sábado, 9 de mayo de 2015

Ébola - Un reto para los supervivientes


Hace ahora más de un año que el virus del ébola ha sido declarado oficialmente como epidemia por la OMS. En Guinea, cerca de 3.500 personas han sido contagiadas y dos tercios de ellas han perdido la vida.  Aunque el número de casos empieza a disminuir, la crisis está lejos de acabarse. La enfermedad ha engendrado un profundo impacto social dejando detrás huérfanos y familias sin ninguna clase de ingreso e instaurando un clima de desconfianza. Muchos de los niños y niñas no pueden regresar a la escuela, Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) interviene en Guinea para conseguir su vuelta a la escuela gracias al apoyo financiero y psicosocial, y para distribuir kits escolares a los menores más vulnerables  
Familias estigmatizadas
Sakou, 7 años, ha perdido a su mama a causa del ébola. Su hermana mayor ha debido remplazarla y se ocupa ahora de la organización del hogar y del comercio de venta de carbón. Su padre ha visto sus ingresos de sastre disminuidos a la mitad después del anuncio de la enfermedad en el seno de su familia. Durante la apertura de las clases en enero, Sakou y su hermanito de 6 años no han podido volver a clase pues el director de su escuela exigía a su padre seis veces más dinero que lo normal para la matricula, dinero que el padre no podía pagar.

Devolver la dignidad a los niños y niñas
Para apoyar su inscripción en las escuelas, Tdh proporciona a los niños y niñas más vulnerables kits escolares compuestos por una mochila, un cuaderno, lapices, una pizarra y un uniforme. Un apoyo psicosocial y un apoyo financiero permiten también facilitar la vuelta a la escuela y la reintegración en la sociedad. La familia de Sakou se beneficia actualmente de un programa de acompañamiento para todos los miembros de la casa con el fin de que los menores sigan matriculados en la escuela , consolidar los ingresos de la hermana mayor y reforzar su reintegración en la comunidad.