jueves, 7 de diciembre de 2017

Los malos tratos y la violencia sexual, el mayor miedo de los niños y niñas trabajadores


Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) y Kindernothilfe, organización alemana de defensa de los derechos de la infancia, han publicado recientemente un estudio exhaustivo llevado a cabo junto a niños y niñas trabajadores por todo el mundo. Según el estudio son las violencias verbales, físicas y sexuales las que los niños y niñas temen ante cualquier trabajo.
El estudio Time 2 Talk, en el cual han participado niños y niñas de 25 países de todos los rincones del mundo, ha revelado que los niños y niñas que trabajan temen ser golpeados por sus padres, sus tutores, sus parientes o sus empleadores. Un muchacho de 15 años empleado en una cantera de piedra en India ha declarado que no le gusta cuando «el propietario nos maltrata por cualquier pequeño error en nuestro trabajo».
Menores que trabajan sobre todo chicas, también han mencionado amenazas de acoso y de violencia sexual, que planean sobre ellas en el trabajo, por ejemplo avances o tocamientos inapropiados por parte del personal y de los clientes. Un muchacho que trabajaba recogiendo basura en Indonesia ha contado a los investigadores: «Me avergüenzo cuando mis amigos me piden que me abra el pantalón y me tocan mis partes íntimas.»
Los niños y niñas también han indicado que tienen miedo a herirse o sufrir un accidente en el trabajo.  Los niños y niñas que trabajan en el sector agrícola se han quejado de dolores y heridas en manos y brazos, así como daños causados por la exposición a pesticidas y a productos químicos. Cada sector tiene sus riesgos.  Menores empleados en las minas tienen miedo a los accidentes y a los problemas respiratorios provocados por el polvo y los niños y niñas de cualquier sector se quejan de dolores musculares y de cabeza.
El informe Time 2 Talk
El estudio Time 2 Talk se ha llevado a cabo en 39 países  en diferentes regiones del mundo y cerca de 2.000 niños y niñas trabajadores de 5 a 18 años han sido interrogados. Todos estos menores han condenado severamente las peores formas de trabajo infantil, pero también han revelado algunos aspectos positivos del trabajo, sobre todo el apoyo aportado a los padres, la contribución a los ingresos familiares y la capacidad de financiar su educación. Se ha hablado mucho de los niños y niñas que trabajan, y de las dificultades a las que se enfrentan, pero hasta ahora nadie había hablado con los mismos niños y niñas.
«El estudio Time 2 Talk elimina las barreras que se levantan entre los niños y niñas y  los responsables que trabajan sobre el trabajo infantil», ha declarado Tuto Beat  Wehrle, coordinador de Tdh Alemania para América Latina: «Si se quieren crear políticas y programas realmente viables con respecto al trabajo infantil, es crucial asegurar el diálogo entre menores trabajadores y responsables. Todavía queda mucho camino por recorrer y mucho trabajo a realizar pero esta relación puede contribuir al bienestar de los niños y niñas trabajadores por todo el mundo».
Dirigir el trabajo infantil en el mundo 
A las personas que trabajan en el trabajo infantil (desde las autoridades locales de las ONG pasando por los responsables a escala internacional) el estudio les propone también doce medidas a tomar para mejorar la situación de los niños y niñas trabajadores, sobre todo: reducir la pobreza y así aligerar el fardo que obliga a los menores a trabajar; tener en cuenta el punto de vista de los menores trabajadores durante la elaboración de políticas; y abastecer de servicios de educación inclusivos, gratuitos y seguros para los niños y niñas tanto en las regiones urbanas como en las rurales.
Según las más recientes estadísticas de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), más de 152 millones de niños y niñas en el mundo trabajan, de los cuales 73 millones en condiciones que presentan un peligro para su salud, su desarrollo y su bienestar. Además 10 millones de niños y niñas realmente son reducidos a la esclavitud. Para combatir estos problemas Tdh y Kindernothilfe han publicado los resultados del estudio  Time 2 Talk con ocasión de la cuarta Conferencia Mundial sobre la eliminación perdurable del trabajo infantil  llevada a cabo en Buenos Aires, en Argentina. Esta conferencia intenta estimular el compartir conocimientos, políticas y buenas prácticas con el fin de acabar de una vez por todas con el trabajo infantil en el mundo.
Compromiso del gobierno suizo:
«Por la presente, nos comprometemos en colaboración con la Federación Internacional Terre des Hommes, a poner en marcha medidas de sensibilización para intentar combatir el trabajo obligado y la trata de seres humanos con fines de explotación laboral. Estas medidas para el período 2017 a 2021 incidirán en el sector privado y en los servicios de inspección laboral y, llegado el caso, serán adoptadas consultando a los colaboradores sociales y a la las organizaciones de la sociedad civil. La prioridad irá dirigida a la promoción de una mejor detección de las víctimas potenciales de explotación laboral junto a los actores relacionados. Suiza apoyará las iniciativas de sensibilización que intentan combatir el trabajo infantil y el trabajo forzado en algunos sectores durante el periodo de 2018 a 2021. Por otro lado, Suiza se compromete a apoyar la “Llamada a la acción para poner fin al trabajo forzado, a la esclavitud moderna y a la trata de seres humanos” (Call to Action to End Forced Labour, Modern Slavery and Human Trafficking),lanzada por la primer ministro del Reino Unido.»
Fuente original:  http://bit.ly/2ABVZvG