jueves, 23 de julio de 2015

Nepal - Meses después


El pasado 25 de abril, el terrible terremoto de magnitud 7,8 que arrasó Nepal causó la muerte de más de 8.000 personas, herido a otras miles y provocado enormes estragos. Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a a infancia) enviaó inmediatamente un equipo de especialistas para reforzar la delegación sobre el terreno. Marion Prats y Favila Escobio tomaron parte. Tres meses después de la catástrofe nos cuentan como se ha desarrollado la intervención.
Clínicas móviles y espacios para los niños y niñas
«Desde el principio, toda la intervención de Tdh se ha focalizado en las necesidades urgentes sanitarias de los niños y niñas y de sus familias víctimas del terremoto», explica Favila, especialista en salud durante las crisis humanitarias. Tdh, en colaboración con su socio local  Kirdarc, ha puesto en marcha clínicas móviles que se desplazan cada día y recorren los distritos más afectados de Kavre y Sindhulpachowk. «Había muchos casos de conmociones cerebrales, heridas en la columna vertebral e infecciones respiratorias.»
«Paralelamente a las actividades sanitarias de la clínica móvil, Tdh organizaba actividades psicosociales. Los espacios para los menores han sido puestos en marcha a la par que las clínicas», añade Marion, especialista en protección a la infancia durante las crisis humanitarias.«Así si se constata que un menor que participaba en las actividades estaba herido, podía ser tratado directamente en la clínica de al lado y a la inversa.» Pero los destrozos provocados por el terremoto vuelven la logística muy complicada. «Los desplazamientos eran muy difíciles. A veces, tardaban más de cuatro horas en recorrer 15 km entre Katmandu y los pueblos más aislados».
Un trabajo de colaboración
Desde las primeras horas, la delegación presente sobre el terreno comenzó a organizar la intervención de urgencia y fue reforzado los días siguientes por una parte de los equipos de Bangladesh y de India así como por especialistas venidos de Suiza. «Es necesario que un equipo acuda al terreno pues aportamos nuestros conocimientos técnicos en urgencias. El equipo enviado de Suiza no ha vivido la catástrofe y no tiene familia sobre el terreno. Por lo que se ve menos afectado que el personal local», precisa Marion. «Los especialistas se ocupan de lo urgente, mientras que el equipo local se concentra en los aspectos del desarrollo a más largo plazo», de ahí la importancia de la colaboración entre ambos.
Actualmente, Favila continua aportando su ayuda técnica para los cuidados materno-infantiles. «Nosotros estamos muy activos en el campo de la salud materno-infantil», añade, «y ayudamos a las familias a encontrar una vida más o menos normal».
Fuente original: http://bit.ly/1ejQUcq