viernes, 25 de noviembre de 2016

Aminétou Ely, laureada con el premio de Tierra de hombres Galicia por los derechos de la infancia

Aminetou Ely, defensora  del de los jóvenes domésticos explotados en Mauritania, recibió el pasado viernes el premio de Tierra de hombres España por los derechos de la infancia. Este premio se le ha entregado con ocasión de una gala que ha tenido lugar en A Coruña. Este momento ha sido muy especial, no sólo para Aminetou, sino también para Tierra de hombres (Tdh): en efecto, un premio como este no se otorga solo para agradecer a una persona los tres años de dedicación, sino por su abnegación inigualable.
Aminétou Ely, presidenta de la Association des Femmes Chefs de Familles (AFCF), tiene una visión«Mi esperanza es ver instaurarse lo que se llama igualdad transversal para toda la nación y para todas las clases sociales y ver cómo se acaba con el trabajo infantil, particularmente de las jovencitas, en un estado de derecho». Hace ya siete años que Tdh trabaja con su organización mauritana de defensa de los derechos de las empleadas  domésticas.
Aminétou ha estado confrontada desde su infancia con la explotación de niñas en el seno de su propio hogar. Desde los once años ha trabajado activamente para liberarlas de su situación de esclavitud. Ella ha roto todos los tabúes, denunciando públicamente las condiciones de estas pequeñas criadas en Mauritania, en particular, el hecho de que ellas son víctimas de graves violencias. Su perseverancia y su coraje frente a este sistema de opresión la hacen única.
En Mauritania, muchas niñas de familias pobres son puestas a trabajar como empleadas domésticas desde su más tierna infancia. Lejos de su hogar y de la protección de sus padres, ellas están expuestas a la discriminación, a la violencia sexual, física y psicológica y a la explotación abusiva. Para contrarrestar esta situación, sensibilizamos a la sociedad civil de los riesgos de trabajar como empleadas domésticas y luchamos por un mejor acceso a la educación, a la justicia y a los servicios sanitarios. Venimos en ayuda de estas menores con cursos de alfabetización, formaciones profesionales así como una ayuda para emprender alguna actividad remunerada para escapar de este círculo de opresión.
Este premio valora el inmenso mérito de Aminetou, en su lucha por los derechos de los niños y niñas y por un Estado que garantice que los derechos de las trabajadoras domésticas sean respetadas. En colaboración con esta asociación, nos hemos hecho cargo desde 2009 de más de 7.700 niños y niñas que se encontraban en situación de servidumbre. Y vamos a continuar luchando por esta causa con Aminetou mientras haya menores empleadas domésticas explotadas.
Fuente original: http://bit.ly/2fZWK7D