viernes, 30 de octubre de 2015

La actividad de Tdh en el campo de la protección de la infancia en 2014

Terre des hommes - Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ayuda a los niños y niñas, a sus familias y a las comunidades a proteger mejor a menores contra los abusos, la violencia, la explotación. Tdh trabaja para influenciar cambios de política a nivel nacional y ayudar para un mejor reconocimiento y aplicación de los derechos de la infancia a nivel internacional   
Cifras ligadas a la protección:
-  1 millón de niños y niñas están privados de libertad
-  35 millones de emigrantes tienen menos de 20 años
-  el 86% de los refugiados son acogidos en países en desarrollo
Proteger a los niños y niñas emigrantes de los abusos
En 2014, 165.000 personas han llegado irregularmente por mar a Italia. En Sicilia, Tdh por tercer año, ha ofrecido ayuda psicosocial a los niños y niñas socorridos en el Mar Mediterráneo. Esta intervención es una de las operaciones de la campaña internacional “Destination Unknown” lanzada por la Federación Internacional de Tdh. Tdh relata  a los políticos la vivencia de estos niños y niñas y las violaciones de sus derechos durante su migración. Con el fin de cambiar las leyes y las prácticas en vigor. Farah, de origen somalí, tenía 16 años cuando emigró a Europa. Su viaje de nueve meses, a través de Uganda, Sudán, Libia luego Malta fue un tiempo de abusos, violencia y múltiples detenciones. Con ocasión de una conferencia organizada por Tdh en el Parlamento Europeo, Farah contó su vida de joven emigrante. De nuestras acciones sobre el terreno a las más altas instancias políticas europeas, o como un menor emigrante ha llegado a defensor de los derechos de la infancia con el apoyo de Tdh. 
Reforzar las capacidades de los actores de la protección a la infancia
En Moldavia, uno de los Estados más desfavorecidos de Europa, Tdh ha formado en 4 años a más de 5.200 profesionales de la salud, de la educación, de la policía, de la administración local y de los servicios sociales en cuestiones de protección a la infancia. Esta experiencia ha permitido desarrollar un nuevo modelo de cooperación entre profesionales con el fin de proteger a los niños y niñas extremadamente vulnerables, sobre todo a los menores cuyos padres y madres han emigrado al extranjero. En 2014, el Gobierno de Moldavia ha aprobado este nuevo mecanismo de cooperación. Tdh y sus colaboradores se han comprometido en una difusión a nivel nacional que asegure que todas las autoridades tienen un mínimo de conocimientos para responder mejor a las necesidades de los niños y niñas en peligro.    
Promoción de un estándar para la protección de la infancia
El apoyo a los sistemas y a los actores que existen a nivel estatal y comunitario es una apuesta de perennidad. Esto también es válido en contextos de urgencia y de crisis humanitaria donde los niños y niñas son particularmente vulnerables (abusos, separación de y con la familia, enrolamientos en las fuerzas armadas). En 2014, las intervenciones directas sobre el terreno han sido reforzadas por la promoción de “Estándares mínimos para la protección de la infancia en la intervención humanitaria”, que intentan aumentar la calidad de las intervenciones del conjunto de actores a nivel internacional y nacional en favor de los niños y niñas. Estos estándares han sido elaborados bajo el impulso de Tdh y validados por las redes de actores de la protección contando cuatro agencias de las Naciones Unidas, el CICR y 18 organizaciones internacionales. Más de 3.000 personas han sido formadas y más de 31.000 facultativos y responsables han tenido acceso. Estos estándares han sido ya promovidos en 11 países protagonistas de las más graves crisis humanitarias (República Centro africana, Afganistán, Yemen, Región de los Grandes Lagos, Sudan del Sur, crisis Siria…). 
Hacia una justicia educativa
Tdh promueve una justicia restaurativa que hace participar al niño o niña y le permite reparar no solo las consecuencias de su acto sino también el vínculo social con la comunidad en la cual va a reintegrarse, y esto sobre todo con medidas educativas. No se trata pues ni de una justicia permisiva ni de impunidad. La privación de libertad no puede en ningún caso ser la única respuesta a la delincuencia juvenil.
Los derechos de los niños y niñas  son a menudo gravemente ridiculizados, aunque existan las bases jurídicas para su protección. Por eso, Tdh ha organizado con la Confederación Suiza el Congreso Mundial sobre Justicia Juvenil, con la participación de 94 Estados, 150 organizaciones no gubernamentales y un centenar de expertos o sea cerca de 900 participantes. En su declaración final todos estos actores se han expresado a favor de la promoción de una justicia juvenil restaurativa para todo el mundo. 
En 2014, Tdh ha intervenido en favor de 642.000 beneficiarios en el campo de la protección con 73 proyectos. 
Terre des hommes - Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ayuda a los niños y niñas, a sus familias y a las comunidades a proteger mejor a menores contra los abusos, la violencia, la explotación. Tdh trabaja para influenciar cambios de política a nivel nacional y ayudar para un mejor reconocimiento y aplicación de los derechos de la infancia a nivel internacional   
Cifras ligadas a la protección:
-  1 millón de niños y niñas están privados de libertad
-  35 millones de emigrantes tienen menos de 20 años
-  el 86% de los refugiados son acogidos en países en desarrollo
Proteger a los niños y niñas emigrantes de los abusos
En 2014, 165.000 personas han llegado irregularmente por mar a Italia. En Sicilia, Tdh por tercer año, ha ofrecido ayuda psicosocial a los niños y niñas socorridos en el Mar Mediterráneo. Esta intervención es una de las operaciones de la campaña internacional “Destination Unknown” lanzada por la Federación Internacional de Tdh. Tdh relata  a los políticos la vivencia de estos niños y niñas y las violaciones de sus derechos durante su migración. Con el fin de cambiar las leyes y las prácticas en vigor. Farah, de origen somalí, tenía 16 años cuando emigró a Europa. Su viaje de nueve meses, a través de Uganda, Sudán, Libia luego Malta fue un tiempo de abusos, violencia y múltiples detenciones. Con ocasión de una conferencia organizada por Tdh en el Parlamento Europeo, Farah contó su vida de joven emigrante. De nuestras acciones sobre el terreno a las más altas instancias políticas europeas, o como un menor emigrante ha llegado a defensor de los derechos de la infancia con el apoyo de Tdh. 
Reforzar las capacidades de los actores de la protección a la infancia
En Moldavia, uno de los Estados más desfavorecidos de Europa, Tdh ha formado en 4 años a más de 5.200 profesionales de la salud, de la educación, de la policía, de la administración local y de los servicios sociales en cuestiones de protección a la infancia. Esta experiencia ha permitido desarrollar un nuevo modelo de cooperación entre profesionales con el fin de proteger a los niños y niñas extremadamente vulnerables, sobre todo a los menores cuyos padres y madres han emigrado al extranjero. En 2014, el Gobierno de Moldavia ha aprobado este nuevo mecanismo de cooperación. Tdh y sus colaboradores se han comprometido en una difusión a nivel nacional que asegure que todas las autoridades tienen un mínimo de conocimientos para responder mejor a las necesidades de los niños y niñas en peligro.    
Promoción de un estándar para la protección de la infancia
El apoyo a los sistemas y a los actores que existen a nivel estatal y comunitario es una apuesta de perennidad. Esto también es válido en contextos de urgencia y de crisis humanitaria donde los niños y niñas son particularmente vulnerables (abusos, separación de y con la familia, enrolamientos en las fuerzas armadas). En 2014, las intervenciones directas sobre el terreno han sido reforzadas por la promoción de “Estándares mínimos para la protección de la infancia en la intervención humanitaria”, que intentan aumentar la calidad de las intervenciones del conjunto de actores a nivel internacional y nacional en favor de los niños y niñas. Estos estándares han sido elaborados bajo el impulso de Tdh y validados por las redes de actores de la protección contando cuatro agencias de las Naciones Unidas, el CICR y 18 organizaciones internacionales. Más de 3.000 personas han sido formadas y más de 31.000 facultativos y responsables han tenido acceso. Estos estándares han sido ya promovidos en 11 países protagonistas de las más graves crisis humanitarias (República Centro africana, Afganistán, Yemen, Región de los Grandes Lagos, Sudan del Sur, crisis Siria…). 
Hacia una justicia educativa
Tdh promueve una justicia restaurativa que hace participar al niño o niña y le permite reparar no solo las consecuencias de su acto sino también el vínculo social con la comunidad en la cual va a reintegrarse, y esto sobre todo con medidas educativas. No se trata pues ni de una justicia permisiva ni de impunidad. La privación de libertad no puede en ningún caso ser la única respuesta a la delincuencia juvenil.
Los derechos de los niños y niñas  son a menudo gravemente ridiculizados, aunque existan las bases jurídicas para su protección. Por eso, Tdh ha organizado con la Confederación Suiza el Congreso Mundial sobre Justicia Juvenil, con la participación de 94 Estados, 150 organizaciones no gubernamentales y un centenar de expertos o sea cerca de 900 participantes. En su declaración final todos estos actores se han expresado a favor de la promoción de una justicia juvenil restaurativa para todo el mundo.
En 2014, Tdh ha intervenido en favor de 642.000 beneficiarios en el campo de la protección con 73 proyectos.
Para saber más sobre los resultados de 2014 de Tdh Lausanne en el mundo descargar el Informe Anual 2014.