lunes, 27 de junio de 2016

Sudán del Sur - Tdh alimenta las perspectivas de futuro de los niños y niñas

El pueblo de Kenche compuesto solamente de algunas chozas.
Con 14 años, Kenche tiene la esperanza de llegar a ser alguien importante. Le gustaría ser médico para cuidar a la gente de su pueblo. Para esto, tiene que ir a la escuela. Pero en Labarab no hay. En realidad no hay casi nada: no hay escuela, ni centro de salud, ni agua corriente, incluso ni que comer. La vida es dura para Kenche. Felizmente su camino se ha cruzado con el de Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia). En el pueblo de Labarab en Sudán del Sur, Kenche vive con su madre y con sus hermanas de 12 y 17 años. La familia vive en condiciones inimaginables. Su casa es una pequeña choza hecha de hierbas secas y madera. No hay cocina ni baño. Tres grandes piedras en el exterior de la choza permiten colocar una sartén cuando hay un poco de comida para cocinar.
Reclutado a la fuerza para combatir
La madre de Kenche es la única responsable de sus hijos. Sin ninguna ayuda, ella no llega a cubrir sus necesidades.  En 2012, durante la insurrección que estalló en la región, previa a una guerra civil que arrasará todo el país, Kenche es reclutado a la fuerza para combatir junto a un grupo rebelde. Es el caso de numerosos muchachos durante ese año. Maltratados, golpeados cuando no hacen las cosas como se les manda, los niños-soldados son víctimas de una de las peores formas de explotación.
Localizado por Tierra de hombres  
Kenche (camiseta azul a rayas ante su casa con otros niños de su aldea  .
En 2015, mientras nuestros trabajadores sociales llevaban a cabo actividades recreativas con los niños y niñas de la comunidad de Labarab, repararon en  Kenche. Rápidamente se dieron cuenta de que el niño estaba desnutrido y que su familia necesitaba ayuda. Les dimos algunos utensilios de cocina, un cubo, ropa y dos cabras. Pronto Kenche participó en las actividades organizadas por nuestra gente. Se trata de actividades lúdicas de Carácter psicosocial con el fin de permitir el apoyo a los niños y niñas de la comunidad. Mediante el juego, los niños y niñas saca fuera el estrés y sus posibles angustias.
Centro de formación profesional  
Actualmente, Kenche sigue un curso de costura en nuestro centro de formación en Boma. Dedicado a los antiguos niños soldados así como a los niños y niñas vulnerables de la comunidad, este centro de formación acoge a más de 60 niños y niñas entre 15 y 18 años. Les proponemos diferentes currículos de una duración de 6 meses para aprender oficios manuales tales como sastre, repostero, carpintero o albañil.
Una vez diplomados ofrecemos a los menores un kit de arranque para que puedan comenzar con su oficio: una máquina de coser, botones y tela para los sastres ambiciosos, un horno y productos alimenticios para los futuros reposteros, tablas de madera y clavos para los carpinteros, etc.
Kenche está todavía formándose«El apoyo de Tdh es importante pues un día me permitirá llegar a ser alguien importante», nos confía feliz de participar en las actividades de TdhCrédits photos: © Tdh / Ollivier Girard 
Fuente original: http://bit.ly/28XT9jM