viernes, 26 de enero de 2018

Chaîne du Bonheur, cadena de solidaridad en peligro


Es difícil de ver la relación entre su factura de CHF 450 por el canon (Billag*) de radio/TV y un niño o niña ayudado por Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia). Y sin embargo… la iniciativa «No Billag» que va a ser sometida a votación para su abolición el 4 de marzo pone en peligro a la Sociedad Suiza de Radiodifusión y Televisión (SSR, por sus siglas en francés), fundadora de Chaîne du Bonheur (CdB) cuyas colectas van a parar a los proyectos de organizaciones humanitarias. El punto de vista de Tony Burgener, director de esta fundación.
-¿Cómo funciona CdB?
Gracias a la generosidad del público suizo y de la SSR que organiza jornadas nacionales de donaciones, financiamos los proyectos de nuestros 25 socios en el extranjero y de unas cincuenta asociaciones en Suiza. Escogemos organizaciones fiables a las cuales les evaluamos sus proyectos sobre el terreno. Hacemos este trabajo con un espíritu de colaboración con las ONG suizas. Este sistema es único, no existe en ningún otro país.
-Sois uno de los principales proveedores de fondos de Tdh. ¿Qué proyecto os ha marcado particularmente?
He visitado vuestros proyectos en Irak. Este año, he descubierto un nuevo Terre des hommes, una organización que está muy cerca del frente, con todas las cualidades y precauciones para responder a las necesidades de la población. Es una operación emblemática de Tdh que ilustra bien su intención de posicionarse mucho más en las situaciones de conflicto. Lo que es bueno para CdB, que debe contar también con colaboradores fuertes en este campo.
-La población suiza va a votar sobre la iniciativa «No Billag», que cortaría la financiación de la SSR por el canon radio/TV. ¿Cuál es su relación con la SSR?
Comienza con una historia. En 1946, dos animadores de la radio idearon un programa llamado «La Chaîne du Bonheur», donde los oyentes podían lanzar proyectos solidarios. Empezaron recogiendo donativos durante las grandes inundaciones de Alemania e Italia en el año 1950, y la SSR se asoció con ONG suizas a las que redistribuía el dinero. En 1983, la SSR decidió que no podía realizar este trabajo ella misma y decidió crear una fundación.
-¿Actualmente cómo explica esta relación?
Todavía esta relación es muy fuerte y por eso la SSR llama a CdB ¡su brazo humanitario! Además, el consejo de la Fundación, hace estas famosas jornadas de colectas con RTS en Ginebra, SRF en Zurich, RSI en Lugano y RTR en Coire, apoyando y poniendo a disposición sus infraestructuras y sus animadores. La difusión se realiza durante 24 horas en todos los canales y en las cuatro regiones lingüísticas. Son momentos importantes para nuestro país, la tradición humanitaria forma parte del ADN suizo.
-¿Qué pasaría con Chaîne du Bonheur y los proyectos humanitarios que apoya en caso de que salga “sí” a la iniciativa?
La SSR es muy clara, si la iniciativa «No Billag» es aceptada, Cdb puede cerrar la puerta. Y sin duda nosotros también, pues perderíamos un precioso eslabón de nuestra cadena solidaria. No estoy seguro que existiríamos un tiempo después. Sin esta plataforma de comunicaciones para los llamamientos de donativos, no tendríamos el mismo impacto para generar con muy pocos gastos muchos fondos para las ONG suizas y las poblaciones afectadas.
*Billag es el órgano encargado de recaudar el canon de radio/tv. Es una tasa que deben abonar los residentes en Suiza para financiar la radio televisión pública. La iniciativa «No Billag», cuya votación tendrá lugar el 4 de marzo, considera este canon como una restricción a la libertad individual y desea suprimirlo. Para los que se oponen, debe mantenerse pues defiende la pluralidad de opiniones, reflejando el conjunto de los dominios que interesan a la población suiza, y así contribuye al buen funcionamiento de la democracia.    
Fuente original: http://bit.ly/2EbhSBE

sábado, 20 de enero de 2018

Kenia, cuando la casa no es ya un lugar seguro

Si las calles del barrio de chabolas keniata de Korogocho representan un riesgo para los niños y niñas, una gran parte de los dramas se desarrollan a la sombra de los hogares, Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) ayuda a los niños y niñas víctimas de la violencia doméstica y de abusos sexuales a restablecerse y a crecer en un entorno seguro.
La historia de Cary* comienza en una de las numerosas casas con tejado de chapa de Korogocho, en Nairobi. Cerca de 200.000 personas, de las cuales el 40% son menores que viven allí apiñados en 1,5 kilómetros cuadrados. Las calles son peligrosas pero es en su hogar donde la niña de 9 años ha sufrido falta de seguridad. «Mi abuelo me hacía cosas malas mientras mi hermana pequeña hacia sus deberes», confió un día Cary a su profesor que había seguido un curso de Tdh para identificar las señales de violencia doméstica y de abuso sexual. Cuando vio a Cary «aislarse y sin ganas de correr», el hombre se preocupó. Alertó a la policia y a Tdh, que colocaron a Cary y a su hermana en el Centro de socorro para niños y niñas de Korogocho.
Más del 80% de los niños y niñas son víctimas de violencia
El drama de Cary se parece a otros a los que Tdh se ha visto confrontado diariamente en su trabajo de protección a la infancia. Como Tom*, un muchacho  de 9 años gravemente quemado por su madre para castigarle por haberle robado  100 shillings (un franco suizo ). «La violencia doméstica es endémica en Kenia», explica Marie Joron, delegada de Tdh, en Nairobi. Un fenómeno amplificado en los barrios de chabolas: la violencia afecta a más del 80% de los s niños y niñas de Korogocho.
Cary no habría estado expuesta a su abuelo abusador si no habría estado en la miseria. Esta situación, le quitó la vida a su madre, obligada a prostituirse para alimentar a sus hijos e hijas. Al morir, sus hijos e hijas se mudaron a casa de sus abuelos. Por temor a los vecinos, el abuelo les impuso la ley del silencio.
El peso de los tabúes
Abandonada en su miseria, la pequeña está muerta de miedo temiendo las represalias, pero también a causa de los tabúes culturales que ahogan las voces de los numerosos abusos sexuales en Kenia. «Hay una negación de la justicia en la comunidad por la cual un padre puede cometer abusos sexuales», deplora Moge Hassan, especialista en protección a la infancia de Tdh en Garissa, cerca de la frontera somalí. «Esto abre un camino para los que los perpetúan: nunca son considerados sospechosos».
El tema es recurrente en el Centro de protección a la infancia de Garissa gestionado por Tdh y UNICEF. Cerca de un tercio de los menores apoyados han sufrido violencia doméstica, con resultados de embarazos, mutilación de genitales y además abandono escolar. Las menores solo pueden escoger el huir de su casa y así llegan a ser un blanco para la explotación, como la prostitución.
Superar los traumas 
Tdh ofrece apoyo médico a los niños y niñas y les ayuda a curar sus heridas psicológicas en el Centro de Garissa y en Korogocho con terapias y actividades recreativas. Las familias también reciben un seguimiento por nuestros equipos.
También formamos a las comunidades en la protección a la infancia y apoyamos económicamente a los hogares en las necesidades más urgentes. «Cuando se declara un caso, visitamos a la familia para identificar las causas de los malos tratos y los medios para remediarlos», describe  Joyce Wamaitha Kiarie, psicóloga   de Tdh. «Intentamos hacer de modo que los menores puedan reencontrar su medio familiar», prosigue .
Cary desea llegar a ser enfermera «para ayudar a otros niños y niñas». Los trabajadores sociales de Tdh acuden regularmente a visitarla. Ella se alegra al reunirse con su hermanita, que vive en casa de una tía, al acabar el curso escolar. Mientras tanto, Cary se desarrolla en el marco protector  del Centro de socorro y reanuda su infancia.
 *Los nombres de los menores han sido cambiados para respetar su vida privada.

Fuente original: http://bit.ly/2Dvi4xF

lunes, 15 de enero de 2018

Recomendaciones que propone Eurochild en su informe “Invertir en los niños y niñas en la era de los derechos sociales


La red europea Eurochild, de la que Terre des hommes en Europa y la Plataforma de Infancia forma parte, ha publicado el informe “Invertir en los niños en la era de los derechos sociales”, en el que se analiza el Semestre Europeo 2017 centrado en la situación de la pobreza infantil y los derechos de los niños y niñas en 18 países de la Unión Europea. El Semestre Europeo es un proceso de seguimiento de las políticas económicas de la Unión Europea a partir del cual la Comisión Europea hace recomendaciones a cada Estado Miembro. El informe supone parte de la labor que las plataformas de infancia nacionales, junto con la red Eurochild, realizan para supervisar el seguimiento del Semestre Europeo.
España recibió una recomendación para mejorar los resultados educativos capacitando a docentes y ofreciendo apoyo individual a estudiantes; pero es algo que requiere inversión. Según el Informe, el caso español es especialmente preocupante por las altas tasas de pobreza infantil, situadas en un 32,9%. Se destacan los pocos avances realizados por el Estado para revertir estas cifras. Es por ello que las organizaciones que han elaborado este informe recomiendan incrementar la prestación por hijo y abordar una correcta identificación de las partidas presupuestarias destinadas a la infancia, tal y como establece el Comité de los Derechos del Niño de Naciones Unidas.
Más información y recomendaciones:

martes, 9 de enero de 2018

Los archivos de Terre des hommes, abiertos al público


El Estado de Vaud acoge oficialmente los archivos de la Fundación Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia). El inventario de todos los documentos históricos desde la creación de la organización por Edmond Kaiser en 1960, hasta la muerte de su fundador en 2000, es desde ahora accesible al público abierto. 
Desde ahora nuestros archivos están abiertos al público gracias al interés de los Archivos cantonales de Vaud. El inventario se puede consultar on line desde la página www.davel.vd.ch
El movimiento Tierra de hombres nació el 20 de julio de 1960 debido a la indignación de Edmond Káiser. Afectado por un reportaje sobre la guerra de Argelia sacó de los campos argelinos a un centenar de niños y niñas enfermos o que sufrían malnutrición severa. Nuestras intervenciones están enraizadas en conflictos hoy arraigados en la memoria colectiva. Desde los refugiados que huyen en barca en el Sudeste asiático a la hambruna en Biafra, Káiser ha dejado tras él numerosas señales de su lucha por la infancia, ahora documentada.
Apoyo de Chagall, Hepburn y Chaplin
Los expedientes de los archivos cubren el período desde 1960 al 2000 e informan sobre operaciones humanitarias desplegadas en un centenar de países, mediante escritos pero también con imponentes series fotográficas y audiovisuales. Entre las numerosas piezas, los expedientes contienen una carta redactada por Edmond Káiser dirigida al general Pinochet, para pedir al dictador chileno que contestase a las familias de los desaparecidos. El apoyo de artistas reconocidos como el pintor Marc Chagall, o las actrices Audrey Hepburn y Géraldine Chaplin también está documentado.
La gestión de Tdh es un acto de recuerdo en favor de los niños y niñas de los cuales se ha ocupado la Fundación, y para los descendientes de estos niños y niñas. Aunque el inventario es público, los expedientes no se pueden consultar libremente, a causa de la protección de datos personales. Los procedimientos de derogación están previstos en la convención de la donación.
Dos años de trabajo asiduo   
«Esta gestión permite compartir este patrimonio con el público y los centros  de investigación. Aunque los modos de intervención han cambiado, Tdh prosigue su misión junto a los niños y niñas más vulnerables, por todo el mundo”, recuerda Vito Angelillo, director de Terre des hommes.
Los expedientes conservados próximos a la Universidad de Lausana en Suiza, permitirán responder a las solicitudes ya formuladas por el mundo académico. El trabajo de inventariar y acondicionar los expedientes ha requerido la movilización de unas quince personas y dos años de continuo y asiduo trabajo, a través de una colaboración entre la Fundación Terre des hommes y los Archivos cantonales de Vaud.
Ved el reportaje de la RTS
Fuente original: http://bit.ly/2mdRiz9

jueves, 4 de enero de 2018

Bulgaria: no dejamos a los niños y niñas abandonados a su suerte



Aunque a menudo los refugiados consideran a Bulgaria como un país de tránsito hacia la Unión Europea, el endurecimiento de los controles en las fronteras de Hungría y Serbia desde 2016 ha bloqueado a numerosos emigrantes en los centros de acogida búlgaros. Tdh les provee de un apoyo psicológico y social, así como una protección a los niños, niñas y menores no acompañados en tres centros de Sofía.
Entre la población que requiere asilo, más de un tercio eran niños y niñas en 2016, de los cuales el 14% son menores no acompañados o separados. En vista de la limitada capacidad de las autoridades para gestionar la situación de los niños y niñas que piden asilo en el país, era indispensable aportar una respuesta a largo plazo que ofrezca una solución duradera.
Aunque el Estado es responsable del alojamiento, alimentación y trámites nosotros nos ocupamos de los niños y niñas y jóvenes vulnerables. La acción que llevamos a cabo con nuestro colaborador operacional, Cruz Roja Bulgaria, se concentra en tres centros de acogida donde los niños y niñas son los más numerosos: los de la capital Sofía. En un entorno particularmente deprimente para los niños y niñas refugiados, era urgente crear un espacio seguro para permitirles volver a ser niños y niñas por algunos instantes. Nuestro objetivo es proveer a los niños y niñas de un espacio donde puedan verbalizar sus emociones, explicar sus sentimientos, sus miedos y sus esperanzas. «Las sesiones de narración de historias en grupo y la expresión artística son herramientas que ayudan a los niños y niñas a superar sus traumas», explica Vesna Nencheva, psicóloga en uno de los centros.
Nuestros espacios para los niños y niñas en los centros de acogida
Equipando cada centro de un espacio dedicado a los niños y niñas y de salas de informática para los jóvenes desplazados, hemos podido crear para ellos un lugar de juego y aprendizaje. Cada espacio está equipado de material que permite organizar actividades: deportes, bricolaje, música  e incluso lectura. En la sala de ordenadores un experto organiza sesiones de formación para ayudar a los jóvenes a desarrollar sus conocimientos en informática e incluso usarlos. Estas salas también ofrecen acceso a Internet para contactar con familia y amigos.
Primer sistema de gestión de casos para los niños y niñas en Bulgaria
Hemos elaborado un sistema de gestión de casos para los niños y niñas migrantes. Nuestro equipo registra los casos, refuerza los mecanismos de orientación y ofrece un apoyo directo a los niños y niñas. «Hasta ahora Bulgaria no proporcionaba ninguna protección global a los niños y niñas no acompañados o separados. Nos esforzamos por rellenar esta laguna recurriendo a la gestión de casos”, explica Lyudmila Simeonova, responsable del equipo de gestión de casos.
Hayaan*, un joven somalí de 17 años no acompañado, forma parte de los niños y niñas que se han beneficiado de este servicio. Él espera reunirse con su familia en el Reino Unido. Durante el largo proceso jurídico, él estaba desocupado todo el día. Un trabajador social le ha ayudado a encontrar las mejores oportunidades para combatir esta larga espera. Así ha podido participar en una formación profesional y actualmente sigue un curso de panadería en una escuela secundaria, dando así forma a su sueño.
En agosto de 2017, la agencia nacional búlgara para los refugiados ha dedicado una  buena acogida a nuestra gestión de casos y ha expresado su interés para adoptar los mismos métodos y extenderlo a otras ONG a largo plazo.
*El nombre y la imagen del niño ha sido cambiado para respetar su privacidad.
Mirad nuestra película sobre la primera parte del proyecto en favor de los niños y niñas no acompañados o separados en Bulgaria, fruto de una colaboración con IRC  (International Rescue Committee):

-       Más de 500 niños y niñas se han beneficiado de nuestras actividades psicosociales y de nuestras salas IT
-       75 niños y niñas no acompañados han recibido apoyo individual
-       145 niños y niñas refugiados han sido diferidos a otros prestadores de servicios
Fuente original: http://bit.ly/2Ctim4I

martes, 2 de enero de 2018

Los Bonga, dos generaciones de voluntarios


En casa de la familia Bonga, el voluntariado, corre por sus venas. La madre y el padre – Suellen y Jan – y sus tres hijos e hijas  – Katia, Leah et Liam – están comprometidos con Terre des hommes – (Tdh – Ayuda a la infancia). Para ellos, es “como un hobby”. Encuentro en Nyon con una familia fuera de lo común.
Durante la triatlón de Nyon, 20 edición de la marcha de la esperanza,  numerosos stands y puestos de venta de Tdh no son olvidados. A pesar de sus agendas bien repletas, los cinco miembros de la familia Bonga encuentran tiempo para dedicar a una causa que les llega al corazón: la ayuda a la infancia. «Si se tienen hijos e hijas con buena salud, se debe hacer algo por los que no tienen esa suerte», explica Suellen, que también acompaña a los niños y niñas que vienen a operarse a Suiza en el marco de nuestro programa de cuidados médicos especializados. En cuanto a sus tres hijos, se han comprometido con ello desde que eran pequeños. «Vienen con nosotros a los stands e invitan a sus amigos», cuenta Jan.
Un relevo comprometido  
Durante una visita a Massongex, Liam, todavía pequeño, hizo amistad con pensionista de la Maison*. «Al marchar, nos pidió si podía venir a dormir a nuestra casa. Es la magia de los Bonga, dos generaciones de voluntarios entre dos mundos totalmente diferentes», cuenta Suellen. «Cuando Leah y Katia tenían 6 o 7 años, ellas fueron de puerta en puerta para recaudar dinero para Tdh. Un año las descubrí después de haber estado cogiendo flores en el jardín de la vecina para venderlas!» De adultos, ellos se comprometen en los comités de organizaciones de eventos en provecho de Tdh al lado de sus padres.
Puerta abierta a otras realidades
Para Suellen, el voluntariado «abre la puerta a otras realidades. Es un cliché decir que es mejor dar que recibir pero es cierto.» Para Jan, también es una actividad social:   «Se encuentran personas con tu mismo espíritu.»
¿Y el voluntariado en 2017?
«Cada vez es más difícil encontrar gente dispuesta a comprometerse», afirma  Jan. Un comentario que no es compartido por Katia. «Hay muchos jóvenes a mi alrededor que lo hacen», le responde. Sea lo que sea, están de acuerdo en una cosa: la imagen del voluntario ha cambiado. «Antes, el voluntariado no estaba realmente reconocido. Actualmente es una actividad valorada e incluso a veces un triunfo en el mundo profesional».
Fuente original: http://bit.ly/2DTGFZL