martes, 5 de diciembre de 2017

Porque cada niño y niña en el mundo tiene derecho a ser niño o niña, así de simple


Ahora más que nunca debemos recordarlos: cada niño y niña en el mundo tiene derecho a la infancia. ¿Pero cómo se puede garantizar? Nuestros equipos de Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) luchan contra la malnutrición y la trata infantil y ponen en marcha espacios dedicados para ellos y ellas. Descubre en imágenes como nosotros les ayudamos a crecer seguros.
Cada niño y niña tiene derecho a:
a) Una alimentación sana y suficiente
India: en la región india de Sundarbans, formamos a personal sanitario y apoyamos las estructuras locales para luchar contra la malnutrición infantil. En el centro de Nutrición y Rehabilitación, donde los niños y niñas pueden quedarse con su mamá, cuidamos de las niñas y niños que sufren de esta enfermedad.
b) A tener acceso a la asistencia sanitaria  
Burkina Faso: nuestro proyecto innovador IeDA aporta apoyo al personal de salud en África del Oeste gracias a tabletas numéricas y a aplicaciones móviles, lo que permite mejorar la asistencia médica de los niños y niñas.  Más de 700.000 niños y niñas han sido visitados con la ayuda de esta herramienta desde 2014. Utilizado en el 30% de los centros de salud del país, IeDA nos ha permitido reducir drásticamente el número de diagnósticos erróneos.
c) A estar protegido
Albania: los niños y niñas de las calles de Tirana visitan regularmente el centro de día  ARSIS, colaborador de Tdh, donde aprenden y juegan con seguridad, en presencia de personal altamente cualificado, estos equipos forman parte de una red de profesionales de la protección a la infancia que permite mejorar las competencias y prácticas de cada uno. En el centro, los niños y niñas tienen la oportunidad de crecer al margen de la violencia, de la explotación y de los peligros que le amenazan en la calle.
d) A no ser separados de sus familias
Ecuador: nuestros equipos acuden en ayuda de los niños y niñas de Cotacachi, que sufren el riesgo de ser separados de sus familias y víctimas del tráfico. A menudo los padres ignoran la situación de sus niños y niñas que, engatusados por las falsas promesas de los traficantes, han abandonado el nido familiar. Una vez embarcados, son víctimas de maltrato y de agresiones físicas y sexuales. Para luchar contra esto y prevenir este fenómeno, organizamos campamentos durante los cuales son sensibilizados en los riesgos que corren gracias al teatro, al cine y a actividades recreativas. Ya 5.000 niños y niñas han tomado parte en estas actividades.
e) A la educación
Egipto: con el fin de aumentar la tasa de alfabetización en las regiones pobres, ofrecemos cursos y formaciones a las chicas jóvenes para ayudarles a emprender sus propias actividades lucrativas. También les sensibilizamos en el entorno, la salud y en los derechos de las personas. Así contribuimos a la autonomía de las chicas y garantizamos su derecho a la educación  
f) A tener un nivel de vida suficiente para desarrollarse
Grecia: Tdh permite a los refugiados vivir en alojamientos adaptados y escapar de los campos o las calles. En Tesalónica y en Ioannina, Tdh tiene alrededor de 45 apartamentos para jóvenes refugiados y familias para ayudarles a adaptarse a su nueva vida. Nuestros equipos también les ofrecen apoyo social, jurídico y psicológico. Los niños y niñas y los jóvenes que piden asilo y son vulnerables pueden así relajarse en un entorno seguro.
g) A jugar
Perú: con el fin de reducir la violencia y promover el juego, Tdh ha participado en la puesta en marcha de Recreos amigables en la escuela Ramón Castilla. Alumnos, padres y profesores han repintado la clase de recreación e instalado juegos como la rayuela, las tabas, el fútbol mini y la cuerda de saltar. Este proyecto ha permitido mejorar el clima escolar en la escuela y animar a los niños y niñas a jugar respetando a los demás. 
h) A participar
Rumanía: en el condado de Bacau, una de las regiones más pobres de Europa, nuestro proyecto SHINE acude en ayuda de los niños y niñas desfavorecidos. Nuestros equipos mejoran las infraestructuras educativas, sanitarias y de los servicios sociales. Animamos a los niños y niñas a determinar con nosotros qué es lo que falta en su comunidad. ¿Qué necesitan? Un entorno familiar benevolente, juegos, juguetes, carreteras, agua corriente en casa, aseos en la escuela, mejores autobuses escolares, un lugar donde comer en la escuela, lugares para divertirse. Enseguida juntamos todas sus sugerencias y cuando a finales del 2019 el proyecto esté terminado, esperamos que algunos de estos sueños se hayan hecho realidad.
Apoyad nuestras actividades para garantizar a los niños y niñas el derecho a ser niños y niñas. Cada donativo cuenta.
Fuente original: http://bit.ly/2jirrWa