miércoles, 2 de noviembre de 2016

Moldavia - Cursos para policías para proteger a la infancia

Aunque existe en Moldavia un marco legislativo en vigor para la protección de la infancia, las intervenciones policiales a menudo son inadecuadas y dan lugar a malos tratos. Terre des hommes - Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ha puesto en marcha con el apoyo de la Unión Europea, un programa de formación destinado a los oficiales de policía intentando responder mejor a las necesidades de los niños y niñas.
Ala Chirov, policía y beneficiaria del programa de formación admet: «Cuando empecé en la policía adopte la conducta típica del oficio: era muy dura. Más tarde fue cuando me di cuenta que con este punto de vista yo estaba equivocada. La formación de Tdh me ha ayudado a comprender la importancia de realizar una gestión diferente con los niños y niñas, de ganar su confianza».
Dan* es uno de los menores que Ala  Chirov ha conocido al comienzo de su carrera en la fuerza policial. Su caso es muy complejo. Él había huido de su casa y del centro de reinserción en numerosas ocasiones y había cometido varias infracciones.
Ala Chirov (a la derecha de la foto) nos explica cómo  procedía: «Cuando se me asignaba la fuga de un menor, yo pensaba que simplemente debía encontrarle y  devolverle a su casa. No me interesaba nada más». 
Después de haber seguido la formación de Tdh, ella ha cambiado su manera de trabajar. Primeramente, examina la situación del menor antes de enviarle a su casa. Intenta comprender por qué se ha escapado. También trabaja con las autoridades locales con el fin de encontrar la mejor solución para cada niño o niña.
Así, Ala empezó a pasar tiempo con Dan. Implicándole en actividades y confiándole algunas tareas comunitarias, ella ha conseguido ganar su confianza. Esta aproximación consiste en ayudar a los niños y niñas en los momentos difíciles y permitirles madurar en un entorno protegido al margen de la criminalidad.

En Tdh, estamos convencidos que la vulnerabilidad y los derechos de los niños y niñas deben tenerse en cuenta cuando se encuentren confrontados con la justicia. Desde esta óptica, hemos formado a 600 policías en Moldavia durante los dos últimos años. Esto nos ha permitido modificar de manera positiva su conducta en el trabajo diario con los menores.
Fuente original: http://bit.ly/2eAeEtY