martes, 17 de abril de 2018

Ofrecer una nueva vida a los niños y niñas gracias al deporte


El 6 de abril fue la 5ª Jornada internacional del deporte al servicio del desarrollo y de la paz. A fin de proteger a los niños y niñas en caso de crisis humanitaria o de situaciones precarias en el mundo, Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) hace hincapié en el deporte, y particularmente en el fútbol, que tiene una influencia psicológica y social muy positiva. Nuestro nuevo embajador Roman Bürki, portero del equipo suizo, comparte nuestra visión. Descubrid nuestras actividades en imágenes.
«El deporte crea vínculos. El fútbol, y también otras disciplinas deportivas, tienen su propio lenguaje. Se comprende de entrada si se es o no parte del equipo. Para mí es un elemento muy importante de la infancia poder atar lazos, poco importa quién eres o de dónde vienes», se entusiasma Roman Bürki, actualmente portero del Borussia Dortmund y embajador de Tdh.
Integración mediante el fútbol en Egipto
En Egipto, la práctica de fútbol no sólo enseña el deporte a los niños y niñas refugiados y a los que provienen de medios desfavorecidos, desarrolla también competencias esenciales para la vida y les ayuda a integrarse y a mirar hacia el futuro. Khozayma Mohamed Mando, entrenador sirio de fútbol constata: «A muchos niños y niñas les falta confianza en sí mismos y se sienten rebajados. Probablemente encuentran muchas dificultades pero poco a poco vuelven a tener confianza en ellos mismos. Me han sorprendido por su comportamiento y su implicación.» Un muchacho sirio de 16 años añade: «Aquí, dejamos de lado nuestra nacionalidad. Somos todos iguales.»
Promoción de los valores en Colombia
En el departamento de Córdoba en Colombia, que acoge a numerosas familias desplazadas del interior del país a causa del conflicto armado, Tdh organiza partidos de fútbol para mejorar la vida de los niños y niñas desfavorecidos. Los partidos se someten al Golombiao, reglas que promueven la no violencia, la igualdad de género y la buena conducta. Para que los menores aprendan equidad e igualdad, se han constituido dos equipos con la misma cantidad de chicos y de chicas y los goles deben ser marcados por turno. Como las reglas son decididas y puestas en marcha con la cooperación de todos, se respetan mucho más. El objetivo del juego no es ganar sino promover el espíritu de equipo.
El proyecto “Move together “ en Rumanía  
Nuestro proyecto Move together en Rumanía se sirve del deporte para estimular el diálogo intercultural y consolidar las relaciones entre los refugiados y las comunidades de acogida. «Muchos rumanos no han tenido nunca contacto directo con los migrantes: jamás les han hablado ni se han encontrado. Deseamos una mayor aproximación entre estas comunidades», explica  Kirsten Theuns, delegada de Tdh en Rumanía y en Ucrania. Así, los niños y niñas de las dos comunidades tendrían ocasión de aprender los unos de los otros, de instaurar un clima de confianza y aprender a confiar en unos y otros.
Fuente original:  http://bit.ly/2ESn8cg