miércoles, 27 de mayo de 2015

Burundi: Apoyo a los menores detenidos

Después de las manifestaciones contra el tercer mandato del presidente Pierre Nkurunziza de Burundi, se han realizado numerosos arrestos, entre estos hay también menores. Gracias a la implicación de Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) y a los avances realizados en materia de justicia para menores en Burundi por el gobierno, varios menores detenidos han podido beneficiarse del apoyo de los asistentes sociales y la mayoría han sido liberados.
Niños y niñas inmersos en un contexto violento
En Burundi, desgraciadamente se ha constatado que numerosos niños y niñas toman parte en las manifestaciones contra el tercer mandato del presidente y esto, a pesar de las llamadas de la sociedad civil para alejarles de los enfrentamientos con las fuerzas policiales. Una de las primeras víctimas de estas manifestaciones es un niño de 15 años que murió el 26 de abril después de una carga de la policía. Los esfuerzos de Tdh y los progresos en materia de justicia para menores realizados por el gobierno de Burundi han permitido varias acciones para proteger a estos menores detenidos. 
Intervención en los centros de detención
60 menores encarcelados se han beneficiado de un acompañamiento por los asistentes sociales de Tdh. Hay que señalar también la presencia de abogados del tribunal de Bujumbura que han intervenido directa y voluntariamente en los calabozos del “Bureau Special de Recherche (BSR)”. El 8 de mayo, de los 60 menores encarcelados, 53 habían sido liberados y 7 transferidos a prisión. Estos últimos se benefician del apoyo de Tdh para obtener su libertad en el menor tiempo posible. El único caso de niño menor de 15 años arrestado (edad en la cual está fijada la responsabilidad legal en Burundi) y que quedó detenido, ha sido liberado.
Por ahora, el acceso al calabozo del Servicio Nacional de Información ha sido denegado a los asistentes sociales de Tdh. Después del encarcelamiento, 7 menores seguían detenidos. Las condiciones de detención de los menores son muy preocupantes. Además, la no separación de los adultos, el acceso a la alimentación y al agua potable es problemático y las condiciones de higiene deplorables. Los equipos de Tdh continúan con sus esfuerzos para mejorar la protección de los menores implicados. 
Fuente original:  http://bit.ly/1LIIfeu