin de vigilar la durabilidad de este proyecto 44 profesionales han sido formados para acudir en ayuda a las familias emigrantes que regresan al país.
Entre riesgos y perspectivas de futuro: los niños y niñas emigrantes en África del Oeste
En Africa del Oeste el 80% de los movimientos migratorios de los niños y niñas y de los jóvenes están ligados a la pobreza, a la inseguridad o a los factores culturales. Estos menores emigran hacia las ciudades o a los lugares de producción, como las minas de oro o las plantaciones de cacao. La migración expone a los menores a riesgos de explotación, barbarie y trata.
Gracias a nuestro proyecto CORAL (Corredor Abdijan-Lagos) puesto en marcha con nuestro colaborador local Movimiento Africano de los niños y niñas y jóvenes trabajadores (MAEJT), hemos protegido a más de 2.500 niños y niñas a lo largo de su trayecto de emigración entre la Costa de Marfil y Nigeria. Nuestro objetivo es reducir la vulnerabilidad de los niños y niñas emigrantes entre su punto de partida y su destino permitiéndoles tener acceso a la educación u obtener un trabajo:
- 4.800 niños y niñas han sido informados de los riesgos de una migración precoz.
- 2.500 niños y niñas han sido protegidos en alguno de nuestros 39 Puntos de Esperanza.
- 240 niños y niñas se han beneficiado de una educación o un aprendizaje.
En nuestros Puntos de Esperanza en Costa de Marfil, Gana, Togo, Benín y Nigeria, los niños y niñas emigrantes han podido tomar parte en actividades psicosociales y recreativas. Los centros representan un puerto donde descansar, jugar y obtener servicios básicos sobre todo orientación jurídica y asistencia médica. Los niños y niñas también obtienen información sobre su país de destino y personas con las cuales contactar para facilitar su integración.
Tdh ha sensibilizado a cerca de 7.000 personas de los riesgos ligados a la migración precoz y ha formado a 1.200 actores comunitarios e institucionales sobre todo a policías y miembros de organizaciones y de asociaciones cuyo papel es crucial para facilitar la integración de los niños y niñas y asegurar su seguridad.
“Yo he visitado el Punto de Esperanza en Cotonou, porque me divierto aquí: se baila y se canta. También he recibido consejos sobre higiene y salud reproductiva”, nos cuenta Grace, 15 años, de Benín.
-->
Fuente original: Memoria 2017 Tdh Suiza