martes, 21 de julio de 2015

Nuestro trabajo con los niños y niñas sirios



Hassan Abu Seniahm es animador social junto a Terre des homes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) en Irbid, en Jordania. Con ocasión del Día Mundial del Refugiado, le planteamos tres preguntas sobre el acogimiento de los niños y niñas sirios que han debido huir de su país a causa del conflicto. En el norte de Jordania, Tdh con el apoyo de Chaîne du Bonheur y de UNICEF, proporcionan protección, consejos  y asistencia a los niños y niñas, a sus familias y a las familias de acogida jordanas, sobre todo un apoyo psicosocial clave que comprende juegos y actividades deportivas para los niños y niñas.
-¿A su llegada a Jordania, son muchos los niños y niñas sirios  que presentan problemas psicológicos?
Sí, muchos han visto cosas inimaginables, conocen todos los nombres de las armas y de los aviones de combate, saben por ejemplo lo que es un M16. Desde que oyen un ruido semejante al de un avión, debemos tranquilizarlos y decirles que no hay peligro. Generalmente, son muy miedosos y encerrados en sí mismos. Es muy importante para mi devolverles su sonrisa.
-¿Qué hace Tdh llegados a este punto?
A través de juegos y de actividades deportivas permitimos a los niños y niñas expresarse, vencer sus miedos para encontrar la confianza en sí mismos. Durante las sesiones, los niños y niñas se sienten más comodos y como en casa. Hacen amigos. Los padres observan, entre otras cosas, una disminución de las tensiones entre los miembros de la familia.
-¿La situación de algún niño o niña os ha afectado particularmente? 
Sí, me acuerdo de una pequeña de 8 años. Era muda. Cada día, ibamos a buscarla con el minibus. Apenas llegabamos, yo podía ver la alegría en sus ojos. Una alegría que me llegaba al  corazón.
Fuente original:  http://bit.ly/1TOzdSm