martes, 16 de mayo de 2017

Una familia siria integrada en Suiza

Refugiada en Suiza desde hace más de dos años, la familia de Nourhan es originaria de Siria, de la parte Kurda situada al norte del país. Después de verse amenazados por el régimen, ella y su marido decidieron huir con sus hijos, entonces de seis y ocho años. Instalados en Nidau, comuna de mayoría germánica cerca de Bienne, poco a poco se han adaptado bien a su nueva vida. Además, el marzo pasado, participaron por primera vez en la venta de naranjas de Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia).
La familia descubrió esta nuestra mayor iniciativa gracias a la invitación de su amiga Katharina que decidió montar un stand de naranjas en la plaza del mercado. Nourhan nos cuenta que su hija de ocho años estuvo encantada de vender naranjas para que otros niños y niñas, que han tenido menos suerte que ella, puedan también recibir una ayuda. «Al principio, Shila se sentía muy tímida, pero rápidamente se metió en el papel y lo hizo muy bien, hasta que no quedó ni una naranja en los cartones», explica Nourhan, que actualmente se expresa fácilmente en alemán. «El próximo año participaremos como voluntarias». 
La amistad que une a la siria Nourhan con la suiza Katharina nació hace más de un año, después de la publicación de un anuncio.  Al jubilarse, Katharina deseaba consagrar su tiempo ayudando a otros. Ella propuso organizar excursiones para los refugiados. Nourhan vio una posibilidad más para integrarse y después la invito a compartir una comida en familia. Después, ellas se juntan cada semana, conversan en suizo-alemán y aprenden mucho la una de la otra.
La práctica habitual de varias lenguas (kurdo, árabe e inglés) ha contribuido a facilitar la integración de esta familia en Suiza. Actualmente, Nourhan - antigua  profesora de inglés- ha empezado un curso de educadora infantil y se alegra de trabajar.
Fuente original: http://bit.ly/2rn7hfv
-->