jueves, 21 de mayo de 2015

Nepal - Asegurar el relevo


La salida hacia Katmandu debería hacerse a finales de junio, pero el terremoto ha cambiado todos los planes. Sebastian Zug debería terminar tranquilamente su misión como jefe de la delegación adjunta en Bangladesh para tomar el relevo enseguida a su colega Jason Squire en Nepal. El antiguo y el nuevo jefe de la delegación trabajan actualmente mano con mano para relanzar lo más rápidamente posible la ayuda humanitaria en este país devastado por el terremoto.
«Yo estaba sobre el terreno desde el principio, por así decir», declara Sebastian Zug. «Hemos sentido el terremoto hasta en Dhaka», añade el delegado de 34 años que trabaja para Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) desde septiembre de 2013. «Cuando se ha empezado a ver la amplitud de los daños, me han pasado por la cabeza toda clase de preguntas: ¿Cómo va a evolucionar la situación del país?  ¿Cómo saldrá nuestro equipo? ¿Qué ocurrirá con nuestros proyectos? ¿Qué significa esto para mí y que influirá en mis nuevas tareas en Nepal?. La decisión de abandonar Bangladesh para ir a Nepal un mes antes de lo previsto era lo justo pero no ha sido simple a nivel emocional. Las perspectivas que ofrece este mandato son ciertamente motivadoras, pero he tenido que abandonar Bangladesh de manera precipitada, sin poder hablar ni ver a mis amigos y colegas.»
Sebastian Zug llegó a Kathmandu la noche del 1 de mayo, con 8 horas de retraso. Durante el trayecto, se ha sorprendido al no ver más que unos pocos daños. «Unos días más tarde cuando he visitado las montañas, es cuando he visto la amplitud de los efectos del terremoto.»
El antiguo y el nuevo jefe de la delegación trabajarán juntos durante las seis próximas semanas. «Para esto, es preciso que las tareas estén claramente repartidas entre Jason y yo. Desde mi llegada, he comenzado a redactar una proposición de proyecto para nuestra segunda fase de intervención durante la cual nos centraremos en la asistencia médica, en el apoyo psicosocial a los niños y niñas, en el acceso al agua potable y a los aseos así como en la distribución de depósitos bidones de plástico, utensilios de cocina y alimentos.»  Se trata de retomar poco a poco la responsabilidad de toda la delegación.
Fuente original, 11.05.2015: http://bit.ly/1dnvsDC