lunes, 29 de mayo de 2017

Entre riesgos y oportunidades: proteger a los niños y niñas migrantes en África del Oeste

De Abdijan en Costa de Marfil a Lagos en Nigeria, los cinco
países están comunicados por una ruta costera.
Terre des hommes – Lausanne ha lanzado un nuevo proyecto de ayuda a la infancia conocido como CORAL para apoyar y proteger a los niños y niñas migrantes durante sus desplazamientos por África del Oeste. Con la ayuda del Movimiento africano de niños, niñas y jóvenes trabajadoresse pondrán en marcha actividades de protección a la infancia en el corredor Abidjan-Lagos (entre Costa de Marfil  y Nigeria pasando por  Ghana, Togo y  Bénin) para evitar los peligros de las migraciones.
La ruta entre Costa de Marfil y Nigeria es una zona urbana clave para las personas migrantes, de los que la mayoría, son menores de 18 años. Los niños y niñas emigran hacia las ciudades y a los lugares agrícolas o de producción como las minas de oro o las plantaciones de cacao para mejorar sus condiciones de vida. El problema está en que estas nuevas oportunidades exponen a los menores a riesgos de explotación, abusos y trata.  «El objetivo de nuestro proyecto es acompañar y proteger a los niños y niñas en los desplazamientos desde su lugar de origen hacia su destino», explica Moussa, uno de los jóvenes agentes de comunicación del Movimiento africano.
El proyecto lanzado en Cotonou, Benin, es prometedor: «Este proyecto nos ayudará a proteger a los niños y niñas migrantes. Podremos limitar la emigración de su país mediante la sensibilización y el trabajo con instituciones y comunidades y podremos protegerles mejor durante la migración», concluye  Naomi, agente de comunicación en Ghana del  MAEJT.
Fuente original: http://bit.ly/2qzjAo2
-->

jueves, 25 de mayo de 2017

La malnutrición sigue poniendo en riesgo la vida de más 200 millones de niños y niñas en el mundo

Un niño malnutrido tiene dificultad para realizar acciones normales como correr o jugar, presenta retraso en el crecimiento y le cuesta más resistir enfermedades. Además, aunque un menor coma cantidades de alimentos suficientes, estará malnutrido si esos alimentos no le proporcionan la cantidad de micronutrientes – vitaminas y minerales, yodo en su mayoría – apropiados para cumplir con las necesidades nutricionales diarias. Paralelamente, en numerosas ocasiones, el hambre infantil es heredado, como resultado de una nutrición inadecuada antes y durante el embarazo de su madre.
Por noveno año consecutivo y, con el fin de alcanzar estos logros, Tierra de hombres promueve la Campaña por el #DíadelaNutrición"Come bien y combate la malnutrición infantil”, con el doble objetivo de sensibilizar a la sociedad sobre la realidad que viven millones de niñas y niños en el mundo y recaudar fondos para poder mejorar sus condiciones de vida a través de proyectos de Salud Materno Infantil.
De esta manera, un grupo de establecimientos del sector hostelero de España (restaurantes, bares, cafeterías, cervecerías, etc.) donaron un porcentaje o canon de la facturación del día 28 de mayo, institucionalizado por la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) como el Día Nacional de la Nutrición. Gracias a sus aportaciones más de 30.000 niños y niñas se benefician de la intervención de Tierra de hombres en Mauritania.
Más de 30.000 niños y niñas se benefician de la intervención de Tierra de hombres en Mauritania
El proyecto Cobertura de las necesidades básicas de salud e higiene de mujeres, niños y niñas se desarrolla en Nouakchott (Mauritania) desde hace dos años. Su objetivo es reducir la mortalidad y morbilidad materno-infantil mejorando el acceso a los servicios de salud materno-infantil, de salud sexual y reproductiva, de prevención y atención de la malnutrición madre-hijo e infraestructuras y servicios de agua, saneamiento e higiene en los centros de salud. Algunas de las actividades que se llevarán a cabo en las comunas de Riadh y El Mina de la capital mauritana son:
Construcción de unidades de Orientación Familiar para apoyar a madres durante la lactancia materna y sensibilizarlas sobre la importancia de unos buenos hábitos alimenticios, así como capacitarlas en la identificación de signos de peligro en el bebé como rechazar la leche materna, dificultades respiratorias, bajo peso y talla, etc.
Construcción de Centros de Recuperación Nutricional para el tratamiento de niños y niñas afectados de malnutrición aguda. 
Actividades de sensibilización a madres y padres sobre cuidados pre y post natales, salud sexual y buenos hábitos de higiene, salud y nutrición para la prevención y el tratamiento de la malnutrición.
Formación a profesionales y agentes comunitarios sobre agua, higiene y salud materno-infantil.
Construcción y /o rehabilitación de letrinas y otras infraestructuras relacionadas con la higiene y la salud.
 - Barridos nutricionales, en los que voluntarios y voluntarias van puerta por puerta en las comunidades identificando posibles casos de malnutrición.
Estrategia de los 1.000 días, desde la concepción del feto hasta los 24 meses del niño, preparando a la madre con clases preparatorias al parto, aportándole las vitaminas y directrices necesarias para llevar un embarazo saludable y, después del alumbramiento, e sigue controlando la salud de madre e hijos, para que superen un periodo que en ocasiones se convierte en crítico.
Gracias a todas estas actividades, Tierra de hombres beneficiará directamente a 30.000 niños y niñas menores de cinco años, 50.000 mujeres en edad fértil, embarazadas o lactantes y a 3.000 hombres. 
La malnutrición en cifras
 - Cerca de 10.000 niños y niñas menores de 5 años mueren al día, más de 3 millones cada año, por causas relacionadas con la malnutrición, lo que supone 1/3 de las causas de mortalidad en menores de esta franja de edad.
- De los que sobreviven, 200 millones sufren retrasos en el crecimiento físico y mental a causa de la falta de nutrientes. 
66 millones de niños y niñas en edad escolar primaria asisten a clases con hambre en los países en desarrollo. Sólo en África hay 23 millones.
- Uno de cada seis niños - aproximadamente 100 millones - en los países en desarrollo nace con un peso inferior a los 2,5 kilos

- Casi la mitad de las enfermedades infantiles se deben a infecciones asociadas a la malnutrición. 
Fuente original: http://bit.ly/2rjRRMR

viernes, 19 de mayo de 2017

Por primera vez: más de 3 millones de personas beneficiarias en 2016

Los niños y niñas son las primeras víctimas de las guerras, de las catástrofes naturales y de la pobreza. En 2016, Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ha acudido en ayuda de 3 millones de personas, de las cuales una mayoría son niños y niñas. Actualmente, gestionamos más de 100 proyectos en 38 países y hemos duplicado el número de personas beneficiarias en cinco años. Registrados a largo plazo, estos proyectos se concentran en la salud y en la protección a la infancia, y también  en ayuda de urgencia en los contextos de crisis y de catástrofe.
Cambios perdurables
Gracias a la colaboración con los que toman las decisiones en los países vinculados, los cambios a largo plazo ven la luz gracias al impulso de Tdh. Esto se produjo el año pasado en dos situaciones excepcionales. En Burkina Faso, donde el Estado ha decidido, después de una larga consulta, hacerse cargo del total de los gastos médicos de las mujeres embarazadas y de los niños y niñas menores de cinco años. Y en Palestina, el gobierno acaba de introducir una nueva ley penal en honor a menores, también ratificado según los mismos principios en otros países, sobretodo en América Latina, más que el encarcelamiento se anima, en tanto sea posible, a la reintegración en la sociedad de menores en conflicto con la ley, mediante un proceso de mediación.
La salud de los niños y niñas es prioritaria 
En 2016, dos tercios de la ayuda se concentró en el campo sanitario. Las prioridades se centran en los primeros 1.000 días de vida de los niños y niñas y en la reducción de la mortalidad infantil y materna. En total, más de 800.000 niños y niñas se han beneficiado de asistencia médica el año pasado, de los cuales 70.000 solo en Bangladesh.
Cada vez más cerca de la infancia
Tdh intenta reforzar la protección infantil en situaciones de conflictos y de catástrofes naturales. En Irak, hemos sido la primera ONG internacional en intervenir en la línea del frente entre Mosul y Bagdad. Hemos permitido a 60.000 desplazados acceder a puntos de agua potable y hemos montado espacios de acogida seguros para niños y niñas. En Haití, después del paso del huracán Matthew, al igual que en Ecuador después del terremoto, hemos llevado las primeras ayudas a la población y reforzado las medidas de protección a la infancia. Los refugiados sirios también han sido apoyados en Grecia y en los campos de los países vecinos, como Jordania y Líbano.
«Gracias a los generosos donativos del pueblo suizo y a los donativos institucionales, hemos podido ayudar en 2016 a más niños y niñas vulnerables que nunca. Hemos proseguido nuestros esfuerzos en un contexto de retos permanentes, como los persistentes conflictos en Siria e Irak, la hambruna en África y las condiciones de vida que se degradan en numerosos países», explica el director de Tdh, Vito Angelillo.
Fuente original: http://bit.ly/2q40w10

martes, 16 de mayo de 2017

Una familia siria integrada en Suiza

Refugiada en Suiza desde hace más de dos años, la familia de Nourhan es originaria de Siria, de la parte Kurda situada al norte del país. Después de verse amenazados por el régimen, ella y su marido decidieron huir con sus hijos, entonces de seis y ocho años. Instalados en Nidau, comuna de mayoría germánica cerca de Bienne, poco a poco se han adaptado bien a su nueva vida. Además, el marzo pasado, participaron por primera vez en la venta de naranjas de Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia).
La familia descubrió esta nuestra mayor iniciativa gracias a la invitación de su amiga Katharina que decidió montar un stand de naranjas en la plaza del mercado. Nourhan nos cuenta que su hija de ocho años estuvo encantada de vender naranjas para que otros niños y niñas, que han tenido menos suerte que ella, puedan también recibir una ayuda. «Al principio, Shila se sentía muy tímida, pero rápidamente se metió en el papel y lo hizo muy bien, hasta que no quedó ni una naranja en los cartones», explica Nourhan, que actualmente se expresa fácilmente en alemán. «El próximo año participaremos como voluntarias». 
La amistad que une a la siria Nourhan con la suiza Katharina nació hace más de un año, después de la publicación de un anuncio.  Al jubilarse, Katharina deseaba consagrar su tiempo ayudando a otros. Ella propuso organizar excursiones para los refugiados. Nourhan vio una posibilidad más para integrarse y después la invito a compartir una comida en familia. Después, ellas se juntan cada semana, conversan en suizo-alemán y aprenden mucho la una de la otra.
La práctica habitual de varias lenguas (kurdo, árabe e inglés) ha contribuido a facilitar la integración de esta familia en Suiza. Actualmente, Nourhan - antigua  profesora de inglés- ha empezado un curso de educadora infantil y se alegra de trabajar.
Fuente original: http://bit.ly/2rn7hfv
-->

viernes, 12 de mayo de 2017

Migración - Entre mito y realidad


Todos los días, los medios abordan el tema de la crisis de los refugiados. Los políticos utilizan la inquietud de la población para ganar votos. Los  países  cierran sus fronteras y, de algún modo, la migración ha llegado a ser indeseable para gran parte de la sociedad.
Los mensajes sobre la cuestión migratoria son numerosos. ¿Pero, verdaderamente cuáles son los hechos?  
«La migración es un problema que debe ser atajado»
La migración es presentada principalmente como un problema. Muchas personas la consideran una amenaza para nuestra seguridad y nuestra prosperidad. Sin embargo, la migración no es un fenómeno excepcional. Representa un elemento inherente a nuestra historia. Durante siglos, las personas han migrado y se han establecido en nuevas regiones. España y Suiza, por ejemplo, son países de inmigración. Casi un cuarto de la población posee pasaporte extranjero y numerosas personas tienen sus raíces en otro país. La migración permite a los Estados crecer tanto en el plano económico como cultural. No podemos impedir la migración, pero podemos transformarla en un factor positivo.
«Las personas refugiadas son demasiado numerosas, no podemos acogerlas a todas.»
«Todas quieren entrar en Europa»; es el pensamiento más extendido. En realidad, alrededor del 86% de todas ellas viven en países en vías de desarrollo. Estos son los países vecinos de las regiones en crisis que son claramente los más afectados por la migración. Si observamos más de cerca las estadísticas, se ve que a penas un 10% del conjunto de las personas refugiadas sirias han emigrado a Europa, mientras que Líbano, él solo ha acogido, a 1,1 millón de demandantes de asilo. En total, 45.804 personas refugiadas admitidas vivían en Suiza a finales de 2016. O sea, un 0,5%, que representa una fracción ínfima de nuestra población. 
«Las personas refugiadas solo se aprovechan y no aportan ninguna contribución»
Las personas refugiadas llegadas recientemente a Europa son jóvenes más instruidos que la media de su país de origen. La mayoría de ellas preferirían desempeñar un empleo más que depender de la ayuda social. Sin embargo, a menudo les cuesta encontrar un trabajo. Subsisten otros obstáculos para las personas refugiadas cualificadas: generalmente sus diplomas no son reconocidos en el país de acogida. Esto también impide a jóvenes proseguir su formación. En España o Suiza, las personas admitidas esperan durante mucho tiempo para poder contribuir activamente con la sociedad. Esto no corresponde con su voluntad de integrarse, es más bien el sistema el que les empuja a ello. 
Migración positiva  
La solución al debate sobre la migración no va a servirse en bandeja de plata. Está claro que todavía habrá olas migratorias y personas refugiadas suplementarias. Los Estados deben reflexionar sobre los medios para contener esta realidad y encontrar soluciones positivas. Desde Tierra de hombres subrayamos sobre todo la necesidad de proteger a niños, niñas y adolescentes cada vez más numerosos, a menudo abandonados a su suerte, y ayudarles a integrarse. Menores no acompañados deben ser acogidos de manera adecuada y tener derecho a la educación y a una formación. Se debe acordar una atención particular a los traumas físicos y mentales, proponiendo un apoyo psicológico para sobrellevar los traumas. Estas medidas mejoran las perspectivas de futuro de estas personas jóvenes que labrarán su porvenir formando parte de nuestra creciente economía. 
De ninguna manera, la migración puede tener éxito si la comunidad de acogida no considera a las personas refugiadas como un potencial sino como una carga. Alexander Betts, director del centro de estudios sobre refugiados de la Universidad de Oxford, explica: «Las personas refugiadas no deben ser una carga. Son hombres y mujeres dotados de aptitudes, talentos, objetivos. Son capaces de aportar su contribución, si les damos la posibilidad.» De manera general, si les concedemos el derecho al trabajo y a la educación y si les permitimos jugar un rol constructivo en nuestra sociedad, entonces la inmigración se revela como un aspecto positivo.
Fuente original: http://bit.ly/2pG7uJn

jueves, 11 de mayo de 2017

Irak - Familias, niños y niñas cruzan el río para estar seguros

Las familias desplazadas llegan al nuevo centro de acogida
 de Sherqat puesto en marcha por Tdh.
Cada semana, cientos de personas, muchas de ellas niños y niñas, atraviesan en barco el río Tigris desde las zonas controladas  por el Estado Islámico (EI) hasta la ciudad de Al-Sherqat.  Se refugian en los dos centros de acogida de Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia), recientemente creados. Nuestros equipos son los primeros en ofrecer una ayuda de urgencia y un poco de serenidad a los niños y niñas y a las agotadas familias.
Las familias que huyen del EI se reúnen  todos los días en la orilla para atravesar el río y alcanzar la ciudad de Al-Sherqat, controlada por el gobierno, alrededor de 100 km al sur de Mosul. Estas familias han perdido todo en su huida. El EI les ha privado de su libertad y les ha separado de sus parientes durante varios años. Escapan de esta situación insoportable, han pasado varios días de marcha y han dormido en el exterior durante las frías noches. Los niños y niñas llegan hambrientos, deshidratados y agotados física y psicológicamente a Al-Sherqat.
Nosotros somos la primera organización internacional en proveerles de una ayuda de urgencia en Al-Sherqat, en el lado sur del río. «Como no es posible llevar ninguna ayuda humanitaria al otro lado del río, tratamos rápidamente de responder a sus necesidades elementales, como darles de beber», explica Marc Séré de Rivières, responsable de la misión Tdh en Irak.
Al-Sherqat es un lugar donde las familias se reúnen después de varios años de separación y donde las mujeres pueden quitarse el burka o el hiyab sin temor a ser castigadas. «Yo no puedo describir mi alegría, he llorado y sufro por lo que he perdido. No podría describir jamás la felicidad de estar de nuevo con mi familia a la que no había visto desde hace dos años», nos cuenta una mujer que acaba de encontrar a su hijo.
 En segundo plano, un hijo reencuentra a su madre después de dos años de separación.
Este mes, hemos abierto el segundo centro de acogida de Al-Sherqat, que puede albergar hasta 300 personas. A su llegada, los niños y niñas y sus familias reciben mantas y colchones para pasar la noche. También les damos bienes de primera necesidad como utensilios de cocina y artículos de higiene y para bebés. En general, se quedan un par de días antes de reunirse con sus parientes o ir a los campos de desplazados.

Nosotros continuamos nuestros esfuerzos sobre el terreno para apoyar a las familias que huyen del EI. Vosotros podéis contribuir también con este esfuerzo haciendo un donativo de urgencia ahora.
Fuente original: http://bit.ly/2qYtDra