martes, 3 de julio de 2018

Recomendaciones para la reunificación de los niños y niñas separados de sus familias

La “Alianza para la protección de la infancia en acción humanitaria” es una red de inter-agencias que cuenta con casi 100 miembros que trabajan juntos para proteger a los niños y niñas que atraviesan pruebas difíciles. Hacemos un llamamiento de acción urgente para reunir rápidamente a los niños y niñas separados de sus familias y poner fin a su detención, conforme a sus intereses superiores.
En base a nuestras experiencias colectivas, los conocimientos que hemos aprendido de ellas y las normas reconocidas en materia de cuidados y de protección a la infancia, nosotros exhortamos a todas las partes a:
- Facilitar el reagrupamiento familiar rápido;
- Aportar un apoyo psicológico y psicosocial a los niños y niñas y a sus familias;
-  Asegurarse de que los procedimientos administrativos y jurídicos respeten los intereses superiores de la infancia;
- Impedir cualquier nueva separación familiar poniendo fin a recurso de la detención.
Situación actual  
En un periodo de cinco semanas, al menos 2.300 niños y niñas han sido separados de sus familias en la frontera sur de Estados Unidos. El decreto ejecutivo promulgado intenta poner fin a la separación de las familias recurriendo a la detención familiar. En consecuencia, los menores ahora son detenidos con sus padres en los mismos centros de tratamiento. Sin embargo, la separación siempre es posible pues estos menores no pueden legalmente estar detenidos más allá de 20 días, mientras que el plazo para tratar las peticiones de asilo o de los procesos de inmigración son mucho más largos.
Perjuicios y riesgos potenciales para los niños y niñas si no se hace nada
Se ha demostrado que la separación de los miembros de la familia y la detención - sea no acompañada o familiar - tiene efectos negativos en el desarrollo general de los niños y niñas y su bienestar a largo plazo. Las secuelas duraderas en el bienestar de los niños y niñas aparecen casi inmediatamente y aumentan con la duración de la separación. Es particularmente cierto si la situación no se explica al menor de una manera apropiada o si el menor ya ha atravesado por pruebas anteriores o múltiples.
Durante una separación familiar y el alojamiento en una casa, los niños y niñas están expuestos a grandes riesgos de negligencia, violencia, explotación y abuso. Los niños y niñas no pueden desarrollarse plenamente sin lazos afectivos fuertes con sus principales referentes educativos. Esto es cierto para cualquier menor, lactante o adolescente. La separación súbita y obligada de los menores de sus padres pueden causarles un perjuicio comparable al que sufren los niños y niñas durante las crisis humanitarias, como el hecho de vivir en zonas de guerra o en campos de refugiados.
La detención familiar tiene un impacto muy nefasto en el bienestar a largo plazo de los niños y niñas y de sus padres. Otro efecto negativo directo sobre el bienestar de los niños y niñas, es que la detención disminuye también la capacidad de los padres para protegerles de las secuelas psicológicas y cognitivas de larga duración.
Recomendación 1:  Facilitar el reagrupamiento familiar rápido
- Coordinar, a través de un amplio equipo de trabajo dedicado a la reunificación de los niños y niñas no acompañados, la acción de las agencias gubernamentales y de los actores de la protección de la infancia con el objeto de favorecer la identificación, las referencias, la localización y la reunificación rápida de los niños y niñas separados.
- Asegurar la puesta en marcha de procedimientos operacionales estandarizados para delimitar los roles y responsabilidades (funcionales y geográficos) de las personas implicadas en el acogimiento, la reunificación y la determinación del estatus jurídico de los niños y niñas separados de su familia. Estos procedimientos sobre todo deberían incluir una consolidación de los protocolos de compartir la información y los sistemas de gestión de los casos para responder a las necesidades individuales de los niños y niñas y de sus familias.
- Establecer asociaciones con las comunidades de inmigrantes y las organizaciones de la sociedad civil vinculadas para facilitar la reunificación familiar rápida.
- Establecer una relación entre las demandas de los niños y niñas y los padres para  asegurar que sus casos sean tratados en conjunto.
- Respetar el derecho de los padres y de los niños y niñas de escoger su plan de reunificación en función de sus preferencias.
- Cesar de desplazar a los niños y niñas separados lejos de sus padres o en distintas ubicaciones.
Rcomendación 2: proveer de un apoyo psicológico y psicosocial a los niños y niñas y a sus familias
- Asegurar un contacto cotidiano entre los niños y niñas y sus familias y prepararles para la reunificación.
- Reforzar el acceso a los servicios de salud mental y de apoyo psicosocial adaptados a los niños y niñas.
- Informar a los niños y niñas, a las familias y a las personas que les encuadran del avance de su caso utilizando los canales apropiados para asegurar una información rápida, segura, accesible y apropiada en función de la edad y del sexo de cada uno.
Recomendación 3: Asegurarse de que los procedimientos administrativos y jurídicos respeten los intereses superiores de los niños y niñas 
- Limitar la exposición de los menores a los centros de tratamiento, de detención o de otros dispositivos de alojamiento institucional.
- Vigilar que todo el personal que interactúa con los niños y niñas reciba una formación apropiada en materia de cuidados y de apoyo adaptados al handicap, a la edad, al sexo o a eventuales traumas.
- Establecer y respetar los procedimientos administrativos y jurídicos que tratan de los niños y niñas separados de sus familias de una manera no discriminatoria, adaptada a su edad y que tenga en cuenta los traumas sufridos.
- Dar a los niños y niñas separados de sus familias acceso a una representación jurídica en un tiempo oportuno.
- Informar a los niños y niñas utilizando medios de comunicación adaptados a su edad, su sexo y su handicap.
Recomendación 4: impedir cualquier nueva separación familiar, poniendo fin al recurso de detención
- Identificar las alternativas comunitarias a la detención no privativa de libertad, que favorecen la unidad familiar y tienen en cuenta la evolución de las necesidades de la familia a la vez que la evolución de su caso.
- Colocar a todos los niños y niñas en espera de reunificación en un marco familiar lo menos restrictivo posible, donde el interés superior del menor constituye la consideración primordial.
- En todo momento, vigilar que los niños y niñas se beneficien de un acceso apropiado a la alimentación, a un alojamiento, a asistencia sanitaria, al descanso, a actividades educativas, sociales y recreativas y al contacto cotidiano con los miembros de su familia y con los servicios psicosociales y jurídicos profesionales.
Fuente original: http://bit.ly/2NjPCky