miércoles, 27 de septiembre de 2017

Sequía en Kenia - Más de 420.000 niños y niñas en situación de malnutrición


La crisis del hambre se propaga por África del Este. En Kenia, los niños y niñas que sufren de malnutrición actualmente son más de 420.000. Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) trabaja en el condado de Garissa, cerca de la frontera somalí donde más de 26.000 niños y niñas están afectados. Nosotros prevemos extender nuestras actividades.
Las penurias alimentarias se agravan por todo África del Este. Después de la hambruna aguda declarada en Sudán del Sur, un número creciente de casos de malnutrición han sido descubiertos en Kenia. Hay más de 420.000 niños y niñas afectados en todo el país. De entre ellos 80.000 pueden morir. «La situación está destinada a agravarse. El calentamiento climático y la ausencia de precipitaciones agravan la sequía año tras año», previene Marie Joron, responsable de nuestra delegación en Kenia.
Tdh interviene en Garissa al noreste del país, cerca de la frontera somalí. Esta zona, ya marcada por el conflicto en el país vecino con grupos armados como Al-Shabaab, abriga el campo de Dadaab, uno de los más grandes del mundo. Comenzamos nuestras actividades en la región en 2011, en el contexto de la crisis alimentaria en el Cuerno de África.
«La persistente sequía ha tenido efectos devastadores en la vida de los niños y niñas de Garissa, casi todos padecen la falta de agua y de servicios sanitarios. Más de 26.000 niños y niñas están sub-alimentados… La sequía también ha tenido efectos secundarios insidiosos en lo que concierne a la protección de estos niños y niñas. Para asegurar su subsistencia las familias vulnerables ponen a sus niños y niñas a trabajar en condiciones peligrosas u obligan a sus hijas a casarse», prosigue Marie Joron. Tdh rompe estos mecanismos con un acompañamiento intenso a los niños y niñas y un apoyo clave a las familias.
Trabajamos al lado del Ministerio de Salud y apoyamos al gobierno en sus esfuerzos para luchar contra la malnutrición. Formamos al personal sanitario y nos aseguramos que los menores de cinco años y sus madres tengan acceso a cuidados específicos. La situación alimentaria en Garissa es objeto de un atento seguimiento con el objetivo de poder acudir rápidamente en ayuda de las víctimas. En vista de la urgencia de la situación, nuestras actividades deberán extenderse dentro de lo posible hasta el condado vecino de Tana River y completarlas con proyectos de agua, higiene y saneamiento  para luchar contra la sequía y el cólera.
Fuente original: http://bit.ly/2k3sZGD