lunes, 14 de agosto de 2017

IeDA - Una innovación para la salud de niños y niñas


En Burkina Faso, donde un niño o niña de cada diez mueren antes de los cinco años, Terre des hommes – Lausana (Tdh-Ayuda a la infancia) ha desarrollado el IeDA (Integrated e-Diagnostic Approach), una aplicación móvil de tele-salud que acompaña al personal de enfermería en el diagnóstico de las enfermedades infantiles. Una innovación que ya ha sido probada, y se puede descubrir en el vídeo:
 
540.000 niños y niñas consultados  
«IeDA es una pequeña revolución en el mundo de la telemedicina», se entusiasma  Guillaume Foutry, responsable del proyecto en Burkina Faso. En 2011, Tdh  apostó  por mejorar la asistencia médica de los niños y niñas informatizando los centros de salud en las zonas rurales. Seis años después, el proyecto recoge sus frutos: 330 centros de salud están equipados con tablet y más de 2.000 enfermeros y enfermeras utilizan la aplicación. En el transcurso de dos años, 540.000 niños y niñas han sido visitados con la ayuda del IeDA. Conoce más el proyecto IeDA
Fuente original: http://bit.ly/2uCs3xP

martes, 8 de agosto de 2017

Luchar contra el trabajo infantil en origen


Los dirigentes de los 20 países de la cumbre del G20, en su reunión de Hamburgo, se han comprometido a eliminar el trabajo infantil en las cadenas de aprovisionamiento de ahora a 2025, subrayando así la responsabilidad de las empresas en materia de respeto de los derechos de la infancia. Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) juega  un papel  en la consecución de este importante objetivo.
Actualmente 168 millones de niños y niñas en el mundo son obligados a trabajar, de los cuales 85 millones trabajan en actividades peligrosas, el riesgo de explotación de los menores acecha en el conjunto de la cadena de aprovisionamiento. La violación de los derechos humanos y de las normas laborales en estas multinacionales ha sido objeto de discusión durante la cumbre del G20 que ha tenido lugar en Hamburgo.
Los países del G20 se han comprometido a tomar medidas inmediatas y eficaces para eliminar el trabajo infantil de aquí a 2025 concentrándose particularmente en la responsabilidad de las empresas en materia de respeto de los derechos humanos. Responsabilidad que afecta no solamente  al medio laboral inmediato sino a toda la cadena de aprovisionamiento. Se trata de una tarea compleja y alcanzar este objetivo necesitará la colaboración de gobiernos, empresas, sindicatos y ONG. En este marco, Tdh está designada para ayudar a las empresas a operar los cambios estructurales deseados.
Según Peggy Herrmann Ljubicic, responsable del programa sobre trabajo infantil: «En nuestros días, para maximizar su valor social y comercial, las empresas están interesadas en luchar contra el trabajo infantil. Por eso, es esencial abordar el problema bajo un nuevo ángulo: solicitando para ello la participación de las empresas que juegan un papel en la cadena de aprovisionamiento. Juntos, gracias a una colaboración constructiva e innovadora podremos crear nuevos modelos de negocios que contribuyan a eliminar el trabajo infantil y las condiciones de explotación a todos los niveles
Hasta ahora, Tdh se ha concentrado en el trabajo de los empleados domésticos, en la explotación sexual y en el trabajo infantil en las pequeñas empresas. Hemos colaborado con los propietarios de las fábricas de ladrillos para eliminar el trabajo de los niños y niñas menores de 16 años y darles la oportunidad para ir a la escuela y mejorar las condiciones de trabajo de los jóvenes mayores de 16 años. Iniciativas que han dado sus frutos.
Nuestro primer objetivo es reducir el número de niños y niñas empleados en las cadenas de aprovisionamiento. Con este fin, esperamos colaborar con las multinacionales para velar por el respeto de los derechos humanos y de las normas laborales y así acudir a la fuente para eliminar las peores formas de trabajo infantil.
En 2016, Tdh ha acudido en ayuda  de más de 200.000 niños y niñas víctimas de explotación o en riesgo de serlo. Gracias a la colaboración con ventajas recíprocas en el sector de la confección, de la extracción minera y de la agricultura, trabajamos para poner fin a la explotación laboral infantil en el mundo y garantizar el respeto de los derechos de la juventud trabajadora.
Fuente original: http://bit.ly/2vBtFau  

jueves, 3 de agosto de 2017

«La nueva ley húngara tendrá repercusiones sobre los niños y niñas.»

En Hungría, una nueva ley discriminatoria en contra de las ONG que se benefician de financiación extranjera podría tener un efecto devastador en la sociedad civil. Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia), que tiene conciertos con numerosas organizaciones afectadas por la ley, ha intentado recurrirla. Sendrine Constant, nuestra jefa de la oficina regional para Europa del Este, explica los efectos potencialmente peligrosos de la nueva ley sobre los derechos de la infancia.
¿Cuál es la incidencia de la nueva ley húngara sobre las ONG?
La nueva ley, que se supone que es para mejorar la transparencia, estipula que toda organización de la sociedad civil que se beneficie de más de 7,2 millones de florines húngaros (26.000 francos suizos) al año gracias a la financiación extranjera debe registrarse en el tribunal húngaro y poner la mención “Organización que se beneficia de financiación  extranjera” a todo material distribuido en Hungría, lo que incluye informes, páginas web y artículos de prensa. Tdh, enteramente financiada por organizaciones del exterior de Hungría, está sujeta a esta nueva ley.
La ley constituye una discriminación en contra de las ONG que se benefician de financiación extranjera. Obligando a estas organizaciones a colocar una nota mencionando su financiación, así el gobierno busca inspirar una cierta desconfianza al gran público en lo que respecta a la organizaciones cuyo trabajo favorece grandemente a la sociedad civil.
¿Cómo replica Tdh a la entrada en vigor de esta ley?
Hemos decidido conformarnos. Nos hemos registrado en el tribunal y respetaremos las disposiciones de la ley. Sin embargo, también nos hemos unido a la lucha que intenta invalidar esta ley estigmatizante. Tdh se ha unido a un extenso movimiento ciudadano contra la ley y ha puesto un recurso ante el Tribunal Constitucional del concierto con las otras numerosas organizaciones afectadas por la ley.
¿Cuáles podrían ser los efectos nefastos de estas medidas sociales coercitivas en Hungría y en Europa del Este?
Esta ley constituye una tentativa deliberada de dañar los valores democráticos en Hungría. Tiene como objetivo señalar con el dedo y denunciar a las organizaciones cuyo trabajo podría contradecir el discurso oficial del gobierno. Hecho un tanto inquietante: esta ley húngara es muy similar a una ley rusa que pone tasas a las organizaciones financiadas por capital extranjero y con “agentes extranjeros”. Estas leyes podrían llegar a ser más estrictas con el tiempo, hasta el punto en que Tdh no sería capaz de jugar su rol en materia de defensa de los derechos de la infancia.
¿Cuáles podrían ser los efectos de esta ley sobre los niños y niñas ayudados por Tdh, en Hungría y en otros lugares?
En Hungría, esta nueva ley tendrá repercusiones en los derechos de la infancia migrante, que tendrán dificultades para obtener los servicios esenciales, sobre todo asistencia jurídica. Los niños y niñas migrantes también serán susceptibles de ser detenidos por las autoridades a causa de su situación de migrantes.
En la región, el efecto dominó de leyes parecidas podría tener repercusiones todavía más desastrosas. En Rumanía, actualmente se considera la adopción de esta ley. En Moldavia, un nuevo proyecto de ley propone marcar a toda organización que pueda influir en las políticas gubernamentales. Entonces sería imposible por parte de las organizaciones promocionar los derechos de la infancia en Moldavia, lo que permitiría al gobierno mofarse de estos derechos sin ser tenido como responsable.

Sendrine Constant, jefa de la oficina regional de Europa del Este, de Terre des hommes.  
Fuente original: http://bit.ly/2vwVn8W

jueves, 27 de julio de 2017

Objetivo Haití: paliar las altas tasas de analfabetismo y la precariedad educativa 

Terre des Hommes-Haití trabaja en el país desde hace 27 años con proyectos orientados a la protección de la infancia. Ha intervenido de forma inmediata, tras el devastador terremoto de 2010, en actividades de protección a menores, agua, higiene y saneamiento, y reducción de riesgos y desastres. Desde hace 6 años, la Fundación trabaja hacia intervenciones que persigan estrategias progresivas de desarrollo y no sólo asistenciales, como la educación. Es lo que pretende con el proyecto sobre la Mejora de la Educación Básica de calidad de la Infancia vulnerable en Corail, Puerto Príncipe”.
Haití es el país más pobre de América Latina y el Caribe, con un Índice de Desarrollo Humano (IDH) de 0,483. La degradación de la situación tras el seísmo de 2010, se ha traducido en un incremento del nivel de vulnerabilidad a todos los niveles, incluyendo la educación. La duración media de la escolarización no llega a los 5 años. Las situaciones de desplazamiento prolongado son otro de los grandes problemas, provocando una situación de emergencia social: falta de cohesión social, problemas de gestión social y urbanística, pérdida de referencia para los jóvenes y, en general, dificultades de acceso a los servicios sociales básicos. El campo de Corail, construido tras el terremoto como refugio para los desplazados, es un buen ejemplo de esta situación crítica.
La educación en Haití es una de las asignaturas pendientes del país, con una tasa muy baja de escolarización, que no alcanza el 47% de los menores en edad escolar. Este dato no sólo nos habla de la vulneración del Derecho fundamental a la educación, sino también del peligro de la seguridad de la infancia de Corail, que se encuentra en situación de calle y desprotección. El origen del problema se encuentra en las madres y padres de los niños y niñas, que no priorizan la educación de sus hijos, en parte porque ellos mismos no han recibido una educación formal o informal. Esto explica las altas tasas de analfabetismo haitiano. Además, es necesario destacar la precariedad que enfrentan las escuelas en Corail, Puerto Príncipe, que origina un nivel muy bajo de la calidad de la enseñanza en el municipio.
Los objetivos fundamentales que persigue Tierra de hombres con este proyecto son: la escolarización de un centenar de niños y niñas, beneficiar a más de 2.000 menores de tres escuelas de Corail con equipamiento adecuado y sensibilizar las familias de los pequeños de la importancia de la educación en el futuro de sus hijos.

Además, se formará a los líderes comunitarios para identificar los criterios de vulnerabilidad de niños/as en riesgo de abandono escolar o de aquellos que no están escolarizados. Esta formación les permitirá derivar a los menores identificados para ser atendidos adecuadamente por los servicios correspondientes. Cada niño o niña escolarizada será objeto de seguimiento pedagógico semanal durante todo el periodo de ejecución por trabajadores sociales junto a los miembros de la comunidad. Los comités de padres y madres de las comunidades, así como los comités de protección de la infancia, comités de menores líderes, y asociaciones de mujeres, serán reforzados para poder realizar el seguimiento de los beneficiarios.
Fuente original: http://bit.ly/2uG0xfp

miércoles, 26 de julio de 2017

Memoria 2016 Tdh España. Nuestros resultados, gracias a ti, en este vídeo


Durante 2016, Tdh España ha beneficiado a 150.000 personas, de las cuales, más de 53.000 son niños y niñas. Hemos desarrollado 12 proyectos de cooperación en 7 países y trasladado a 37 niños y niñas dentro del programa "Viaje hacia la Vida". Hemos llevado a cabo 70 eventos y 20 actividades de sensibilización y Educación para el Desarrollo. Todo, gracias a la colaboración de más de 700 personas voluntarias y 400 socios y socias, así como 267 empresas56 instituciones y 21 hospitales.



lunes, 24 de julio de 2017

Irak - El enorme tributo humanitario tras Mosul


12.07.2017. Después de 9 meses de combates, el inminente fin de la ofensiva sobre Mosul no parece ser el fin del calvario de miles de civiles que todavía están atrapados en la ciudad. Ni pone fin al conflicto éxodo de la población en Irak. Al acabar las  operaciones militares  de las fuerzas iraquíes e internacionales contra algunos  bastiones  del grupo Estado Islámico entrañan el riesgo de importantes desplazamientos en las zonas donde Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) interviene como el campo de Tal Jarabia. Contactamos con nuestro  Stephan Richard, en Irak.
Las familias todavía huyen
La recuperación de la segunda ciudad de Irak por la coalición, llevada a cabo por Estados Unidos, hace sentir sus efectos en el noroeste del país, donde Tdh lleva a cabo proyectos de ayuda de urgencia a los desplazados internos. «Aparte de las esperanzas nacidas en los habitantes de las zonas controladas por el grupo Estado Islámico (EI) la liberación de Mosul tiene paradójicamente un impacto negativo en las poblaciones de las zonas donde nosotros intervenimos», observa Stephan Richard, especialista  en intervenciones y urgencias humanitarias. «Los movimientos de los combatientes de la organización Estado Islámico huyendo de Mosul e intentando reunirse en uno de los últimos reductos de la resistencia, en Tal Afar, hace huir a la gente para evitar los combates».
A 70 kilómetros de Mosul, la ciudad de Tal Afar es vecina del campo de desplazados de Tal Jarabia, donde Tdh interviene desde hace más de 6 meses. «Las operaciones militares que intentan liberar los últimos reductos de la resistencia en el centro  (Hawija) y en el noroeste (Tal Afar)  probablemente van a ocasionar importantes desplazamientos de las poblaciones en las zonas donde Tdh interviene de urgencia desde hace más de un año en Qayarrah, Sherqat, Tikrit, Kirkuk  y Tal Jarabia», añade Stephan Richard.
La ayuda de urgencia continúa en el campo de Tal Jarabia
El  campo de Tal Jarabia acoge actualmente alrededor de 1.650 familias. La mayoría de ellas han pasado horas en camiones a más de 45 grados para huir del peligro.  Si el campo ofrece una tregua, acceso al agua, a la alimentación, a la asistencia sanitaria, a un refugio y a la protección esto es limitado arriesgando la salud de los niños y niñas. «Esta situación empuja a muchas familias a seguir hacia los campos del este», describe Francis Hughes, coordinador de urgencia en Irak. Las familias que se quedan en Tal Jarabia tienen generalmente ganada, su única fuente de ingresos. Sin embargo, sin agua ni alimentos estos animales están abocados a la muerte.
Tdh trabaja día y noche con otras ONG, para abastecer a los niños y niñas desplazados y a sus familias de agua, instalaciones sanitarias, kits de urgencia, de higiene y de cocina, a pesar de las condiciones climáticas extremas. «Para evitar el calor y las tormentas nuestros camiones salen de Qayyarah a primera hora de la mañana con el fin de llegar pronto a Tal Jarabia para llevar la ayuda de urgencia», explica Francis Hughes. En cooperación con otras ONG, Tdh  va poner en marcha una unidad móvil conectada a dos pozos en el campamento. Así podremos abastecer de agua potable a las familias sin tener que transportar el agua en camión todos los días.
Tdh ha adaptado su respuesta humanitaria hacia una presencia cotidiana en el campo: distribuimos 120 litros de agua todos los días a cada familia del campo y en los meses siguientes, continuaremos protegiendo a los niños y niñas y a sus familiares y respondiendo a sus necesidades más urgentes.
Sumergiros en el día a día de los niños y niñas que huyen de la organización Estado Islámico aquí.
Fuente original: http://bit.ly/2ut7SyX

lunes, 17 de julio de 2017

¿Refugiados, una temática actual?

Huir de su hogar para sentirse seguro no es una problemática nueva. Crisis y conflictos de cualquier época han obligado a las poblaciones a partir. En estas situaciones los niños y niñas y las familias deben dejar todo atrás y a veces arriesgan su vida.
Desde hace ya 50 años, Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) acude en ayuda de estos niños y niñas y familias de refugiados, allí donde lo necesitan. Una retrospectiva en imágenes sobre este medio siglo de intervención.¿Deseáis apoyar a los niños y niñas refugiados ? Haced un donativo o cread vuestra propia campaña MyTdh.


Fuente original: http://bit.ly/2txMHtw 

miércoles, 12 de julio de 2017

Certificado en salud materno-infantil en las crisis humanitarias 2017-2018


Después del éxito del primer año del Certificado de Estudios Avanzados (CAS, por sus siglas en inglés) en salud materno-infantil en las crisis humanitarias, iniciado por Terre des hommes – Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia), en 2007 comenzará un segundo ciclo de formación. Las inscripciones están abiertas  para  la Haute Ecole de Santé Vaud (HESAV) hasta el 1de agosto de  2017.
Las crisis humanitarias exponen a las madres y a sus hijos e hijas a numerosos riesgos, esencialmente en materia de salud. Más de los dos tercios de los 80 millones de personas que recurren a la ayuda humanitaria son madres, niños y niñas. Ahora bien, la salud de las madres embarazadas, las mujeres que dan a luz, los nuevos recién nacidos y los niños y niñas pequeños es particularmente frágil en situaciones de crisis humanitaria.
Objetivo de la formación 
Salvar el mayor número posible de vidas de madres, niños y niñas con medios limitados, apoyar las capacidades sanitarias locales y facilitar la rehabilitación de los centros de salud comunitarios: estos son los tres grandes principios que rigen la formación. Pretende desarrollar las competencias del personal sanitario en la asistencia a las mujeres embarazadas, en los partos y a los recién nacidos y a los niños y niñas pequeños. Para conseguir esto, la formación pone el acento en el desarrollo de dos competencias particulares: el aporte de respuestas terapéuticas apropiadas, así como la puesta en marcha de apoyo logístico y las dimensiones relacionadas a la promoción de la salud y a la prevención de enfermedades.
Programa
Proponemos esta formación en asociación con la HESAV, de septiembre de 2017 a abril de 2018, en forma de dos módulos: uno centrado en los cuidados a los niños y niñas pequeños y el otro eje centrado en los tratamientos a las madres y a los recién nacidos. Los otros grandes temas son la salud perinatal, sexual y reproductiva, y el tratamiento integrado de las enfermedades de la infancia y la malnutrición aguda.
Público clave
La formación se dirige ante todo a médicos, enfermeras y comadronas diplomadas así como al personal de organizaciones internacionales o no gubernamentales que se prevé que intervengan o que intervienen ya, en los países en vías de desarrollo o en situación de crisis humanitaria. Los cursos se imparten en francés. Sin embargo, es necesario conocimiento de inglés a nivel de lectura. El curso cuesta 4.700,00 CHF.

lunes, 10 de julio de 2017

Kenia - Apoyo a la tercera generación de personas refugiadas

En Kenia, Terre es hommes - Lausana (Tdh – Ayuda a la infancia) protege a los niños y niñas refugiados somalíes en el complejo de los campos de Dadaab. Actualmente, aunque el gobierno ha cerrado la sección Kambioos y alienta los regresos voluntarios a Somalia , Tdh apoya a los niños y niñas en la sección Hagadera . Nuestro embajador  Xavier Colin, antiguo periodista de la RTS, que se ha dado cita en el lugar, nos cuenta aquí la historia de Salaba.
He aquí, una de las numerosas historias individuales con las cuales Tdh se ve confrontado en el campo de Hagadera, en Dadaab. En este campo de 100.000 refugiados vive Salaba. Esta mujer somalí de 26 años tiene cuatro hijos e hijas de los cuales la más joven, Hamza, tiene dos años. Hace un año, el marido de Salaba abandonó el campo para regresar a Somalia y murió en una emboscada. La joven madre ahora debe defenderse sola para cuidar de su familia. Ella espera que sus retoños puedan instruirse y aprecia enormemente la zona de seguridad de Tdh de la cual se aprovechan su pequeña hija y sus tres chicos.
Salaba, al igual que cientos de familias como la suya, conocía todos los detalles de la acción de Tdh en materia de protección a la infancia. Gracias a este trabajo las chicas y los chicos están protegidos contra los abusos, la violencia, la explotación y la negligencia. En una zona segura donde el ambiente contrasta con el clima de violencia que prevalece en el enorme campo de Dadaab, Tdh apoya a más de 500 niños y niñas ofreciéndoles una educación, áreas de juego y actividades en diversas disciplinas, sobretodo la lectura, el dibujo y el canto. Estos servicios ayudan a los miembros de esta joven generación a acrecentar sus conocimientos y a crecer en dignidad.
¿Qué piensan estos niños y niñas y sus padres - si los tienen- de la presencia y las actividades de Tdh en el campo? Nosotros les hemos lanzado la pregunta. Nico, un joven de 15 años, nos cuenta que «no sólo vamos a la escuela, sino que cuidamos  con orgullo a todos los niños y niñas que conocemos que hacen lo mismo». Aylan añade: «Es verdad que algunos han abandonado el campo y han regresado a Somalia. Pero las familias que han sobrevivido vuelven a Dadaab porque sus niños y niñas no habrían tenido la oportunidad de ir a la escuela en un país donde la guerra hace estragos en la mayoría de las provincias.»
En efecto, se trata de una cuestión esencial que está por resolver: el campo de Dadaab, hasta hace poco el mayor campo de refugiados del mundo (la población ha pasado de 480.000 a 245.000 somalíes), debería estar cerrado ¿cómo han explicado las autoridades keniatas la necesidad y la exigencia. O ¿se trata de una medida discriminatoria,  dictaminado por el tribunal supremo de Kenia?. ¿Los refugiados deberán aceptar la política de regreso voluntario, animados por una subvención (200$ por persona) y otras iniciativas? Sin embargo, como ha explicado un miembro del personal de Tdh: «¿Cómo saber exactamente lo que pasó con todos los refugiados que regresaron al país?»
Salaba también está preocupada por la posibilidad de abandonar el campo, sea con una base voluntaria o no. Lo mismo para sus hijos. Sin embargo, he estado con los niños y la niña de Salaba y sus amigos, las niñas vestidas con los vestidos tradicionales llenos de colorido, ellos han cantado el himno tradicional somalí con orgullo, un homenaje a un país que esta joven generación no ha visto jamás y podría no verlo nunca. Por ahora, Dadaab es su hogar, un campo que acoge refugiados desde hace más de 26 años. Salaba es perfectamente consciente de la gravedad de la situación: sus propios padres se refugiaron aquí en 1991. Ella nació en el campo poco tiempo después. Sus niños y niña también han nacido aquí. ¡La tercera generación de refugiados!  
La organización Tdh, con sus propios valores y sus compromisos se preocupa mucho de la suerte de esta tercera generación y le ofrece tanta ayuda esperanza y dignidad como sea posible. Es el deseo de Salaba. Para ella y sobre para sus hijos. Y para todos los niños y niñas apoyados por Tdh.
Xavier Colin, embajador de Terre de hombres  
Fuente original: http://bit.ly/2t5V9Qk