sábado, 10 de septiembre de 2016

Terre des hommes - Ayudar a los niños y niñas en caso de crisis, urgencias y crisis humanitarias

El año 2015, el número de refugiados y desplazados por una crisis ha alcanzado un número récord. Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ha intervenido en numerosas crisis que sacuden al planeta, como el gran terremoto de Nepal, la guerra de Sudán del Sur, o en Ucrania. En el marco de la crisis siria, hemos asistido a cerca de 120.000 refugiados en Egipto, Irak, Jordania, Líbano y Siria, así como en la ruta de los Balcanes desde el otoño pasado. 
Por todo el mundo, los niños y niñas son las primeras víctimas de los conflictos y de las catástrofes naturales. Lo más rápidamente posible, Tdh acude en su ayuda, así como a su familia, para abastecerles de lo indispensable: agua potable, comida, asistencia médica y un apoyo psicosocial. Trabajamos con las comunidades y las autoridades para prevenir la violencia, explotación, negligencia y abusos hacia los niños y niñas. Ponemos todo de nuestra parte para construirles un mundo mejor. Cerca de 470.000 niños y niñas y sus familias en 18 países sumergidos en las crisis humanitarias han recibido nuestra ayuda en 2015.

BIENES DE PRIMERA NECESIDAD 
Después de conflictos y de catástrofes naturales distribuimos inmediatamente a los niños y niñas, familias y comunidades víctimas materiales de primera necesidad y refugios de urgencia. Trabajamos en colaboración con las autoridades locales, con el fin de apoyar a las estructuras existentes. Después del terremoto en Nepal, hemos repartido kits familiares que contienen cuerdas, cubiertas de lona, material de cocina y de higiene. En Irak, hemos repartido kits de invierno que tienen sobre todo mantas, queroseno, un calefactor y un colchón. En la ruta migratoria de los Balcanes, es ropa de abrigo es lo que más les falta a las familias.

FAVORECER EL ACCESO AL AGUA 
En una situación de urgencia, el acceso al agua limpia es indispensable para beber,  preparar alimentos, la higiene corporal, la colada, lavar la vajilla y la limpieza del hogar. Abastecemos de agua y cloro para que las comunidades puedan ellas mismas descontaminar sus fuentes y desinfectar los puntos de agua. Los sanitarios están a menudo destruidos o inutilizados. Para mejorar las condiciones de higiene de los niños, niñas y sus familias y las buenas prácticas (lavado de las manos) hemos construido aseos individuales o colectivos y organizado campañas de sensibilización y debates para y con los miembros de las comunidades. También nuestros equipos han distribuido kits de higiene que contienen, entre otras cosas, jabón y soluciones de rehidratacion oral para combatir la diarrea.

LA SALUD DE LAS MADRES Y DE LOS NIÑOS Y NIÑAS EN LAS SITUACIONES DE CRISIS 
Para acudir lo más rápidamente en ayuda de las poblaciones afectadas y en particular a los niños y niñas y sus madres, les hemos enviado sobre el terreno médicos y psicólogos así como medicamentos. Hemos acompañado y apoyado a los hospitales locales que se han hecho cargo de las mujeres durante el embarazo y el parto y cuidan de los recién nacidos y de los niños y niñas aquejados sobre todo de infecciones respiratorias, diarreas, desnutrición y paludismo, las enfermedades infantiles más corrientes en los contextos de urgencia. En Nepal, hemos puesto en marcha clínicas móviles para atender a las familias que viven en las regiones más remotas. 
“Tdh está también allí donde nadie quiere intervenir”, señala Steven Fricaud, responsable del área de Urgencias y Crisis Humanitarias.

PROTEGER A LOS NIÑOS Y NIÑAS 
Protegemos y ofrecemos un apoyo psicológico y social a los niños y niñas y a sus familias para ayudarles a superar los eventos traumáticos que han atravesado, tales como la huida, la muerte de parientes, los bombarderos o un terremoto. En los espacios protegidos nuestros equipos de educadores y de trabajadoras sociales proponen a los niños y niñas actividades recreativas, deportivas y educativas: a través del juego, dibujo, canto y baile, por ejemplo, los niños y niñas expresan y cantan sus angustias. Con este fin, las ludotecas se han conseguido instalar en el interior de las escuelas ucranianas que acogen a los desplazados. Los psicólogos hacen un seguimiento individual a los niños y niñas particularmente afectados, víctimas sobre todo de violencia física y sexual, de reclutamiento por grupos armados, de explotación laboral, así como de los menores separados o solos.

COLABORAR CON EL ENTORNO DE LOS NIÑOS Y NIÑAS 
Para proteger a los niños y niñas a medio y largo plazo, sensibilizamos y formamos a las familias, educadores, comunidades, autoridades nacionales y locales, trabajadores sociales y policías en los derechos de la infancia a una educación de calidad y a cuidados apropiados. Por otro lado, nosotros ayudamos junto a los que toman las decisiones (gobiernos, financieros, organizaciones internacionales) en favor del interés superior del menor en cualquier circunstancia para mejorar la protección de este último.

Datos de Tdh:
18 países de intervención
10.000 personas formadas en la protección de los niños y niñas en las crisis humanitarias
470.000 niños y niñas y sus familias ayudados

Datos generales:
16.000 niños y niñas enrolados en las fuerzas armadas en Sudán del Sur
3 millones de niños y niñas en Nepal sin techo, agua y comida después del terremoto
El 50% de los niños y niñas en Siria no están escolarizados
Fuente original: http://bit.ly/2alw4Ie