viernes, 12 de junio de 2015

Filipinas – Tdh apoya a las familias en las regiones más aisladas

Durante los últimos años, Filipinas ha sido azotada por dos tifones – Haiyan en 2013 y Hagupit en 2014. 550.000 casas han sido destruidas y más de 6.000 personas han perdido la vida. Algunas zonas del país están tan aisladas y de difícil acceso que la ayuda internacional a penas empieza a llegar. El “barangay” de Cacatmonan, en Samar oriental, figura entre estas zonas y Terre des hommes – Lausanne lleva asistencia y materiales con el fin de reconstruir los refugios destruidos.
Un acceso difícil
Es preciso una hora y media para llegar al pueblo, pasando por una carretera empinada y fangosa, en un estado desastroso sobre todo durante la estación de las lluvias. Un pequeño puente de madera situado al comienzo de la cuesta hace que todo acceso en coche o camión sea imposible. “Pero Tdh en un intento de alcanzar lo inalcanzable, no ha abandonado y ha intentado por todos los medios posibles llevar los materiales a los beneficiario de Cacatmonant”, explica Leonor Crisóstomo, coordinadora del programa.
El equipo ha llegado al pueblo utilizando la manera tradicional, en carabu método que ha resultado ser el más eficaz. “Sin embargo, debido a la fuerte inclinación de la carretera así como de la lluvia, no podemos realizar más que un viaje al día”, afirma Crisóstomo. Esto representa un reto, pero también una razón suplementaria para que Tdh continúe apoyando a las familias y a los menores a reconstruir sus vidas
No dejarles de lado

En este remoto pueblo de Samar oriental, 32 familias se esfuerzan en ganarse la vida mediante la agricultura y la ganadería. Ellas han recibido muy poca ayuda o asistencia por parte de otras comunidades y organizaciones. Tdh ayuda a estas familias y a sus niños y niñas a través de un programa de rehabilitación  y de reactivación, transportando materiales para la construcción de nuevos refugios para la población.