jueves, 14 de enero de 2016

Guinea - Prevención y tratamiento de la estenosis cáustica del esófago infantil

Todos los años, cientos de niños y niñas en Guinea son víctimas de accidentes por ingestión de sosa cáustica. Sin un tratamiento inmediato adecuado, estos accidentes provocan la muerte de numerosos niños y niñas. Terre des hommes - Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) desarrolla actualmente un proyecto de prevención y de tratamiento de la estenosis cáustica del esófago con el fin de reducir el número de víctimas y mejorar la asistencia médica. 
Bita de 12 años. Un mediodía llegó sedienta de la escuela. Vio en un rincón de la casa una botella transparente que contenía un líquido incoloro parecido al agua. Ella la tomo y bebió un poco. Sin embargo, el contenido de la botella no era agua, sino sosa cáustica para fabricar tinte. Bita sufre quemaduras severas en lengua y aparato digestivo que le han dejado graves secuelas. 
Dada la frecuencia y la gravedad de los casos de niños y niñas que ingieren actualmente sosa cáustica en Guinea, Tdh y sus colaboradores locales, apoyados por el alcalde de Vitoria-Gasteiz, han puesto en marcha un proyecto de prevención y tratamiento. Este proyecto ha permitido ya asistir a más de 100 niños y niñas en dos años. 
Mejora de la asistencia médica 
La intervención inmediata es esencial en caso de ingestión de sosa cáustica. Para esto, Tdh ha mejorado la unidad de cirugía pediátrica del Hospital Ignace Deen de Guinea, ha equipado de dispositivos de anestesia para operar con seguridad y ha instalado un ecógrafo que permite un diagnóstico claro. 
También, Tdh ha formado profesionales sanitarios para que puedan realizar tratamientos médicos inmediatos. Tdh, ha distribuido botiquines de primeros auxilios en los hospitales regionales de Kindia, Boké y en los dispensarios locales. 
Sensibilización de los medios y de las comunidades 
Con el fin de reducir el número de víctimas, es preciso informar a los medios y a las comunidades sobre los riesgos de la ingestión de sosa cáustica. Esto pasa por campañas publicitarias (TV, radio, carteles) y carteles sobre los accidentes domésticos en los dispensarios. 
Por otro lado, las madres han sido sensibilizadas sobre los riesgos de la ingestión de sosa cáustica e informadas de la importancia de la rapidez de la intervención médica. Se han puesto en marcha talleres de sensibilización en fábricas, colegios y hogares. Tdh también ha organizado actividades recreativas para niños y niñas, tales como lecturas de cuentos y partidos de fútbol. 
Una solución a largo plazo 
Actualmente, las investigaciones intentan encontrar un recipiente adaptado en el cual conservar la sosa caustica  líquida de manera segura. En efecto, la estenosis cáustica del esófago es causada por la ingesta accidental de sosa cáustica bajo su forma líquida (similar al agua) o sólida (similar a un caramelo o azúcar). La ingestión provoca quemaduras en la lengua, faringe, laringe, esófago y estómago, lo que impide a los niños y niñas tragar además de sufrir fiebre y dolores.
Fuente original: http://bit.ly/1TYd7vT