jueves, 14 de diciembre de 2017

Dar un azote: ¿un acto banal o recriminable?


Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) firma la petición «No a la violencia contra niños y niñas. Por una prohibición legal del castigo corporal y la violencia psicológica contra niños y niñas también en Suiza"».
Lanzada en Suiza por iniciativa de un comité constituido por personalidades de la sociedad civil suiza, su objetivo es sensibilizar al público sobre la cuestión de la violencia física y psicológica hacia los niños y niñas, sobre todo teniendo en cuenta los derechos infantiles. Tdh se une a esta petición firmándola y difundiéndola por sus propios canales de comunicación y junto a sus colaboradores.
La petición exige:
- Que Suiza respete y aplique el art.19 de la Convención relativa a los Derechos Infantiles (protección contra cualquier forma de violencia),
- Que se inscriba en la legislación suiza una prohibición de castigos corporales y violencia psicológica contra niños y niñas,
- Una prohibición explícita en el Código Civil de los castigos corporales y de la violencia en contra de los niños y niñas,
- Que se pongan en marcha en Suiza las medidas de acompañamiento, o sea, la difusión de información sobre los derechos de la infancia así como las medidas de apoyo, consejo y sensibilización a los padres y madres,
- El derecho a una educación sin violencia en Suiza.
Valentina Darbellay, responsable del Programa de defensa de Tdh, desarrolla: «La prohibición legal de los castigos corporales implicará a padres, madres, profesorado y educadores responsables de su comportamiento: las personas adultas deberán responder de sus actos si estos han atentado contra la integridad física y moral de los niños y niñas. El legislador pondrá así fin a la violencia gratuita en contra de los niños y niñas. La petición intenta que se inscriba en la ley esta prohibición de castigos corporales de manera que los gestos y actos perjudiciales a la dignidad de los niños y niñas sean desterrados como prácticas educativas tanto en casa como en la escuela. El respeto de los derechos de la infancia y de su dignidad está en el centro de nuestras preocupaciones.»
Difundiendo esta petición, Tdh intenta sensibilizar a la opinión pública en la problemática y dejar visible el debate sobre los castigos corporales. En efecto, cualquier niño o niña tiene derecho a educación sin violencia y respetando su persona, su integridad física y moral, su dignidad.
Fuente original:  http://bit.ly/2jVxeBD