jueves, 7 de enero de 2016

Crisis siria - El invierno exacerba las condiciones de vida ya precarias de las familias

En Siria, Jordania y Libia, el invierno ya ha llegado. Como en Suiza o en otros lugares, las noches son cada vez más frías. Los refugiados o desplazados viven en tiendas de campaña y no tienen suficientes bienes materiales para soportar el horrible frío del invierno. Los riesgos sanitarios para los niños y niñas, las mujeres embarazadas y lactantes están exacerbados. 
Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia), presente desde el comienzo de la crisis siria junto a las poblaciones vulnerables, lanza una llamada de urgencia con el fin de ayudar primeramente a estos millones de familias. 
Condiciones de vida insoportables
Hombres, mujeres, niños y niñas desplazados han partido dejando atrás todos sus bienes. Sin alojamiento adecuado, ni ropa de abrigo, estas personas son tremendamente vulnerables y sobre todo frente a la crudeza del invierno. 
La lluvia, el viento y las temperaturas a veces inferiores a cero grados empeoran las condiciones de vida ya precarias de los refugiados sirios. Por otro lado, la inseguridad alimentaria y los bienes de primera necesidad escasean cada vez más.
Un donativo = una familia socorrida 
No hace falta mucho para mejorar las condiciones de vida de un niño o niña desplazado o refugiado. He aquí algunos ejemplos de donativos que permitirán a numerosas familias pasar un invierno mejor: 
-  Con 50 francos suizos, ofrecéis a una madre que pueda cuidar de su bebé: Un kit para bebe contiene pañales, ropa y utensilios de aseo. 
-  Con 70 francos suizos, permitís a nuestros equipos locales hacerse cargo de un menor. El niño o niña se beneficiará de un apoyo psicológico y social individual. Su familia recibirá igualmente una ayuda financiera o material según sus necesidades. 
-  Con 150 francos suizos, ofrecéis a 10 niños y niñas la posibilidad de seguir actividades educativas. Un kit escolar comprende una mochila, cuadernos y bolígrafos. 
Tdh está presente desde el comienzo de la crisis siria junto a las poblaciones desplazadas, refugiadas o anfitrionas. Llevamos a cabo proyectos de protección a favor de los menores que sufren traumas psicológicos, de los niños y niñas que trabajan para ayudar a las necesidades de su familia, y de los menores víctimas de matrimonios precoces, de abusos o de violencia familiar. 

En 2014, nuestros equipos locales han podido ayudar a más de 57.000 personas refugiadas sirias y a las comunidades anfitrionas en Jordania y Líbano. A través de actividades psicológicas y sociales, también han apoyado a más de 17.000 personas sirias, iraquíes desplazadas y comunidades anfitrionas en Siria. La gravedad de la situación crece mientras que la ayuda humanitaria se desinfla. Con un simple donativo, podéis marcar la diferencia. Gracias de todo corazón.
Fuente original: http://bit.ly/22Nl3q1