jueves, 15 de marzo de 2018

Crisis Siria: cuando la urgencia se eterniza para los niños y niñas refugiados


¿Cuánto tiempo va a durar la crisis siria, que entra ya en su octavo año? Todos los días, continúa el horror. Ghouta es un terrible ejemplo de ello entre otros. En este contexto, la esperanza de una solución política parece fuera de alcance. En los países limítrofes, que acogen a la gran mayoría de los refugiados, millones de niños y niñas no han conocido otra realidad que la guerra o el exilio. Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) lanza un nuevo proyecto para permitir a esta generación tener una infancia y construir su futuro.  
Desde el comienzo de la crisis en la primavera de 2011, más de 5,5 millones de personas, de los cuales cerca de tres millones son menores, han huido de Siria, según el Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas. Si las miradas se han vuelto hacia el drama de los emigrantes en Grecia y en los Balcanes estos últimos años, ¿cuál es la suerte de la mayoría de los niños y niñas refugiados en los países vecinos a Siria?
Su futuro se ensombrece a medida que el conflicto se atasca. Clases superpobladas, discriminación, violencia: los niños y niñas a menudo se ven obligados a abandonar los bancos de la escuela prematuramente. Las dificultades económicas empujan a algunos padres y madres a enviar a sus hijos e hijas a trabajar. El frágil acceso a la educación favorece los matrimonios precoces y la violencia doméstica.
En Líbano y Jordania, que acogen ellos solos a más de 1,6 millones de refugiados, los niños y niñas se encuentran confrontados a una extrema precariedad con acceso restringido a la salud, a la educación y al alojamiento. Siete refugiados sirios de cada diez viven por debajo del umbral de pobreza en Líbano. La proporción se eleva a nueve de cada diez entre los refugiados que viven fuera de los campos en Jordania.
Los refugiados no son los únicos que sufren esta situación. Las comunidades de acogida también han visto cómo se deteriora su nivel de vida. Aparecen tensiones como resultado de esta obligada cohabitación donde cada uno vive bajo presión.
Ayudar a los niños y niñas a reconstruirse
Frente al reto de una urgencia que se eterniza, Tdh pone el acento en una aproximación duradera, que vigila la resiliencia de las víctimas, es decir su capacidad de adaptarse y reconstruirse; reforzando las competencias de los actores locales y tomando en consideración las necesidades y los derechos de la infancia. Para reforzar nuestro apoyo a los jóvenes sirios golpeados por la crisis, lanzamos un nuevo proyecto, que amplía los que ya lleva a cabo Tdh en Líbano y Jordania.  
Con el apoyo de nuestros colaboradores locales *, nuestra acción se concentra en la identificación de los niños y niñas y la puesta en marcha de un seguimiento individual de apoyo psicológico y social para los niños y niñas más vulnerables, a través de actividades de educación informal, recreativa o deportiva. Otros pilares de este proyecto; la sensibilización y prevención de los riesgos de la infancia junto a los niños y niñas y a sus familias. Y para terminar, el desarrollo de las competencias de los   colaboradores locales y de las comunidades.
Para alcanzar a un mayor número, Tdh ayuda a la infancia a promover sus derechos junto a sus familias y a su comunidad mediante los comités de jóvenes. Nuestra ambición es ayudar a más de 5.000 niños y niñas sirios y de las comunidades de acogida, y atender a 41.000 de sus familiares con dificultades a través de este proyecto.

*Tdh trabaja en estrecha colaboración en el Líbano con una ONG libanesa, que desde hace 20 años, protege los derechos de los más marginados (trabajadores migrantes, refugiados). En Jordania, dos organizaciones comunitarias locales gestionan el buen desarrollo de las actividades. El nuevo proyecto se realizará con la participación financiera de la Agencia Francesa de Desarrollo y de la Unión Europea. Las opiniones que se han expresado no deben en ningún caso ser consideradas como un reflejo de la posición oficial de la Unión Europea.
Fuente original: http://bit.ly/2pc3MtF