viernes, 17 de junio de 2016

Nombres en vez de números. Dar un nombre a las personas muertas en el Mediterráneo

En el marco del proyecto FARO, Terre des hommes – Italia (Tdh – Ayuda a la infancia)  pone en marcha una colaboración ejemplar con el laboratorio LABANOF para apoyar financieramente la identificación de las personas muertas en el Mediterráneo. El 18 de abril de 2015, alrededor de 800 refugiados han perdido la vida en el Mediterráneo. Alrededor de 400 cuerpos no identificados están todavía aprisionados en los restos de naufragios en el fondo del mar.
Un año más tarde, el equipo de LABANOF, un grupo de expertos médico-forenses con base en Melilli (provincia  de Syracuse) han comenzado la identificación de estas personas. Tdh Italia en el marco del proyecto FARO, apoya financieramente la operación para permitir al equipo de LABANOF hacer análisis de laboratorio de las informaciones recogidas durante las autopsias.
«Para nosotros, es importante poner un nombre a estas jóvenes víctimas pero también retejer los lazos entre los vivos y los muertos para responder a los padres que han perdido a uno de los suyos en el mar y eventualmente facilitar la reunificación de los niños y niñas con los padres que todavía viven», explica Federica Gianotta, jefe de proyectos de Tdh Italia.
«Hay  numerosas gestiones administrativas para las viudas, huérfanos y los padres que quedan bloqueados sin ningún documento que confirme la muerte de un pariente. Los que han perdido a su cónyuge no pueden volver a casarse. Los niños y niñas que han sobrevivido a un naufragio pero que han perdido a sus padres sufren un vacío jurídico con la imposibilidad de reunirse con otros miembros vivos de su familia. Incluso sin hablar del sufrimiento psicológico ligado a la incertidumbre de la suerte que han sufrido sus seres queridos», explica Cristina Cattaneo, directora  de LABANOF.
La Unión Europea ha recurrido al acuerdo llamado «UE-Turquía» para hacer frente a la crisis de los emigrantes. El acuerdo extremadamente criticado por las ONG y las organizaciones internacionales busca refrenar las llegadas irregulares de emigrantes a Europa. La Unión Europea asegura que no hay pruebas de que  se abran nuevas rutas como consecuencia directa de este acuerdo. Sin embargo, alrededor de 500 personas se han ahogado en abril de 2016 en alguna parte entre Libia e Italia.

Las últimas cifras del Alto Comisionado para los refugiados muestran que 40.532 emigrantes, de los cuales 6.485 son menores, han llegado por mar en 2016. En abril 9.149 emigrantes han llegado a Italia comparados con los 3.460 acogidos en Grecia. Por primera vez en un año han llegado más refugiados a Italia que a Grecia. La mayoría de los que piden asilo político en Italia vienen de Nigeria, Gambia, Somalia y de otros países subsaharianos. Solamente en 2016, 1.512 personas han muerto o se les ha dado por desaparecidas.
Fuente original: http://bit.ly/261M1hy