martes, 4 de abril de 2017

«Familias sin fronteras»: una campaña en apoyo de los niños y niñas moldavos dejados atrás

“Mi querida mamá, mi querido papá, espero que estéis bien. Os hecho mucho en falta. No os he visto desde hace mucho tiempo y vuestra ausencia me produce mucha tristeza. No quiero regalos. Solo quiero que estéis bien de salud, felices y cerca de mí. Os quiero!” – Mensaje de una niña de 14 años a sus padres que trabajan en el extranjero.
Con ocasión de la campaña de información nacional «Families without borders», esta joven y alrededor de otros 3.000 niños y niñas moldavos han participado en nuestras actividades psicosociales en grupo. La campaña llevada a cabo por Terre des hommes Moldavia (con el apoyo de la embajada de Holanda), tiene como objetivo ayudar a niños y niñas, a madres y padres, a profesionales de la protección a la infancia y a toda la sociedad a solucionar los problemas relacionados con la protección a la infancia cuyas madres y padres trabajan en el extranjero.
La emigración es un fenómeno extendido en Moldavia. Entre una quinta y una cuarta parte de la población moldava viven actualmente en el extranjero. A causa de la emigración por causas económicas, 270.000 niños y niñas menores de 14 años están separados al menos de uno de sus madres o padres. Un sondeo realizado con ocasión de la campaña muestra que el 48% de los niños y niñas preguntados tienen al menos una madres o padre trabajando en el extranjero.
Confrontados  a una falta de encuadre y a una fuerte carga emocional, los niños y niñas cuyos padres y madres trabajan en el extranjero son más vulnerables y más susceptibles de sufrir aislamiento, miedo, ansiedad, insomnio, problemas de integración, violencia, fracaso escolar y otros problemas graves. 
Nuestra campaña de sensibilización “Familias sin fronteras“ intenta atenuar los efectos negativos que sufren los niños y niñas afectados por la migración. Con ayuda de actividades, de material informativo y de otros medios, la campaña les provee de consejos prácticos que contribuyen a mantener una relación sana entre los niños y niñas y sus madres y padres empleados en el extranjero. La campaña se concentra sobre todo en las necesidades y las esperas de los niños y niñas, sobre la manera de que estos últimos interpretan la ausencia de sus madres y padres y sobre la comprensión de la situación.
“La situación económica es muy difícil en nuestro país y, para solventar las necesidades de sus hijos e hijas y ofrecerles educación, algunas personas no tienen otra elección que ir al extranjero a trabajar. No podemos impedir la emigración. Sin embargo, la actividad me hace comprender que, antes de partir hacia el extranjero, los padres y madres. deben tener una franca charla con sus niños y niñas para conocer su opinión. Debemos prepararles en el plano emocional. Mi marido trabaja en el extranjero y yo voy a animarle para que hable más a menudo con nuestro hijo», ha comentado la madre de un muchacho de 10 años que con otros 2000 padres, madres y tutores han participado en nuestras actividades psicosociales de grupo.
La campaña además de dar consejos a los padres, madres y a los profesionales del medio, ha contactado con cientos de miles de personas por medio de eventos públicos y gracias a la participación de los medios de comunicación, lo que ha permitido sensibilizar a la sociedad en su conjunto y cambiar la actitud hacia los niños y niñas alejados de sus familiares.
Fuente original: http://bit.ly/2o6Jm5l