martes, 23 de agosto de 2016

Irak - La lucha de una abuela por sus nietos

Después de los conflictos causados por Daesh en Irak, más  de 3,2 millones  de personas han sido obligadas a huir de sus casas dejando sus bienes detrás. Desde junio de 2015, la delegación de Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) en Irak ha comenzado un programa de distribución monetaria en el distrito de Kirkouk. Nuestros  especialistas ponen a disposición de las familias desplazadas la suma de 90$, lo que cubre parte de sus necesidades urgentes como la alimentación, las necesidades no alimentarias básicas, los medicamentos y el alquiler. He aquí la historia de Abal, uno de nuestros beneficiados, apoyado por Tdh desde el comienzo del proyecto.

"
Yo continuaré luchando para permitir a mis nietos y nietas
crecer en las mejores condiciones
", dice Abal, 65 años.
El día de nuestra visita, cuatro de sus nietos y nietas estaban en la habitación principal del apartamento. Nos miraban silenciosos, sentados sobre los colchones que sirven de cama a la noche. Una vez instalados, Abal comenzó a contarnos su historia y a reconstruir los hechos. Ella es viuda, madre de cinco niños de los cuales todavía viven dos, y actualmente debe ocuparse de sus nietos que tienen entre 3 y 15 años.
En 2014, ella perdió a su hija en un accidente. El mismo año uno de sus hijos murió en una explosión orquestada por Daesh. Abal desde entonces se ha hecho cargo de  sus siete nietos y nietas. Ellos han recorrido a pie con la más joven de sus hijas y los siete nietos y nietas para reunirse en Kirkouk con sus hijas, que viven allí. El benjamín volvió a Mossoul para recuperar las pertenencias familiares, y va a ser ejecutado por Daesh.
Sin bienes ni economía, la abuela y los niños y niñas se han instalado en casa de una de sus hijas. Un mes después el yerno no quiere tener más a la familia, y deben marcharse. Actualmente, ella lucha por poder mantener a su familia bajo un techo.
Latif (3) y Malaka (12), dos de los siete nietos de Abal.
Seleccionada por nuestro equipo desde el primer proyecto de asistencia “cash”, ella ha recibido seis veces la suma de 90$ desde octubre de 2015. Este dinero le sirve para pagar la mitad de su alquiler. El resto se lo debe al propietario. La alimentación proviene de donativos de los vecinos o conocidos, pero ella ha reconocido haber pasado varios días sin comer. Los problemas se acumulan pues la mayor de sus nietas está enferma. Los medicamentos son caros y es imposible considerar una operación. Ella ha admitido no saber qué hacer si se interrumpe la ayuda que recibe, su futuro y el de su familia dependen de ella.
La ventaja principal de este tipo de apoyo es que  las familias escogen qué necesidades desean cubrir. Las necesidades pueden variar de una familia a otra, las distribuciones monetarias permiten ser más flexibles y dejar a los beneficiarios priorizar ellos mismos sus necesidades.
Este proyecto está financiado por Chaîne du Bonheur, el cantón de Genève y la ciudad de Genève.
Fuente original: http://bit.ly/2bKaWwS