viernes, 26 de diciembre de 2014

Tsunami, diciembre 2004 - La protección de los niños y niñas en el corazón de la intervención de Tdh


Hace 10 años, uno de los diez terremotos más mortales y el tsunami más grave de la historia se produjo a lo largo de la isla indonesia de Sumatra. La ola alcanzó hasta 30 metros de altura y causó más de 200.000 víctimas sobre la totalidad del perímetro del Océano Índico. Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ya presente en Sri Lanka recuerda la intervención de urgencia puesta en marcha por el equipo de la época.
“En Sri Lanka, la primera respuesta de Tdh fue médica”, recuerda Nathalie Praz, encargada entonces del programa de la región asiática en 2004. “Pusimos en marcha clínicas móviles y abastecimos de letrinas de urgencia a la región de Batticaloa.” Tdh también proporcionó medicamentos a las personas desplazadas al interior de los campos, refugiados rápidamente en las iglesias, templos y escuelas.
Gracias a la participación del personal médico local así como a la colaboración de numerosas organizaciones movilizadas sobre el terreno, tuvieron lugar más de 40.000 consultas durante los dos primeros meses de la intervención, permitiendo curar heridas, problemas respiratorios, infecciones urinarias y casos de diarrea.
Un trabajo similar se efectúo en la región de Ampara. Tdh llevó ayuda inmediata para la distribución de medicamentos, equipos médicos y bienes de primera necesidad como alimentos y utensilios de cocina.
Los niños y niñas en el corazón de la reconstrucción
Tdh se hizo eco rápidamente de las necesidades particulares de los niños y niñas. Tratando los problemas de protección a la infancia, como los riesgos de accidentes, abusos, explotación y negligencia que habían aumentado de manera significativa.
En Sri Lanka, Tdh trabajó con los menores y sus familias en los campos de desplazados. Se crearon  centros de acogida para niños y niñas que beneficiaron a cerca de 5.000 menores. Esta intervención marcó una gran diferencia para los niños y niñas afectados por el tsunami, no solo en los campos donde han vivido temporalmente sino también durante el retorno a su casa.
En los pueblos, Tdh motivó y formó los “Clubs de jóvenes” con el fin de reforzar la participación en la vida comunitaria. En Sainthamaruthu, los edificios y el terreno dañado por el tsunami estaban abandonados. El Club de jóvenes inició la construcción de un campo de volleyball cuya financiación fue asegurada conjuntamente por el gobierno, la comunidad y Tdh.
En la comuna de Kirankulam, otro club de jóvenes renovó la carretera que une el pueblo con el océano. Los pescadores puede acceder a la orilla del mar, facilitando así su trabajo diario.
Tdh ha intervenido también en India, en las islas Andaman. Tdh ha puesto en marcha un proyecto de rehabilitación con el fin de ayudar a las comunidades que han perdido todos sus medios de subsistencia, a encontrar fuentes alternativas de ingresos. Este proyecto comunitario ha permitido también poner en marcha actividades psicosociales para un gran número de menores afectados por el tsunami así como la construcción de pozos y letrinas.

Filipinas - Las casas reconstruidas por Tdh han resistido el tifón Hagupit


A penas un año después del Haiyan, los filipinos han tenido que afrontar el tifón Hagupit, de categoría 2. Se abatió sobre el centro del archipiélago en la tarde del 6 al 7 de diciembre, poniendo a prueba las habitaciones recién construidas por Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia). A pesar de la resistencia de estas, los daños materiales y del medio ambiente son importantes, fragilizando el avance de la población.
El tifón  Hagupit ha tocado de lleno a la provincia del este de Samar. En esta región Terre des hommes está presente desde hace un año) para ayudar a la población a recuperarse de los daños sufridos por el paso de Haiyan.
Nuestro equipo sobre el terreno evalúa la amplitud de los daños. A pesar de las fuertes ráfagas y de las lluvias torrenciales, todas las habitaciones reconstruidas o rehabilitadas por la ONG han resistido: “Nuestras casas han aguantado el golpe”, ha contado por vía telefónica Leonor Crisostomo, coordinadora de los programas de Tdh en Filipinas.
Con la experiencia adquirida con el super-tifón Haiyan (de categoría 5), que dejó 7.000 muertos en noviembre de 2013, las autoridades nacionales han declarado el estado de alerta y han empujado a las poblaciones del litoral a buscar refugio. Según el gobierno un millón de personas han sido evacuadas limitando de manera drástica las pérdidas humanas. En este día, solo se ha informado de dos muertes.
Por el contrario, los daños materiales son importantes. Al llegar a los municipios de Dolores y Oras (norte de Samar), Leonor Crisostomo confirma la destrucción de muchas casas, carreteras y puentes. Hectáreas de tierra han quedado sumergidas debido a cantidades masivas de lluvia, destruyendo campos y cultivos. Los medios de subsistencia de la población se han visto de nuevo duramente afectados.
“Prevemos aportar ayuda a las familias afectadas en la comunidad de San Julián”, cuenta David Dandres, responsable de la intervención de urgencia de Tdh en Filipinas. Añade: “La ayuda permitirá a las familias encontrar los medios y las capacidades para reconstruir su entorno destruido y remplazar una parte de lo que han perdido”.
Fuentes : Tdh, OCHA

lunes, 22 de diciembre de 2014

Los aseos, una necesidad universal

Sin ni siquiera darnos cuenta, usamos los aseos todo el tiempo. Que sea en casa, en la oficina, en el restaurante o en pleno centro raramente nos preocupa no encontrar un baño. Sin embargo, en el mundo todavía 2,4 mil millones de individuos viven sin aseos. Terre des hommes - Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) aprovecha la oportunidad del Día Mundial de los Aseos, 19 de noviembre, para hablar de esta problemática.
El acceso a los baños es una necesidad universal e indispensable en el día a día de todos. Incluso es un derecho sobre el cual está comprometido el programa de los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Desgraciadamente, los esfuerzos son insuficientes y el saneamiento es uno de los temas menos avanzados de los ODM.
He aquí algunas cifras que reflejan la actual situación en el mundo:
- 2,4 mil millones de individuos viven sin aseos –o sea el 40% de la población mundial.
- Mil millones de individuos hacen sus necesidades al aire libre
- Una mujer de cada tres no tiene acceso a aseos seguros y se encuentra expuesta a enfermedades y vergüenza, así como a riesgo de agresión.
¿Por qué los aseos son esenciales para la protección infantil ?
La ausencia de baños en el domicilio de numerosas familias tiene un impacto importante sobre la salud y el desarrollo.
Los aseos seguros y limpios mejora el estado de salud de los niños y niñas:  En 2013, 1.000 menores murieron cada día de enfermedades diarreicas causadas por una mala higiene.
Los aseos seguros y limpios mejoran la asistencia de las jovencitas a la escuela: En Pakistán por ejemplo, el proyecto de agua y saneamiento de Tdh en las escuelas primarias de la región de Nowshera, que incluye la construcción de letrinas, ha permitido que la tasa de escolarización aumente en un 27,2%.
Los aseos seguros y limpios mejoran la seguridad de las mujeres y de los niños y niñas:  En ausencia de sanitarios, las mujeres y los niños y niñas salen de noche para buscar un lugar aislado y hacer sus necesidades. Entonces están expuestos a acoso y a agresiones. Las mujeres y las niñas están particularmente expuestas y sujetas a violaciones sexuales.
Los aseos seguros y limpios mejoran de manera general las condiciones de vida de las poblaciones:  Cada dólar invertido en saneamientos y aprovisionamiento de agua reporta 8 dólares en términos de ahorro de tiempo, crecimiento de la productividad y de reducción de los costes ligados a la salud.
Sobre el mismo temas:
*India:

*Bangladesh:

jueves, 18 de diciembre de 2014

Stéphanie, voluntaria de Tdh, parte para encontrarse con los niños y niñas de Moldavia


Indispensable. Es lo que define la actividad de los voluntarios comprometidos con Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia). En Suiza, actualmente hay 2.200 personas voluntarias que apoyan a la ONG organizando acciones en la calle o eventos caritativos. El pasado octubre, un grupo de voluntarias se dieron cita en Moldavia  para comprender mejor los proyectos de protección a la infancia puestos en marcha por Tdh.
Stéphanie, de Fribourg y voluntaria de Tdh desde hace un año, ha ido de viaje. “Yo no conocía nada de Moldavia. He aprendido mucho durante este viaje. Similar a otros países europeos, sin embargo, hace frente a importantes desafíos ligados a la pobreza, la emigración y a los niños y niñas abandonados a su suerte”, nos cuenta Stephanie.
Durante su visita a Moldavia, la joven ha visto familias, visitado escuelas y centros de asistencia social. Al lado de las trabajadoras sociales, Stephanie ha comprendido también los procesos de tutela por familias de acogida y por los centros de asistencia social de los niños y niñas víctimas de negligencia, abandono o violencia familiar. Apoyados por Tdh, las familias y los centros ofrecen al menor un entorno seguro, una posibilidad de escolarización, el acceso a consejo y actividades extraescolares con el fin de ayudarle a superar una situación de vulnerabilidad. 
Dinu*, de 4 años. Con su hermana mayor, los dos menores de etnia gitana han sido profundamente descuidados por sus padres, lo que les ha llevado a graves problemas de salud. Después, Dinu ha sido atendido y acogido por una amorosa familia. Su hermana próximamente va a reunirse con ellos.
Los niños y niñas del centro de asistencia social de la aldea Olanesti saludan a las voluntarias de Tdh.  Esperando ser colocados en familias de acogida, están provisionalmente en el centro (a la izquierda). Cristina y Angela*dos hermanas gemelas con su madre de acogida. Las niñas fueron desasistidas por su madre soltera. A causa de su precaria vida no iban regularmente a la escuela, ocasionalmente debían trabajar o estaban sujetas a otras situaciones de riesgo. Las niñas actualmente viven en una familia de acogida esperando que a su madre le vaya mejor (a la derecha).
 «Yo he constatado con sorpresa la amplitud y la sólida estructura del sistema social de Moldavia. He tenido el placer de encontrar profesionales de la protección a la infancia que se consagran plenamente a su trabajo», revela con entusiasmo Stéphanie. En Moldavia, como en otros países de Europa del Este donde la ONG está presente, Tdh contribuye a reforzar las competencias de las personas profesionales de la protección a la infancia, que reagrupa a trabajadoras sociales, profesorado, servicios de tutela, médicos y policías.
El encuentro con el personal y con los niños y niñas beneficiarios de la acción de Tdh viene a confirmar su elección de ser personas voluntarios*. « Soy medio hondureña: ver la pobreza y la injusticia en las calles de Tegucigalpa me ha dado siempre ganas de ayudar algún día. Después de acabar mis estudios, he pensado que debería hacer algo útil para ayudar a las personas en los momentos de necesidad ».
Actualmente, Stéphanie participa en la organización de eventos de sensibilización y recogida de fondos en su ciudad natal, Fribourg. Como voluntaria, subraya que “cada persona puede dedicar algunas horas de su tiempo y ayudar a los de su comunidad”.
*Nombre de ficción para preservar el anonimato de los menores.

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Albania - Un centro de urgencia para acoger a los menores víctimas de exclusión


Tres años. En la calle. Con una bronquitis aguda. La pequeña albanesa Elora*, vuelve a vivir en el Centro Transitorio de Urgencia, en la periferia de Tirana. Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) junto a otras organizaciones no gubernamentales (ONG), apoyan a esta institución estatal, establecida desde 2013, por el Ministerio de la Juventud y de la Ayuda Social después de la expulsión forzada de 37 familias gitanas, de las cuales 90 son menores.
Elora ahora tiene 4 años. Ella se ha incorporado a la escuela infantil pública. Adora jugar con sus amigos, nos cuenta Aida Pambuku, trabajadora social y coordinadora del programa psicosocial junto al Centro Transitorio de Urgencia. Tdh le ha suministrado medicamentos, alimentación y ayuda psicológica y también ha apoyado a su familia. Juntos, han complementado los papeles para beneficiarse de una ayuda estatal. La mamá de Elora ha dejado de mendigar en la calle, su papá ha encontrado trabajo y su hermano de 16 años ha empezado una formación de técnico en informática.
Dos juegos para forjar su identidad
Salud, protección, apoyo psicosocial, integración en la escuela y en la sociedad: el apoyo de Tdh en el Centro Transitorio de Urgencia de Tirana es múltiple. Con sus colaboradores, la organización ayuda por ejemplo, a los niños y niñas a inscribirse en el registro civil con el fin de acceder a la asistencia médica y a la educación. También pone en marcha juegos y actividades extraescolares para permitir a los menores forjar su identidad, integrarse en un grupo y resolver los problemas, activos muy importantes para su supervivencia dentro y fuera del Centro.
El verano pasado, los niños y niñas tuvieron tres semanas de juegos. Ganaron confianza en si mismos, aprendieron a trabajar en grupo y a ser tolerantes, comenta un monitor del campamento de verano. Y añade que las relaciones con sus padres “se han reforzado”. En efecto, estos últimos han participado en algunas actividades para conocer mejor las necesidades y los derechos de los niños y niñas de cara a una mejora en la tutela.
Por otro lado, Tdh forma al personal y al voluntariado para asegurar el buen funcionamiento de todas estas actividades. Presente en Albania desde 1993, Tdh se compromete no solo a la prevención de la explotación y de la mendicidad de los niños y niñas gitanos sino también a la consolidación del sistema nacional de protección a la infancia.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Campaña contra la esclavitud infantil


 
«(…) Mi padre desapareció durante cinco años. Regresó a casa con otra mujer y mi mamá se marchó. Yo era desgraciada y tenía ganas de huir. Una chica me convenció para marcharme y me vendió a un burdel. Poco después de haber sido salvada, he sabido que estaba embarazada y que era seropositiva para el VIH”, nos cuenta una jovencita de India.
Como ella, numerosos niños y niñas abandonan su comunidad de origen buscando una vida mejor. Para escapar a la violencia, a los abusos o a la pobreza. Vulnerables, se encuentran rápidamente confrontados a las peores formas de explotación o esclavitud.
Actualmente, el 26% de los esclavos son menores. Son 5,5 millones en todo el mundo. Para luchar contra este fenómeno la Federación Internacional Terre des hommes se movilizó del 20 al 26 de noviembre con ocasión del 25 aniversario de la Convención relativa a los Derechos de la Infancia.
A través sobre todo de una petición en on-line la Federación hace un llamamiento para la erradicación de la esclavitud infantil un Objetivo del Desarrollo del Milenio para después del 2015 con el fin de movilizar el esfuerzo mundial contra este abuso actual de los derechos de la humanidad.
Tdh apoya más de 150 proyectos y programas contra la explotación infantil emigrante en el mundo entero.

Brasil - Tdh organiza un seminario preparatorio sobre el Congreso Mundial de Justicia Juvenil


Con ocasión del 25 aniversario de la Convención sobre los Derechos de la Infancia, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) y sus colaboradores organizaron el 20 y 21 de noviembre en la ciudad de Fortaleza, Brasil, un seminario para preparar el Congreso Mundial de Justicia Juvenil. Este último tendrá lugar del 26 al 31 de enero en Ginebra, Suiza.
El objetivo del seminario preparatorio fue para sensibilizar a los profesionales de las redes de apoyo a los jóvenes así como las del sistema judicial para menores sobre los principios y procedimientos de justicia juvenil y poner igualmente el acento sobre las buenas prácticas a seguir con los adolescentes en conflicto con la ley.
Numerosos profesionales brasileños que trabajan en el campo de la violencia preventiva con los menores en conflicto con la ley acudieron al seminario de Fortaleza para intercambiar sus experiencias y mejorar el apoyo a los niños y niñas en conflicto con la ley. Los organizadores invitaron al profesor Wanderlino Nogueira, miembro del Comité de los Derechos de la Infancia de la ONU, con el fin de debatir los progresos y las perspectivas de futuro con la Convención de los Derechos de la Infancia.
El seminario fue también la ocasión para lanzar la edición 2014 del proyecto “Vozes” titulado “Voces: ¿qué piensan los adolescentes de las infracciones y de las medidas educativas?”. Esta nueva publicación (contenido en portugués) se apoya en el testimonio de 265 adolescentes que se benefician de una asistencia educativa ofertada por Tdh en los estados de Ceara, Maranhao, Para, Piaui y Río Grande del Norte en Brasil. Los jóvenes expresan sus opiniones sobre diferentes temas, como el de la violencia y la mortalidad juvenil, de la promoción de una cultura de paz, responsabilizarse y la construcción de un futuro mejor, lejos de cualquier infracción.
En Brasil, 1.800 personas se benefician del proyecto regional de justicia juvenil restaurativa a través de la prevención y de la mediación en las escuelas públicas de Ceara y  de Rio Grande do Norte.

domingo, 14 de diciembre de 2014

Intervención de Tdh en Sudán del Sur


Juba acoge a miles de personas desplazadas, en el interior del país, que buscan protegerse de los combates. En respuesta a las necesidades urgentes de estas personas desplazadas en Juba –alrededor de 60.000- Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ha puesto en marcha un proyecto para llevar una ayuda educativa y psicológica a 5.200 niños y niñas y a sus familias afectados por el conflicto.
Sudán del Sur: uno de los países más frágiles del mundo
La situación de los niños y niñas:
- 1,3 millones de personas están desplazadas
- 4 millones de personas necesitan una ayuda alimentaria de urgencia
- El 40% de la población no tiene acceso a ninguna forma de servicio de salud
- El 51% de la población vive con menos de un dólar diario
Tdh interviene junto a 5.200 personas en Juba, de los cuales la mitad son menores:
- Sesiones educativas de aptitud para la vida diaria
- Buenas prácticas de higiene
- Apoyo psicosocial para las personas desplazadas y sus familias
- Redes de intervención contra las peores formas de trabajo infantil
- Gestión de casos de los menores afectados por el conflicto
- Actividades generadoras de ingresos
- Distribución de bienes de primera necesidad
Con el fin de intensificar la ayuda a la población de Sudán del Sur, podéis contribuir haciendo un donativo. Con solo 25 francos suizos, abastecéis de agua potable y de artículos de higiene a 5 personas durante tres s

viernes, 12 de diciembre de 2014

Jordania - Bastian Baker canta para las personas refugiadas sirias


«Leaving tomorrow», este es el título de la canción compuesta por el joven cantante suizo, Bastian Baker, en favor de la acción  «Jeder Rappen zählt» (Cada céntimo cuenta).
Los niños y niñas refugiados que el artista ha conocido al norte de Jordania han entonado el coro. Ellos y ellas saben lo que significa tener que partir no mañana, sino más rápidamente, habiendo sido destruida su casa durante los combates en la guerra civil siria. Ellos y ellas regresarían mañana voluntariamente para volver a su hogar, pero deben esperar pacientemente el regreso.
Terre de hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) agradece a Bastian Baker su compromiso a favor de los niños y niñas víctimas de la crisis siria para quienes ha cantado en el anfiteatro de Jerash. Ellos y ellas no habían oído hablar nunca previamente de Vaudois. Este día, durante el cual la estrella ha hablado, jugado y reído con ellos quedará gravado en su memoria.
Reportaje de Swiss International Air Lines sobre el cantante Bastian Baker en Jordania:

Ver también el video-clip «Leaving tomorrow»

miércoles, 10 de diciembre de 2014

¿Qué diferencia hay entre una persona menor trabajadora, explotada o esclava ?


El trabajo infantil es un fenómeno extremadamente extendido de un extremo al otro del planeta. Ningún país está libre. Según las últimas cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), 168 millones de niños y niñas trabajan en el mundo. Sin embargo, no todos estos casos corresponden a la explotación. ¿Cómo diferenciarlos? Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) te lo explica.
Existe una diferencia entre el menor que trabaja, el que es explotado laboralmente y el menor que es obligado a trabajar. En numerosos países los niños y niñas forman parte de la estructura económica familiar y aprenden un oficio, se benefician de la protección familiar y de condiciones dignas. Pero también es más vulnerable a los riesgos de abuso, actos de violencia y de violación de sus derechos. Un menor trabajador de cada dos es explotado.
Trabajo:
-       168 millones de niños y niñas trabajan en el mundo: Según la OIT el trabajo infantil reagrupa actividades económicas efectuado por menores sin tener ninguna edad mínima requerida: esto representa alrededor del 11% del conjunto de los niños y niñas. La mayoría de ellos trabajan en el sector de la agricultura, pero muchos de ellos trabajan en la industria y en servicios, sobre todo como empleadas domésticas.
Explotación:
-       85 millones de menores son explotados y víctimas de las peores formas de trabajo: de entre los 168 millones de personas menores trabajadoras, 85 millones trabajan en condiciones peligrosas. Una carga de trabajo excesiva en términos de horas o de intensidad, también se considera como peor forma de trabajo. La mayoría del tiempo estos niños y niñas no son remunerados y asumen tareas que pueden ser agotadoras y particularmente peligrosas. Su salud física y mental se ve afectada, su capacidad para aprender y socializarse está deteriorada con graves consecuencias para su futuro.
Esclavitud:
-       5,5 millones de menores son víctimas de esclavitud: el trabajo forzado está definido en la Convención número 29 de la OIT como todo trabajo o servicio exigido a un individuo bajo amenaza de un castigo cualquiera y para el cual el individuo no se presta de buen grado (art.2.1). En otras palabras, las personas menores obligadas a trabajar, están sometidas a coacciones psicológicas o físicas para efectuar un trabajo que no han escogido. Reducidas a la esclavitud, son reclutadas a la fuerza, sujetas a la prostitución, víctimas de trata, obligadas a realizar actividades ilícitas y a cumplir con un trabajo peligroso.
La lucha contra la explotación: un pilar del programa Protección de Tdh
En el mundo, demasiados niños y niñas son obligados a efectuar trabajos penosos o peligrosos, por un salario irrisorio o inexistente. Tdh lleva a cabo numerosos programas que luchan contra la explotación sobre todo en  Nepal, Mauritania, Haití o Egipto, para acudir en su ayuda.
«Con sus proyectos, Tdh busca ayudar a las personas menores explotadas en los campos de algodón, las minas de oro, las canteras de piedra, los mercados y a las menores empleadas en trabajos domésticos. Nuestra aproximación, que pasa por una asistencia socio-económica y la promoción de la educación, es claramente reconocida como la vía a seguir según el informe de la OIT”, constata Mirela Shuteriqi, especialista de Tdh en protección contra la explotación y la trata infantil.

viernes, 5 de diciembre de 2014

Filipinas - Entrevista con la coordinadora del programa de urgencia de Tdh, Leonor Crisostomo


-¿Cuándo llegaste a Filipinas? ¿Cuéntanos vuestras primeras impresiones?
Llegué el 15 de abril de 2014, después de una primera intervención con Terre de hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) de cuatro meses. Tenía la misión de poner en marcha un programa de rehabilitación de refugios y un apoyo a la población con el fin de que ellos encontraran los medios de subsistencia.
En el aeropuerto de Tacloban, un coche me esperaba para conducirme a mi destino final. Al abandonar la capital, las señales de devastación eran impresionantes. El impacto de los vientos de 300 km/h y el tamaño de las olas han dejado a su paso una gran desolación. Los inmuebles urbanos en un entorno natural devastado, nada se ha salvado.
-¿De qué manera Tdh ha contribuido a la reconstrucción de las aldeas en las que hemos trabajado?¿Qué es lo de más valor que ha aportado Tdh a la población?
La contribución de Tdh es significativa. Con la primera intervención de urgencia ha ayudado a 4.000 familias, es decir a 20.000 personas en tres municipios de Samar Este afectadas por el tifón: Balangkayan, Hernani y San Julian. Las familias han recibido kits para los refugios, aseos individuales y artículos no alimenticios, incluyendo mosquiteras, mochilas para la escuela y material para los niños y niñas. Tdh también ha ofrecido espacios para la educación y una asistencia en situación de urgencia para los niños y niñas.
Desde los primeros días, Tdh no ha sustituido al municipio en hacerse cargo de la ayuda a la comunidad para sobreponerse al impacto del tifón. Al contrario, Tdh ha jugado el papel de facilitar la estrategia ya puesta en marcha sobre el terreno. Gracias al compromiso impresionante de todos los actores implicados y de la población para ayudarnos unos a otros según el sistema “bayanihan” (una colaboración comunitaria tradicional que ha pasado de generación en generación), todos los beneficiarios han sido capaces de construir sus propias viviendas.
-¿Cuál es el mayor reto al que os habéis enfrentado en vuestro trabajo ?
Al principio, el principal reto ha sido identificar a los beneficiarios que todavía necesitaban refugio en las regiones interiores y aisladas de la isla. Estaba impresionada por el compromiso del equipo nacional de Tdh para asegurarse de que nadie fuera abandonado.
-¿Cuál es vuestra mejor recompensa ?
A nivel de la comunidad, he tenido la suerte de ser testigo de la vuelta lenta pero constante de la confianza y de la esperanza de los individuos y de las familias. Ver  esta evolución a través de las acciones espontáneas de solidaridad es extremadamente gratificante. A nivel de equipo… bien, la mejor recompensa es ver la evolución del proyecto y su apropiación por los miembros del equipo. Un ejemplo, es la realización de un modelo de refugio para facilitar el aprendizaje de los beneficiarios y de los trabajadores cualificados. Aunque la idea de la construcción ha sido iniciativa del equipo encargado de los refugios de Tdh Filipinas.
-El trabajo que hacéis sobre el terreno es muy complejo y al mismo tiempo trabajáis estrechamente con la población. ¿A veces sentís frustración ?
Es verdad que no podemos ayudar a todos los que quisiéramos…Cuando me encuentro en esta situación, me siento frustrada. Por otro lado, trabajar con un número más restringido de beneficiarios permite ofrecer un apoyo técnico y de calidad. Esta aproximación cualitativa es el factor clave de la edificación de una relación sólida con todos los actores implicados.
-¿Cuál es vuestra próxima intervención con Tdh?
Gracias a los resultados positivos de nuestra primera intervención de urgencia y de la reacción proactiva de la población afectada, el 1 de mayo comenzó una segunda fase de ayuda y rehabilitación. El proyecto ayudará a más de 10.000 personas de 5 municipios de Samar a encontrar unas condiciones de alojamiento decentes, restablecer sus medios de subsistencia y mejorar su capacidad de resistencia a las catástrofes futuras.
Para concluir nuestra entrevista, Leonor Crisostomo nos ha dicho dos palabras que ha aprendido en la lengua local: “Mopai naga” que significa buenos días y Salamat que quiere decir gracias.