lunes, 20 de agosto de 2018

Terre des hommes - Salvar a los niños y niñas rohingyas en Bazar de Cox

Es una de las mayores crisis humanitarias de 2017. A finales de agosto, una nueva ola de violencia sobre la minoría rohingya ha estallado en el Estado de Rakhine, en Myanmar. Esas exacciones han obligado a más de 600.000 personas a atravesar la frontera para refugiarse en Bangladesh, en la región de Bazar de Cox, juntándose así con otros 220.000 refugiados ya instalados.
Un equipo de urgencia de Tdh ha sido desplegado el año pasado para salvar vidas. Con una gran experiencia de más de 40 años en Bangladesh   - Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) lleva a cabo proyectos de salud en las regiones norte y sur del país-  hemos puesto en marcha actividades de salud materno infantil, de prevención y de tratamiento de la malnutrición, de higiene y de saneamiento y para finalizar, de actividades psicosociales junto a los niños y niñas más afectados por el conflicto.
En Bazar de Cox, por ejemplo, hemos formado voluntarios para que identifiquen los casos de malnutrición en las casas de los niños y niñas y mujeres embarazadas o que amamantan. A los rohingyas que viven en el campo de Kutupalong se ha podido informar a las familias en su propia lengua. En total, 2.100 personas han recibido cuidados contra la malnutrición. También hemos ofertado un apoyo psicológico y social a 950 niños y niñas. Más de la mitad de las 820.000 personas que pueblan los campos de refugiados son niños y niñas de los cuales 140.000 tienen menos de cinco años.
*Próximo reto: prepararse para la estación de las lluvias
La situación de los rohingyas podría empeorar todavía más en 2018. La estación de las lluvias que comienza en marzo y culmina durante el verano con el monzón y posibles ciclones se anuncia como una verdadera catástrofe. Las inundaciones amenazan a medio millón de niños y niñas de los campos de refugiados al aumentar la insalubridad y la propagación de enfermedades, tales como la disentería, las diarreas agudas y la difteria. Nuestras actividades en materia de higiene, saneamiento y acceso al agua permitirán prevenir los riesgos de enfermedades a unas 50.000 personas.
Fuente original: Memoria 2017 Tdh Suiza
-->

miércoles, 8 de agosto de 2018

Sudán de Sur: agricultura urbana para sobrevivir al asedio


En Yei, Sudán del Sur, la malnutrición no es debida a la sequía ni a las malas cosechas, sino a la guerra que arrasa al país desde 2013. Más de 200.000 personas, de las cuales el 15% son niños y niñas y en 2017 estaban en estado de malnutrición aguda. Este conflicto ha sumido al Estado más joven del mundo en una grave crisis alimentaria.
En Sudán del Sur hemos podido mejorar los medios de subsistencia de 4.000 familias (más de 24.000 personas) gracias a nuestro proyecto de agricultura urbana y nuestras actividades de cash for Work en la asediada ciudad de Yei en 2017. Hemos distribuidos millas y herramientas agrícolas a 2.000 familias (12.000 personas) particularmente vulnerables en Yei. Las mujeres solas con niños y niñas y los desplazados internos han podido así encontrar un medio de subsistencia. También les hemos enseñado técnicas de cultivo y de almacenamiento. La agricultura urbana ayuda a subsistir en situaciones de asido: “Las fuerzas gubernamentales han aislado Yei, una ciudad de 50.000 habitantes a finales del año 2016 declarando que toda persona fuera de un perímetro llamado de seguridad de 2,5 km será considerado como que apoya a los rebeldes“, describe Cynthia Winkelmann, encargada de los programas de la división ayuda humanitaria de Tdh. Con alrededor de diez gramos de semillas se puede hacer crecer miles de plantas de tomate.
Diversificación alimentaria
Nuestros equipos han lanzado este proyecto en colaboración con otra ONG Suiza, EPER, ya presente en la región desde hace treinta años colaborando con una organización local especializada en agricultura.
La elección se ha hecho sobre los tomates para obtener una cierta diversidad en la alimentación de los habitantes de la región. Los huertos también cuentan con berenjenas, coles, cebollas y okras. “Una alimentación suficiente, pero sobre todo variada es esencial”, explica Martín Morand, responsable de las operaciones para Sudán del Sur. “Particularmente para las madres y sus hijos e hijas durante los primeros días de vida, es decir desde la concepción hasta los primeros años de la infancia. Las carencias pueden exiliar a los niños y niñas frente a las enfermedades y perjudicar a su desarrollo.
Fuente original: Memoria 2017 Tdh Suiza

jueves, 2 de agosto de 2018

La educación en Irak: un primer paso hacia la reconstrucción


A finales de 2017, Irak ha anunciado el fin de la guerra contra el Estado Islámico (EI) después de la liberación de las últimas zonas ocupadas por el grupo yihadista. Un conflicto que ha durado tres años y obligado a cientos de miles de familias a huir de la violencia. ¿Qué ocurre ahora con los niños y niñas y su educación en este contexto de postguerra?
Comienza un nuevo capítulo para más de 3,6 millones de personas al volver a su casa en Irak, las familias se ven confrontadas a la destrucción y devastación. «En la cultura iraquí una casa es algo más que cuatro paredes. Ante todo es un lugar lleno de recuerdos», explica Intisar Rashid, agente de enlace de Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) en Irak. Para los niños y niñas que se ven privados de estos lugares de recuerdos y que han vivido tres traumatizantes años, la situación es difícil.
Zonas como Al-Anbar y Tal Afar han sido ocupadas por el EI durante tres largos años. Los niños y niñas han sido expuestos a la violencia, han sido adoctrinados en las escuelas dirigidas por el grupo yihadista o han sido escondidos por sus padres, que querían protegerles de este adoctrinamiento. La guerra en Irak es el origen de múltiples exposiciones a experiencias traumáticas para los niños y niñas, debido al desplazamiento, la violencia o la no escolarización.
La educación de los niños y niñas es el punto de partida del resurgimiento después del conflicto. E incluso aunque el conflicto esté siempre presente en el espíritu de la población que necesitará tiempo para sobreponerse al trauma, garantizar el acceso a la educación e impedir el abandono escolar constituye el primer paso para asegurar un futuro perdurable para el país.
Sobreponerse a las experiencias traumáticas
Además de distribuir material para ayudar a las familias a regresar a sus casas, Tdh da prioridad a asegurar el acceso a la educación en un contexto donde las clases sobrecargadas donde se reúnen niños y niñas de todos los niveles. En las escuelas donde nosotros damos actividades, empezamos por evaluar en qué punto el educador está marcado por el conflicto. «Hay un temor general en las escuelas de ver al EI regresar o atacar de nuevo mediante combatientes ocultos entre la población», explica Cynthia Winkelmann, nuestra especialista en ayuda humanitaria. Los profesores, que juegan un papel crucial en la vida de los niños y niñas y de la comunidad, reciben un apoyo psicosocial para ayudarles a hacer frente a la situación. También se les forma para asegurar una acogida adaptada para los niños y niñas que han sufrido traumas en lugares que deberían ser seguros. «Nosotros apoyamos la resiliencia para facilitar el regreso a su casa, y les ayudamos a adquirir algunas competencias esenciales que podrán aprovechar para sobreponerse a las experiencias traumáticas.» confía Marta Alberici, nuestra coordinadora encargada de la protección y de la educación de los niños y niñas en Irak.
Para intentar obtener un efecto duradero, los profesores aprenden también a dar eficazmente sus lecciones en contextos de urgencia o a numerosos niños y niñas con importantes lagunas, sobre todo a enseñar competencias elementales de comunicación o a gestionar sus emociones. Nuestro principal objetivo consiste en construir un entorno inclusivo que esté adaptado a los niños y niñas para impedir que abandonen la escuela. Incluso se dispensan lecciones suplementarias después de las clases para permitir a los niños y niñas que no estaban escolarizados o que frecuentaban escuelas dirigidas por el EI a alcanzar el nivel con el fin de que puedan proseguir su escolarización.
Fuente original: http://bit.ly/2KrjYyO