martes, 27 de marzo de 2018

Siria: restablecer los medios de subsistencia de las familias


Desde el comienzo del conflicto en 2011, ciudades enteras han sido destruidas en Siria. Los combates incesantes empujan a millones de personas sirias al exilio. La precariedad de las condiciones de vida y el estado ruinoso de numerosos barrios  dejan a las familias y a los niños y niñas que se quedan en el lugar más que nunca dependientes de nuestra ayuda.
Desde marzo de 2011, la crisis siria ha arrojado a las carreteras a más de 5,6 millones de refugiados, según la UNHCR. La mitad de los 6,1 millones de sirios desplazados dentro de sus propias fronteras son menores. Las familias que se han quedado en el país a menudo viven en condiciones muy duras. Millones de edificios han sido destruidos durante estos últimos siete años, sumiendo a todo el país en un estado de desolación. A pesar de las difíciles condiciones, algunas familias vuelven a su lugar de origen para intentar encontrar nuevos medios de subsistencia.
Steve Ringel, responsable de la ayuda de urgencia de Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia), ha estado allí hace algunas semanas. «La ciudad está por decirlo así, enteramente destruida. A pesar de ello, las familias regresan. Muchos de los lugares que ellos conocían están devastados. Necesitan un refugio, protección contra el frío, acceso a asistencia médica. Nosotros tenemos que cumplir un papel para apoyar a estas familias que desean volver a una vida normal.»
Trabajamos desde hace seis años con nuestro colaborador local en Siria, en un centro comunitario de la zona rural de Damas, al oeste de Ghouta. Allí distribuimos bienes de primera necesidad y llevamos apoyo psicosocial a los niños y niñas y a sus familias. 1.500 niños y niñas y sus padres han recibido ya apoyo psicológico.
«En Siria, la asistencia es particularmente difícil debido a las dificultades de acceso en numerosas regiones. Es complicado hacer llegar el material a causa de las sanciones, cuando no son los combates los que bloquean la ayuda de urgencia. Esto hace que la mayoría de los niños y niñas no vayan ya a la escuela, pues muchos de ellos deben trabajar para para ayudar a las necesidades de su familia», explica Steve Ringel.
Desde el comienzo del conflicto, Tdh interviene directamente junto a las poblaciones sirias de refugiados en Jordania, en Líbano, en Egipto y en Grecia. Nos disponemos a    ampliar sus proyectos a Siria a fin de mejorar también lo más rápido posible la vida diaria de miles de niños y niñas y de sus padres.
Fuente original:  http://bit.ly/2DWQ7uR

miércoles, 21 de marzo de 2018

Refugiadas sirias en Jordania: Fatma, una novia rebelde


Siete años de guerra en Siria. Demasiado a menudo, un tiempo robado a la infancia de millones de jóvenes sirios refugiados en los países vecinos. A causa de la extrema precariedad de las familias, muchas jovencitas corren el riesgo de ser desescolarizadas y casadas antes de su mayoría de edad. Este podría haber sido el caso de Fatma*, en Jordania, que a los 15 años ha descubierto con ayuda de Terre des hommes - Lausana  (Tdh – Ayuda a la infancia) que su matrimonio podía esperar. Testimonio.
Cuando se le pregunta cómo era su vida antes de acudir a las actividades de Tdh en el campo, Fatma, que ahora tiene 17 años, la resume con una sola palabra: “mala”. Ella vivía en una ciudad al sur de Siria, antes de que la guerra le obligara a abandonar el país, con su madre, sus dos hermanos y sus dos hermanas. Ella llegó en 2013 al campo de refugiados jordano, cuando todavía era una niña, Fatma fue prometida.
Un año más tarde, ella debería estar casada. Pero entre tanto, participó en los talleres de protección a la infancia de Tdh. Estas actividades sensibilizan a las jóvenes refugiadas sobre sus derechos y en los peligros de un matrimonio precoz o del trabajo infantil. Es aquí donde ella ha aprendido que no tenía la edad legal para casarse. «En mi comunidad, yo no conocía mis derechos, nadie me había informado. Pensaba que la vida de una mujer, era esta, ser esposa y madre. He tomado conciencia de mis derechos.»
Y este conocimiento es la causa de que Fatma haya roto su compromiso. Esto no ha gustado en su entorno. Su hermano estaba furioso, pero ella se ha aferrado a su elección. «La educación es más importante que el matrimonio. ¿Cómo educar a los hijos e hijas sin saber leer y escribir?»
Fatma quiere volar más alto todavía. «Nosotros necesitamos ingenieros, doctores para reconstruir nuestro país. Son las jóvenes generaciones las que construyen el futuro. ¿Quién va a hacerlo si las mujeres se quedan en casa?»
Con el tiempo, su familia finalmente ha aceptado su decisión. Ahora su madre está orgullosa cuando ve a su hija acudir a la escuela. En cuanto a Fatma, su visión de la vida ha cambiado totalmente. «Antes, a los 15 años, creía que mi destino era casarme y pasar mi vida en casa. Ahora, sé que tener 15 años, es al contrario la edad perfecta para estudiar y comenzar a construir tu vida.»
*Su nombre ha sido cambiado para respetar su vida privada   
Fuente original: http://bit.ly/2GR6fBd 

jueves, 15 de marzo de 2018

Crisis Siria: cuando la urgencia se eterniza para los niños y niñas refugiados


¿Cuánto tiempo va a durar la crisis siria, que entra ya en su octavo año? Todos los días, continúa el horror. Ghouta es un terrible ejemplo de ello entre otros. En este contexto, la esperanza de una solución política parece fuera de alcance. En los países limítrofes, que acogen a la gran mayoría de los refugiados, millones de niños y niñas no han conocido otra realidad que la guerra o el exilio. Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) lanza un nuevo proyecto para permitir a esta generación tener una infancia y construir su futuro.  
Desde el comienzo de la crisis en la primavera de 2011, más de 5,5 millones de personas, de los cuales cerca de tres millones son menores, han huido de Siria, según el Alto Comisionado para los Refugiados de las Naciones Unidas. Si las miradas se han vuelto hacia el drama de los emigrantes en Grecia y en los Balcanes estos últimos años, ¿cuál es la suerte de la mayoría de los niños y niñas refugiados en los países vecinos a Siria?
Su futuro se ensombrece a medida que el conflicto se atasca. Clases superpobladas, discriminación, violencia: los niños y niñas a menudo se ven obligados a abandonar los bancos de la escuela prematuramente. Las dificultades económicas empujan a algunos padres y madres a enviar a sus hijos e hijas a trabajar. El frágil acceso a la educación favorece los matrimonios precoces y la violencia doméstica.
En Líbano y Jordania, que acogen ellos solos a más de 1,6 millones de refugiados, los niños y niñas se encuentran confrontados a una extrema precariedad con acceso restringido a la salud, a la educación y al alojamiento. Siete refugiados sirios de cada diez viven por debajo del umbral de pobreza en Líbano. La proporción se eleva a nueve de cada diez entre los refugiados que viven fuera de los campos en Jordania.
Los refugiados no son los únicos que sufren esta situación. Las comunidades de acogida también han visto cómo se deteriora su nivel de vida. Aparecen tensiones como resultado de esta obligada cohabitación donde cada uno vive bajo presión.
Ayudar a los niños y niñas a reconstruirse
Frente al reto de una urgencia que se eterniza, Tdh pone el acento en una aproximación duradera, que vigila la resiliencia de las víctimas, es decir su capacidad de adaptarse y reconstruirse; reforzando las competencias de los actores locales y tomando en consideración las necesidades y los derechos de la infancia. Para reforzar nuestro apoyo a los jóvenes sirios golpeados por la crisis, lanzamos un nuevo proyecto, que amplía los que ya lleva a cabo Tdh en Líbano y Jordania.  
Con el apoyo de nuestros colaboradores locales *, nuestra acción se concentra en la identificación de los niños y niñas y la puesta en marcha de un seguimiento individual de apoyo psicológico y social para los niños y niñas más vulnerables, a través de actividades de educación informal, recreativa o deportiva. Otros pilares de este proyecto; la sensibilización y prevención de los riesgos de la infancia junto a los niños y niñas y a sus familias. Y para terminar, el desarrollo de las competencias de los   colaboradores locales y de las comunidades.
Para alcanzar a un mayor número, Tdh ayuda a la infancia a promover sus derechos junto a sus familias y a su comunidad mediante los comités de jóvenes. Nuestra ambición es ayudar a más de 5.000 niños y niñas sirios y de las comunidades de acogida, y atender a 41.000 de sus familiares con dificultades a través de este proyecto.

*Tdh trabaja en estrecha colaboración en el Líbano con una ONG libanesa, que desde hace 20 años, protege los derechos de los más marginados (trabajadores migrantes, refugiados). En Jordania, dos organizaciones comunitarias locales gestionan el buen desarrollo de las actividades. El nuevo proyecto se realizará con la participación financiera de la Agencia Francesa de Desarrollo y de la Unión Europea. Las opiniones que se han expresado no deben en ningún caso ser consideradas como un reflejo de la posición oficial de la Unión Europea.
Fuente original: http://bit.ly/2pc3MtF

miércoles, 7 de marzo de 2018

Tierra de hombres España, ONG calificada por la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo


La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) ha premiado la labor humanitaria llevada a cabo desde la Fundación concediendo la acreditación de Organización Gubernamental de Desarrollo Calificada a Tierra de hombres - España
El trabajo responsable, trasparente y sostenido que Tierra de hombres-España desarrolla por la lucha de los derechos de la infancia más vulnerable ha visto reconocida su labor gracias a esta importante calificación. Adscrita al Ministerio de Exteriores, la AECID es el principal órgano de gestión de la Cooperación Española orientada a la lucha contra la pobreza y al desarrollo humano sostenible.
Gracias a este fortalecimiento de la colaboración entre la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo y Tdh- España se podrá contar con más medios para desarrollar desde la Fundación futuros proyectos, así como consolidar e incentivar los ya existentes. Este hecho tendrá por tanto una gran trascendencia en el futuro de niños y niñas en situación de vulnerabilidad.
La Fundación ya ha contado previamente con el apoyo financiero de la AECID para implementar proyectos tan importantes como "Petites Bonnes", el cual ha trabajado por proteger y reinsertar a las niñas domésticas. Actualmente se está desarrollando la tercera fase de este proyecto, “Fortalecimiento del Sistema de Protección de la Infancia en situación de movilidad de riesgo en Mauritania”. También está activo el proyecto "Mejora del acceso y calidad de la educación para menores, en situación vulnerable, priorizando las niñas en Corail Puerto Príncipe, Haití"
Siguiendo los principios de la Convención sobre los Derechos de la Infancia de las Naciones Unidas de 1989 y la Carta Fundacional, Tdh - España tiene como objetivo promover el desarrollo de la infancia más desfavorecida defendiendo sus derechos, sin discriminación de orden político, racial, confesional y de sexo.
Con más de veinte galardones por su labor humanitaria y su defensa de los derechos de la infancia, la Fundación actúa en tres niveles: Salud materno-infantil, Protección de la infancia y Crisis humanitarias a través de proyectos de cooperación al desarrollo ejecutados en países de Asia, África y América Latina.
Fuente original: http://bit.ly/2oX6Bhj