lunes, 18 de enero de 2016

India - De la mochila escolar a la vacunación de los animales

Sazidaparviin, pequeña india de 12 años, ha recibido su primera mochila escolar el mes pasado. Nunca había tenido una hasta ahora. Imaginaos su sonrisa -más que radiante- y sus ojos abiertos de par en par descubriendo no sólo su mochila sino en el interior, cinco cuadernos, un estuche, dos lápices, una goma, un sacapuntas.«Durante las inundaciones, al desaparecer  mis textos yo no podía ya leerlos», nos cuenta Sazidaparviin. A ella le gusta mucho la escuela. Su materia preferida: las ciencias. Sueña con llegar a ser profesora de ciencias.
Su escuela cerró durante tres semanas, en septiembre. La jovencita vive en el Estado de Assam, en el distrito de Arrang, cerca de la ciudad de Sipajhar –una región devastada por las inundaciones el pasado otoño. Para acudir en ayuda de las poblaciones afectadas, Terre des hommes - Lausanne y su colaborador local SATRA han desplegado un vasto proyecto que comprende no solo la distribución de mochilas (845 en total) sino también kits de higiene (860) tejados de chapa y dinero, así como la desinfección de las bombas de agua y la vacunación de vacas y cabras.
Esta vacunación de animales constituye una primicia para Tdh. «Tiene mucha importancia, los animales son una fuente de subsistencia para los niños y niñas y sus familias », nos revela  Markanday Mishra, coordinador del programa agua-saneamiento de Tdh.  
Se vacunarán unos 3.000 animales de aquí a fin de año. El objetivo es protegerles sobre todo de la fiebre aftosa, el carbunco y la septicemia hemorrágica. Las inundaciones afectan a los animales en la medida de que no disponen más que de muy poca comida durante las crecidas y quedan confinados en un espacio reducido: «Si un animal está enfermo, el riesgo de contagio es muy grande», nos explica el veterinario, Bazrul Islam, en medio de mugidos y balidos.
Manoj Kredeka, un joven de la región, acaba de vacunar junto a su vecino a sus tres vacas de las cuales recoge leche y a sus cuatro toros que él utiliza en sus campos de maíz. «Las clínicas están muy lejos y es esencial que un veterinario se desplace para salvar a nuestros animales», subraya el campesino.

Fuente original:  http://bit.ly/1Ssn9b1