martes, 24 de marzo de 2015

Guinea - Todos juntos contra el ébola


Guinea figura entre los países más duramente afectados por la epidemia del ébola que causa estragos actualmente en África del Oeste y todavía apenas se consigue erradicar la enfermedad. El aumento del número de personas huérfanas, pérdida de ingresos en las familias y un deterioro general del sistema de salud son algunas de las consecuencias. Presente en el país desde hace 28 años, Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) pone en marcha un vasto plan de lucha contra el ébola para frenar de forma duradera la epidemia.
La situación después de un año
En un año, la epidemia de ébola en Guinea ha afectado, según la Organización Mundial de la Salud, a más de 2.800 personas, causando la muerte a más del 60% de ellas. Aunque las señales positivas se han podido constatar con un descenso del número de casos al comienzo del año, la enfermedad todavía está lejos de ser erradicada. La cohesión social no va bien y el sistema de salud es débil. Sobre todo, la situación de los niños y niñas es muy preocupante cuando pierden a sus padres, madres o cuando su familia se encuentra con ingresos insuficientes después del fallecimiento de un familiar.
Protección a la infancia y a las personas más vulnerables
La comunidad humanitaria sigue con sus esfuerzos en la lucha contra la enfermedad en estrecha colaboración con las autoridades guineanas. Gracias a su excelente conocimiento del país, Tdh, que interviene en Guinea desde 1980, ha puesto en marcha una respuesta a gran escala contra la epidemia. En primer lugar, la protección a la infancia y la sensibilización de las comunidades gracias a los centros de escucha para las personas más vulnerables y afectadas por la epidemia, así como soluciones materiales, tales como la ayuda a la reinserción escolar y el apoyo financiero a las familias afectadas por la enfermedad.
Reforzar un sistema de asistencia frágil
Trabajando activamente en los centros de salud, Tdh intenta reforzar un sistema de asistencia fragilizado recuperando las infraestructuras, sobre todo en términos de acceso al agua, de gestión de residuos y saneamientos. A esto se añade el abastecimiento de material y formaciones para el personal sanitario. Se trata también de restaurar la confianza en el seno de las comunidades relacionadas con los centros de asistencia. En efecto, el miedo al ébola ha conducido a numerosas personas a abandonar las estructuras sanitarias oficiales.
Actualmente, es crucial que los niños y niñas, las mujeres embarazadas y el conjunto de la población guineana tengan acceso a asistencia de calidad y con total seguridad. También es imperativo realizar un trabajo de sensibilización en el interior de las comunidades para modificar ciertas prácticas y frenar esta epidemia conjuntamente con todos los actores. Como se escucha a menudo en Conakry: “¡Todos juntos contra el ébola!”