miércoles, 22 de marzo de 2017

“No a una generación perdida”: apoyamos a los niños y niñas refugiados sirios

Sexto aniversario de la crisis siria
Más de 2,9 millones de niños y niñas sirios han crecido sin conocer otra cosa que la guerra. ¿Las consecuencias inmediatas? Niños y niñas que no han ido nunca a la escuela, que trabajan desde su más tierna infancia o que se casan demasiado pronto. El conflicto les roba todas las esperanzas  y las perspectivas de futuro. Así, una generación entera corre el riesgo de estar “perdida”. Para combatir esta realidad, Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) se ha unido a la iniciativa «No Lost Generation (No a la Generación Perdida)».

La iniciativa No Lost Generation pone de relieve la triste suerte reservada a los niños y niñas de la guerra siria, que se encuentran inmersos en una extrema violencia y a la vez completamente desarraigados. Es una generación entera que corre el riesgo de perderse. La campaña se concentra esencialmente en las necesidades de educación y de protección a los niños y niñas. La iniciativa intenta también ofrecer a jóvenes cada vez más ocasiones de juntarse para las decisiones que conciernen a sus vidas.
Nosotros colaboramos con esta campaña desde noviembre de 2016. Nuestras actividades junto a los niños y niñas refugiados en Siria, Líbano, Jordania e Irak apoyan este objetivo común: ofrecer a los niños y niñas la protección y la seguridad que necesitan. Colaboramos con los líderes religiosos a fin de sensibilizar a la comunidades sobre la importancia de proteger a esta generación contra la desconexión escolar y el matrimonio precoz. También les ofrecemos apoyo psicosocial y actividades educativas para mejorar el bienestar de los niños y niñas desplazados o refugiados, traumatizados por la guerra y por el desarraigo forzado.

En apoyo a la iniciativa No Lost Generation, aportamos la voz de estos niños y niñas para que nos cuenten sus historias y llevando a cabo investigaciones, por ejemplo, sobre el matrimonio precoz. Deseamos crear una tribuna donde los niños y niñas puedan explicarse, hacerse oír y proyectarse al futuro.
Fuente original: http://bit.ly/2n8hE5R