lunes, 13 de marzo de 2017

Evitar una hambruna masiva en Sudán del Sur

La hambruna fue declarada en algunas regiones de Sudán del Sur el 20 de febrero, según la escala IPC* de la seguridad alimentaria. La declaración de hambruna se emite solo en las peores situaciones, o sea cuando más del 20% de las familias hacen frente a una penuria alimentaria aguda  y la tasa de mortalidad en menores de cinco años es superior a cuatro fallecimientos diarios por cada 10.000 niños y niñas. En otras regiones de Sudán del Sur, el sector humanitario habla también de personas que mueren de hambre y de la necesidad urgente de alimentos y de apoyo a la agricultura. Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) aporta una ayuda de urgencia a los niños y niñas y a sus familias antes que la hambruna se extienda por todo el país.
«Intervenimos desde ahora junto a las familias al borde de la hambruna en Yei y en Juba, porque si esperamos a la declaración del estado de hambruna en estas ciudades del sur, demasiados niños y niñas habrán muerto ya de hambre », indica  Steve Ringel, responsable de las urgencias en Tdh .
100.000 personas se encuentran atrapadas en la ciudad de Yei, una zona agrícola importante del país. La población está separada de sus terrenos agrícolas debido al conflicto armado que ha afectado a su región desde el  pasado septiembre. En efecto, las tropas gubernamentales ocupan Yei y controlan los ejes principales, mientras que los rebeldes tienen cercada la ciudad. Ya el año pasado la inseguridad ligada al conflicto había impedido cualquier recolección. Esta primavera todavía será muy difícil sembrar los nuevos granos debido al bloqueo y al inseguro acceso a los campos.
El precio del agua potable también ha aumentado y las familias de las regiones afectadas por el conflicto tienen que hacer frente a elecciones dramáticas. Una madre nos ha contado que para comprar agua no le ha quedado más remedio que «reducir drásticamente su presupuesto para alimentos». Además, añade«Con algunas semillas y herramientas podría plantar y recolectar mis propias legumbres en los jardines de la ciudad
Nosotros accedemos a la ciudad asediada por vía aérea y trabajamos con las familias vulnerables para luchar contra el hambre. Distribuimos semillas y herramientas y creamos oportunidades de empleo a cambio de dinero (cash for work) con el fin de apoyar el poder adquisitivo de los trabajadores locales para que puedan  satisfacer sus necesidades básicas. Ayudamos a las familias a salir del círculo vicioso de la malnutrición, que ya sufren más de 270.000 niños y niñas y prevemos una hambruna masiva a escala de todo el país.
Una hambruna que se extiende lentamente: puede tratarse de una penuria alimentaria que coloque a los niños y niñas en riesgo de malnutrición aguda y además una mala recolección provocada por la sequía que afecte particularmente a las familias de agricultores. Este contexto se transforma en situación de urgencia cuando va unido a la guerra, que afecta a los medios de subsistencia de la población como es el caso de Sudán del Sur. Según la ONU, 4,9 millones de sur-sudaneses sufren de inseguridad alimentaria y la tendencia es al alza, llevando al conjunto del país a la hambruna.
*Índice integrado de clasificación de la seguridad

Fuente original: http://bit.ly/2lU5S1A