sábado, 21 de marzo de 2015

La paciente llega a ser médica


Cuando era niña, la Dr. Issa Tall Diop se benefició de un acogimiento médico gracias a Terre des hommes (Tdh – Ayuda a la infancia). Actualmente, ella misma es médica, un encuentro durante una consulta con una pequeña beneficiaria de Tdh le ha llevado a recordar su propio recorrido y compartir su reseñable testimonio con nosotros.
Una gran determinación
La Dr. Tall todavía tiene secuelas de la poliomielitis que sufrió en su infancia. Pero gracias a su gran determinación y al apoyo de Tdh, ella consiguió superar este obstáculo de manera más que ejemplar. “Me he sentido con el deber de escribiros para expresar mi agradecimiento”, nos explica en su carta la Dr Tall quien fue acogida por Tdh en Senegal hace 35 años. Gracias a una ortesis su movilidad pudo ser mejorada y fortalecida por este aumento en la autonomía y en la confianza,  prosiguió sus estudios y obtuvo su doctorado en medicina en 2004.
Un círculo virtuoso
Después, se especializó en neurología y medicina física y de readaptación. “Llevo a cabo mi vida de médica con muchos proyectos y ambiciones que tienen como objetivo participar en la autonomía de las personas que viven con una minusvalía”, nos escribe la Dr Tall, que desde hace 10 años trabaja en un centro de readaptación para niños y niñas minusválidos físicos. Se puede hablar incluso de un círculo virtuoso, pues la Dr Tall se ha ocupado recientemente de una niña acogida también por Tdh. “Podéis ver en mi uno de los frutos de vuestros esfuerzos logrados en África para devolverle al menor minusválido su dignidad, sus oportunidades, valorarle para que pueda ser una persona competente en la sociedad, y para afrontar las numerosas barreras estructurales, psicológicas, sociales y culturales .