viernes, 29 de septiembre de 2017

Traductores para garantizar a niños y niñas un proceso equitativo


Un menor sospechoso o acusado de haber cometido un crimen debe poder tener los medios para conocer sus derechos con el fin de beneficiarse de un proceso justo y equitativo. Los menores son particularmente vulnerables cuando no comprenden ni la lengua, ni el sistema judicial del país en el que se encuentran. Según un estudio llevado a cabo por Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia), un elemento determinante para los menores en esta situación es una traducción de calidad.
«Esto ocurrió hace dos años. En ese momento yo no hablaba húngaro. No había intérprete, solamente un abogado de oficio», cuenta un adolescente de 15 años en Hungría. ¿Cómo conocer sus derechos cuando no habla la lengua del país? La barrera lingüística puede ser un obstáculo considerable para los menores con problemas con la justicia. Una investigación llevada a cabo con otras organizaciones en cinco países europeos muestra que los derechos procesales de los menores extranjeros son respetados desde un punto de vista formal pero todavía quedan serios retos para solucionar en su ejecución.
Nuestro proyecto regional «PRO-JUS» ha tratado esta cuestión y contribuido a mejorar los medios para ayudar a los menores extranjeros en situación de conflicto. Más de 40 menores han participado en el proyecto, compartiendo sus experiencias y opiniones sobre una situación que les concierne directamente. Ellos nos han permitido comprender como garantizar a los menores extranjeros un tratamiento judicial adaptado a su edad, su cultura y su sensibilidad durante el proceso.
«Cuando llega el intérprete, todo se arregla»
El rol de los intérpretes para los niños y niñas y adolescentes es crucial. Como en el testimonio de un adolescente de 15 años durante las diligencias penales: «Cuando estoy solo, me hacen preguntas pero yo no sé qué decir o como explicarlo. Cuando llega el intérprete todo se arregla». Por eso recomendamos a los países europeos reforzar su red nacional de intérpretes con el fin de garantizar los procesos profesionales y éticos de interpretación*.
Además, es importante que los abogados y otros profesionales de la justicia tengan competencias específicas que les permitan trabajar con los menores, en particular si hay diferencias culturales. Hemos desarrollado un manual destinado a los juristas basado en los resultados de estas investigaciones. Tdh también ha sensibilizado y entrenado a cerca de 300 profesionales de la justicia y del orden público en 15 países miembros de la UE sobre los derechos de los menores extranjeros implicados en procesos judiciales.
Nuestro trabajo ha contribuido a garantizar a los niños y niñas extranjeros implicados en procesos judiciales el acceso a una representación legal, a la traducción e interpretación, así como cualquier información relativa a sus derechos procesales en caso de conflicto con la ley.
*Las informaciones detalladas están disponibles en la edición 2017 de Chronicle of the International Association of Youth and Family Judges and Magistrates (páginas  50-53).
Fuente original: http://bit.ly/2xL1SEP