martes, 27 de marzo de 2018

Siria: restablecer los medios de subsistencia de las familias


Desde el comienzo del conflicto en 2011, ciudades enteras han sido destruidas en Siria. Los combates incesantes empujan a millones de personas sirias al exilio. La precariedad de las condiciones de vida y el estado ruinoso de numerosos barrios  dejan a las familias y a los niños y niñas que se quedan en el lugar más que nunca dependientes de nuestra ayuda.
Desde marzo de 2011, la crisis siria ha arrojado a las carreteras a más de 5,6 millones de refugiados, según la UNHCR. La mitad de los 6,1 millones de sirios desplazados dentro de sus propias fronteras son menores. Las familias que se han quedado en el país a menudo viven en condiciones muy duras. Millones de edificios han sido destruidos durante estos últimos siete años, sumiendo a todo el país en un estado de desolación. A pesar de las difíciles condiciones, algunas familias vuelven a su lugar de origen para intentar encontrar nuevos medios de subsistencia.
Steve Ringel, responsable de la ayuda de urgencia de Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia), ha estado allí hace algunas semanas. «La ciudad está por decirlo así, enteramente destruida. A pesar de ello, las familias regresan. Muchos de los lugares que ellos conocían están devastados. Necesitan un refugio, protección contra el frío, acceso a asistencia médica. Nosotros tenemos que cumplir un papel para apoyar a estas familias que desean volver a una vida normal.»
Trabajamos desde hace seis años con nuestro colaborador local en Siria, en un centro comunitario de la zona rural de Damas, al oeste de Ghouta. Allí distribuimos bienes de primera necesidad y llevamos apoyo psicosocial a los niños y niñas y a sus familias. 1.500 niños y niñas y sus padres han recibido ya apoyo psicológico.
«En Siria, la asistencia es particularmente difícil debido a las dificultades de acceso en numerosas regiones. Es complicado hacer llegar el material a causa de las sanciones, cuando no son los combates los que bloquean la ayuda de urgencia. Esto hace que la mayoría de los niños y niñas no vayan ya a la escuela, pues muchos de ellos deben trabajar para para ayudar a las necesidades de su familia», explica Steve Ringel.
Desde el comienzo del conflicto, Tdh interviene directamente junto a las poblaciones sirias de refugiados en Jordania, en Líbano, en Egipto y en Grecia. Nos disponemos a    ampliar sus proyectos a Siria a fin de mejorar también lo más rápido posible la vida diaria de miles de niños y niñas y de sus padres.
Fuente original:  http://bit.ly/2DWQ7uR