lunes, 12 de diciembre de 2016

Las temperaturas invernales aumentan las necesidades médicas y de refugio de las personas migrantes

De entre las 6.400 personas refugiadas bloqueadas en Serbia, un millar duermen fuera o en edificios abandonados en el centro de la ciudad de Belgrado. Las temperaturas invernales –próximas o inferiores a cero grados por la noche- producen un aumento de las necesidades médicas y de refugio de refugiados y migrantes.
Entretanto, las autoridades serbias publicaron una carta abierta el 11 de noviembre indicando que la ayuda humanitaria a las personas refugiadas que viven fuera de los centros de acogida oficiales no eran «ya aceptables». En Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia), lo que consideramos inaceptable es dejar a los niños y niñas sin ayuda y protección adecuadas –incluso cuando viven fuera de los lugares oficiales.
Presentes en los Balcanes desde 2015, hemos creado un espacio dedicado a los niños, niñas y a las madres en la ciudad de Belgrado con ayuda de nuestro colaborador Novi Sad Humanitarian Centre (NSHC). Este espacio nos permite organizar actividades recreativas para los menores, ofrecer una asistencia psicológica y consejos jurídicos que ellos necesitan y distribuir productos de primera necesidad, sobre todo artículos sanitarios para bebés. 
En el transcurso de las dos últimas semanas, hemos ayudado a unos 260 niños y niñas y a más de 200 mujeres que han acudido a nuestro espacio madres-niños y niñas. «En este espacio, los niños y niñas juegan con puzzles, aprenden a contar hasta diez y aprenden palabras en serbio y en inglés», nos cuenta Danijela Korac Mandic, coordinadora del proyecto NSHC. Por otro lado, 615 niños, niñas y adolescentes han participado en las actividades recreativas organizadas por nuestros animadores en Miksaliste, un centro comunitario para refugiados.
Gracias a nuestro espacio para madres-menores, el equipo localiza a las personas que necesitan ayuda urgente. La semana pasada hemos transferido a una mujer embarazada a un médico. Hacía cuatro meses que ella no había tenido ningún examen médico. «También tenemos padres que acuden para buscar pañales, las mujeres y los niños y niñas se quedan en el campamento a causa del frío, al cual no están acostumbrados», añade Danijela Korac Mandic.
La historia de tres niños en dibujo
Un miembro de nuestro equipo ha trabajado con tres muchachos afganos (de 12, 14 y 16 años) que habían viajado solos. A través de un dibujo, nos describen lo que han vivido en el transcurso de su viaje desde Afganistán a Serbia.
«Ellos han salido de diferentes ciudades de Afganistán. Su viaje a través de Irán ha estado marcado por las montañas a través de las que han caminado durante 40 horas. Han atravesado Turquía en camión y cogido el autobús en Estambul. En Bulgaria, la policía les ha interceptado y golpeado. El más joven nos muestra las cicatrices en la cabeza. Les han tenido a los tres menores en un campo cerrado durante un mes. Después los tres muchachos han sido desplazados a un campo abierto de donde han salido para llegar a Serbia. Los jóvenes han viajado cerca de cuatro meses», indica el miembro del equipo de Tdh.
Nuestro trabajo en Serbia es esencial, en particular durante el invierno. Nuestro espacio madres-niños y niñas es la única ayuda posible para las madres y los menores en el centro de BelgradoHaced un donativo para que continúe nuestro trabajo.

Fuente original:  http://bit.ly/2gEFRzc