lunes, 30 de enero de 2017

Balcanes: ¿Por qué los refugiados continúan su viaje a pesar del frío?

Más de 7.000 refugiados están bloqueados en Serbia. A pesar de las temperaturas glaciales, muchos de ellos no quieren volver a los campos habilitados por el gobierno, demasiado lejos de las fronteras que intentan cruzar. Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a lainfancia) aporta una ayuda de urgencia a los niños y niñas y a sus madres para luchar contra el frío.
Las rutas migratorias son largas, frías y peligrosas. Sin embargo, alrededor de 150 personas –de las cuales del 30 al 40% son menores, llegan a Serbia cada día. Sobre todo vienen de Bulgaria o Macedonia habiendo emprendido la “cerrada” ruta de los Balcanes. Los refugiados y emigrantes se encuentran actualmente bloqueados en Belgrado, a causa del cierre de las fronteras, debido al endurecimiento de las políticas europeas y de la actitud hostil de algunos países de Europa como Hungría y Croacia.   
Las condiciones de vida con las que los refugiados afrontan el glacial invierno de Belgrado son aterradoras. Algunos de ellos duermen en almacenes abandonados y en barracas, con  temperaturas que bajan de cero grados a la noche. ¿Entonces, por qué no acuden a los centros de acogida oficiales?

A menudo, los refugiados y emigrantes temen ser detenidos o expulsados  a Macedonia o a Bulgaria, donde se ha informado de la existencia de violencia física contra los refugiados. La expulsión  de un país  a  otro va en contra del derecho de asilo y del derecho internacional. Además, los centros oficiales están alejados de los centros urbanos y de todos los servicios. Están también lejos de las fronteras por las cuales los refugiados esperan proseguir su ruta. Por otro lado, a muchos de ellos se les niega el acceso a los centros si no están registrados oficialmente. Y para acabar, no siempre hay sitio para acogerlos.
Fuente original: http://bit.ly/2kLCJ7S