jueves, 24 de noviembre de 2016

Soluciones para sobrevivir a las inundaciones

Cada año en India y en Bangladesh, la estación de los monzones comienza en el mes de junio. En la región de los «Chars», compuesta de efímeras islas sobre el río Brahmapoutre, todo está inundado durante meses, desde las casas hasta las tierras agrícolas. Las casas están dañadas, el agua potable y la alimentación escasean y la higiene se deteriora. Desde hace varios años, la presencia de Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) en esta región contribuye a mejorar la resiliencia de los niños y niñas y de las familias que viven en los  Chars.
Una viuda, madre de cuatro niños y niñas, nos cuenta: «He rezado a Dios cada día para que no llueva, pues con mi trabajo diario no tengo suficiente para alimentar a mis pequeños y arreglar mi casa. Pero la lluvia ha llegado». Separadas del continente, las familias vulnerables sufren plenamente  las consecuencias de este azote. La salud de los menores se deteriora y el ir a la escuela llega a ser muy difícil.
Después de las inundaciones de este año, Tdh ha podido ayudar a 12 pueblos en Assam (India) en los cuales el 56% de las viviendas habían sido dañadas. Casi todas las bombas manuales utilizadas para el agua potable y las letrinas estaban sumergidas.
Una respuesta duradera
Les abastecemos de comida, kits de higiene y medicamentos de urgencia con el fin de mejorar las condiciones de vida de estas familias. Durante las inundaciones, les facilitamos el acceso a la escuela rehabilitando las carreteras. También les suministramos kits pedagógicos para remplazar el material escolar que se han llevado las aguas. «Esto ayuda a los niños y niñas a regresar a la escuela después de las devastadoras inundaciones», subraya un profesor de Assam, donde hemos podido acudir en ayuda de 1.200 niños y niñas.
«Después de la ayuda de urgencia, el objetivo más importante de Tdh es reconstruir, pero mejorando»,declara Bikash Chandra Manna, nuestro especialista en reducción de riesgos en caso de catástrofe para Asia.
Gracias al trabajo con la comunidad local, hemos construido bombas de agua sobre-elevadas. Ellas se encuentran por encima del nivel de las inundaciones habituales con el fin de garantizar el acceso al agua potable en cualquier circunstancia. También hemos construido aseos que resisten a las inundaciones con el fin de mejorar las condiciones higiénicas.

También ayudamos a las comunidades a reconstruir sus casas de forma que no se inunden los próximos años. Trabajamos en cooperación con la población para elevar el suelo y construir los nuevos alojamientos por encima del nivel de las aguas. Así las familias pueden volver a su vida normal sin temor a los próximos monzones, al abrigo de las inundaciones.
Fuente original: http://bit.ly/2fWHg3Z