lunes, 23 de noviembre de 2015

2.600 niños y niñas se comprometen en todo el país por los derechos de los niños y niñas explotados

Los escolares suizos conmemoraron la jornada de los derechos de la infancia de las Naciones Unidas el 20 de noviembre con animaciones en las calles
¿Cómo se siente un niño o niña cuando hay que contribuir al apoyo de su familia? Es una experiencia que viven los escolares suizos al celebrar el día de los derechos de la infancia de las Naciones Unidas el 20 de noviembre. En colaboración con Tdh, recorren las calles como vendedores ambulantes o limpiando los zapatos de los peatones.
Este año, 2.600 alumnos de 96 escuelas de toda Suiza y de Liechtenstein participaron en el evento. Para prepararles, Tdh organizó animaciones en las clases donde los niños y niñas aprendieron jugando en qué consiste el trabajo infantil y qué efectos puede tener sobre la vida de los niños y niñas.
El producto de las acciones de la venta y de la colecta es destinado a los niños y niñas víctimas de explotación laboral. Sobre todo en África Occidental, en Europa del Este y en Asia, los niños y niñas trabajan como mendigos, vendedores ambulantes y empleados en las casas, fábricas, en el campo y bajo tierra.
El director general Vito Angelillo saluda el compromiso de los niños y niñas y de los voluntarios en Suiza que hacen posible que el evento ocurra por dieciochoava vez consecutiva. «Los niños y niñas y los voluntarios contribuyen de manera esencial a la labor de Tierra de hombres. Estamos orgullosos de poder contar una vez más con vuestro apoyo en la lucha contra el trabajo infantil .»
Según la Organización Internacional del Trabajo, 168 millones de niños y niñas trabajan en el mundo entero, de los cuales más de la mitad (85 millones) en las peores formas de trabajo, por ejemplo, la prostitución infantil. La crisis actual de los refugiados y de la desesperanza que esto entraña para numerosos padres contribuye todavía más a acrecentar este fenómeno. En los campos de refugiados de Líbano y Jordania, el número de niños y niñas que trabajan ha aumentado enormemente. Muchos de ellos trabajan sin ninguna protección en el sector particularmente peligroso de la agricultura y son desescolarizados.
Fuente original:  http://bit.ly/1Oosvji