viernes, 29 de agosto de 2014

Moldavia - Lanzamiento de la campaña “Keep my world together!”


El fenómeno de la emigración de mano de obra continúa extendiéndose en Moldavia. Por eso, más de 150.000 menores tienen a uno o a sus dos padres/madres trabajando en el extranjero. Que los menores sean dejados a su cuenta o que salgan al extranjero con sus padres/madres, hace que vivan cambios que les hacen ser más vulnerables y estar expuestos a ciertos riesgos. Por eso Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) Moldavia y sus colaboradores han lanzado la campaña “Keep my world together” para sensibilizar más a los padres/madres que prevén emigrar.
“Sensibilización y conocimiento pueden cambiar vidas”
Con el fin de prevenir situaciones de riesgo, la campaña “Keep my world together” anima a los padres/madres a estar atentos a las necesidades de sus niños y niñas y a aprender a responder –antes y después de su marcha al extranjero.
Tdh Moldavia trabaja con las autoridades, las comunidades, las organizaciones no gubernamentales y las agencias de las Naciones Unidas con el fin de asegurar que la información, así como la protección, estén disponibles para los que la necesiten. “Sensibilización y conocimiento pueden cambiar vidas. Los menores emigrantes, así como los menores dejados por su cuenta, no tienen automáticamente la experiencia de abusos o de negligencia. Muchos se benefician de oportunidades en su nuevo entorno. “Pero si los menores y sus familias están expuestos a riesgos y encuentran dificultades, tienen necesidad de saber donde encontrar ayuda”, dice Iveta Bartunkova, responsable de la delegación de Tdh en Moldavia.
A fin de responder a estas necesidades, Tdh Moldavia ha desarrollado mensajes y material de comunicación para informar a los padres/madres, preparándoles para responder a preguntas tales como ¿cómo el hecho de abandonar el país afectará a mi hijo o hija? o ¿Qué debería hacer para protegerle mejor?
Una aproximación a largo plazo
La campaña ‘’Keep my world together!” forma parte del proyecto FACT Transnacional, Protección de los niños y niñas moldavos en riesgo o víctimas de explotación y de tráfico en la Federación Rusa, un proyecto puesto en marcha durante el periodo de 2008-2014 por Tdh Moldavia. Aun reconociendo las  oportunidades ofrecidas por la emigración, Tdh Moldavia señala que los menores y sus padres/madres pueden igualmente estar expuestos a algunos riesgos. Tdh espera ofrecer consejos y soluciones concretas con el fin de mejorar la situación de los niños y niñas y de la familia en un contexto de emigración.
Fuente: Tdh Lausanne

Sudán del Sur - Payasos para la infancia

Para las personas desplazadas por el conflicto en Sudán del Sur la vida es difícil. La mayoría de ellos se alojan en tiendas y en refugios temporales durante la estación de las lluvias, lo que les somete a condiciones extremadamente duras. Se benefician de un acceso restringido a los cuidados, a la sanidad y a la educación. Estas condiciones son particularmente duras para los niños y niñas que han sido obligados a abandonar su hogar y su escuela. También, muchos han perdido a sus parientes y han sido testigos de conflictos violentos.
Terre des hommes-Lausanne  (Tdh – Ayuda a la infancia) dedica para estos niños y niñas espacios de acogida, donde pueden acudir todos los días. Allí se sienten seguros y pueden jugar con sus amigos y recibir algunas clases. Este apoyo y los consejos que les han prodigado les ayudan a vivir una infancia tan normal como sea posible a pesar de las circunstancias.
Para lograr esto, Tdh se ha asociado a Clowns sans frontières Suède. Dos increíbles artistas han pasado dos semanas con Tdh en Juba, capital del Sudán del Sur. Allí, han dado representaciones en cuatro lugares para los niños y niñas y los miembros de las comunidades, en el transcurso de las cuales han resonado carcajadas. También han visitado un centro de detención de menores y una clínica donde han puesto en marcha el espectáculo.
Camilla Rudd y Karin Svensson, las dos interpretes que han trabajado en este programa nos dejan un mensaje que se encuentra detrás de las sonrisas que ellas aportan. “Nuestra esperanza es que los niños y niñas que asisten a nuestros espectáculos, los miembros del personal, los padres, los detenidos, los guardias y los médicos puedan, durante un momento, olvidar sus dificultades y sentir una conexión a través de la risa espontánea que une a todos los seres humanos. Nuestra acción intenta estimular a la humanidad y acrecentar la comprensión de que todos somos iguales y podemos reír juntos.”
Además de los espectáculos, estas dos mujeres han dirigido talleres para un grupo de niños y niñas más mayores que viven en los campos. Ellas les han enseñado malabarismo, acrobacias y teatro. Para estos niños y niñas que han sido obligados a dejar la escuela y que a menudo han perdido la confianza en si mismos, era la ocasión de reunirse para aprender otra cosa además de sus problemas. Joy Cheung, encargada del programa de Tdh, cuenta que “se trata de una gran oportunidad para las chicas de brillar verdaderamente, ellas a menudo son mejores que los chicos por la rapidez con la que asimilan nuevas aptitudes y nuevos trucos. Es regocijante ver a las chicas reconocidas y aplaudidas de esta manera”.
Estos talleres han concluido con una gran representación final ante los demás niños y niñas y a los miembros de sus comunidades. Los niños y niñas han podido mostrar lo que han aprendido. ¡Han sido aplaudidos y felicitados! Para Kur, 16 años, esta ocasión ha sido fantástica. Espera que en el futuro, los participantes se servirán de todo lo aprendido a fin de divertir a la gente y transmitir lo aprendido a otros niños y niñas.
Fuente: Tdh Lausanne

jueves, 28 de agosto de 2014

Sudán del Sur: “La situación es dramática”


Desde el comienzo del conflicto en diciembre de 2013, más de un millón de personas, de las cuales la mitad son menores, están desplazados. Con los combates que persisten, la propagación del cólera y la amenaza de una hambruna, la situación cada vez es más dramática. Sin ayuda humanitaria, la vida de miles de niños y niñas estarán pronto en peligro.
En Sudán del Sur, el nivel de alerta está en rojo. Este país, devastado por la guerra, vive bajo la  amenaza de una de las peores hambrunas como la del Cuerno de África hace ya tres años. Por culpa de la violencia de los combates, innumerables campos no han podido ser cultivados. Más de 3,7 millones de personas, de las cuales 740.000 son menores de 5 años, están afectados por esta crisis alimentaria. A día de hoy, miles de niños y niñas sufren malnutrición grave. Según las Naciones Unidas, alrededor de 50.000 menores están amenazados de morir de hambre antes de fin de año si no reciben ninguna ayuda.
La epidemia de cólera no hace más que agravar la situación: “En el comienzo de la estación de lluvias, la enfermedad amenaza con propagarse a gran velocidad en el campo y en los abarrotados campos de refugiados”, cuenta Steve Ringel, coordinador de las situaciones de urgencia de Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), después de haber visitado en julio dos de estos campos. El acceso a la asistencia médica es difícil, numerosos establecimientos sanitarios han sido destruidos durante los combates y no pueden ser utilizados. “Las familias y las personas menores no tienen de nada. La situación es dramática”, añade Steve Ringel. Lo combates que persisten y el mal clima hacen que el aprovisionamiento humanitario necesario sea extremadamente difícil y cada vez más urgente.
Entre todas estas víctimas, son los niños y niñas los que más sufren. Se trata de menores que han sido separados de sus familias durante la huida, que han perdido a sus padres, que han sido testigos de cosas horribles. “Los niños y niñas testigos o víctimas de violencia sufren de graves traumatismos psíquicos”, cuenta Joy Cheund, coordinadora del programa de Tdh en el campo de refugiados de Juba.
Sobre el terreno, Tdh ofrece su apoyo a los niños y niñas víctimas de la guerra y obligados a desplazarse.  En una guardería, los niños y niñas y adolescentes de 3 a 16 años han podido tomar parte de las actividades y han recibido confort y apoyo psicológico. Dado que las escuelas están cerradas desde el comienzo del conflicto, los menores no tienen ya acceso a la educación. Se teme que una generación ya este perdida. Por eso interviene Tierra de hombres, a fin de que el derecho fundamental a la educación esté garantizado en los campos de refugiados. En las zonas de acogida adaptadas a los menores, los educadores formados dan clase a los niños y niñas a fin de que puedan proseguir con sus estudios.
La angustia y las necesidades de la población afectada son gigantescas. Necesitan protección, alimentación así como apoyo médico y psicológico. Un apoyo financiero es urgente para poder garantizar esta ayuda humanitaria. Solamente así, los menores y sus familias pueden sobrevivir a las consecuencias de este conflicto y mirar al futuro de manera más optimista.

“El niño me agarra la mano con insistencia, enviándome un importante mensaje: gracias por haber cambiado mi vida.”

Con ocasión del Día Mundial de la Humanidad, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ha hablado con la Dr Khitam Abu Hamad, jefa de la oficina de Tdh en Gaza. Entre una distribución alimentaria y las entrevistas de trabajo, ella se ha tomado unos minutos de su tiempo para responder a nuestras preguntas y volver sobre lo que ha pasado estas seis últimas semanas en Gaza.
La Dr Khitam ha vivido los bombardeos (ataques aéreos y marítimos, disparos de mortero justo en frente de la oficina de Tdh) y un gran número de altos el fuego sin éxito. Durante todo este tiempo, jamás ha dejado de preocuparse por los niños y niñas de Gaza.
Sin dejar su enorme sonrisa y su personalidad vivaz, ella nos deja en esta entrevista profundas reflexiones en materia de justicia social y de ayuda humanitaria, y nos cuenta su encuentro con un beneficiario de 15 años. Un joven al que ella no olvidará jamás.
1) ¿Qué es lo que le ha llevado a trabajar para la acción humanitaria y el desarrollo?
Estoy muy comprometida con mi comunidad y los niños y niñas de Gaza. Después de mi obtención del PhD en política social, he deseado trabajar para la acción humanitaria y el desarrollo. Esto ha cambiado mi vida. Mis estudios estaban centrados en la justicia social y he querido contribuir en ello. Habiendo crecido en Gaza, he vivido situaciones difíciles. La justicia social está muy enraizada en mí.
2) Actualmente está reclutando personal nacional. Aunque estamos en una situación de urgencia, usted ha recomendado seguir los procedimientos. Hace que los seis candidatos pasen un test escrito. ¿Qué es lo que le empuja a respetar los procedimientos?
La vida es muy injusta aquí, por eso intento mantener la justicia allí donde puedo. Se está en contacto con la injusticia al menos de dos formas: primero vivimos bajo ocupación. Yo he nacido refugiada. Mi familia tuvo que abandonar nuestra casa en 1948 y no han podido volver nunca. Eramos propietarios de una gran parcela pero hemos debido dejar todo atrás. Además, soy mujer y es muy difícil para nosotras encontrar nuestro sitio y alcanzar nuestros objetivos. Las limitaciones sociales y culturales son un gran problema aquí en Gaza.
En lo concerniente a los procedimientos de reclutamiento, yo no diría que hay corrupción pero la gente encuentra atajos para obtener un empleo. Para comprometerse en lo humanitario y el desarrollo es preciso tener estándares elevados. Nos esforzamos en preservar la igualdad entre todos las personas candidatas.
3) Como trabajadora humanitaria, ¿qué intentas cumplir cada día?
Intento hacer mi trabajo lo mejor que puedo. En el marco del proyecto de lucha contra el trabajo infantil, intentamos sacarlos del trabajo de la calle, que les reporta muy poco dinero y les reintegramos en la escuela. Me gusta mucho ver el impacto de mi trabajo.
4) Mientras ha sido testigo de los bombardeos estas últimas semanas, ha procedido a la distribución de artículos de primera necesidad beneficiando a más de 2.000 palestinos que viven en Gaza. ¿Qué ha pensado en esos momentos? ¿ Qué ha sentido?
Yo vivo en el barrio de Al Zeitoun considerado como un lugar de riesgo en Gaza. La distribución de alimentos en periodo de guerra es una prioridad: los habitantes desfavorecidos de Beit Lahiya no tienen acceso a los artículos de primera necesidad tal como la alimentación. La situación es muy difícil para ellos. Aunque sea peligroso desplazarse, yo he ido a Beit Lahiya durante los bombardeos. Hemos distribuido raciones de alimentos mientras los ataques aéreos sucedían a cada minuto. Porque no se puede hacer nada para cambiar la situación política, hemos decidido ayudar a estas gentes no solamente con alimentos sino también animándoles y apoyándoles.
5) ¿Vives momentos alegres en medio de este caos?
Es difícil ver momentos alegres mientras te están bombardeando. Pero la solidaridad es una cosa a remarcar en Gaza. La guerra es un desastre pero muestra la ayuda mutua entre la población. Resulta normal para las familias albergar a 30 ó 40 personas, ofreciendo a cada uno una manta y comida. En lo que concierne a las organizaciones de ayuda humanitaria, también están muy comprometidas. A través de voluntarios, proceden a distribuciones de alimentos y de agua. La gente se reconforta unos a otros y se ayudan mutuamente.
Es un mecanismo de supervivencia.
6) Eres palestina de Gaza. ¿Cómo haces para concentrarte en tu trabajo sin implicarte demasiado emocionalmente?
El autocontrol es muy importante y creo saber como hacerlo. Por el contrario, no puedo decir que esté completamente desapegada. No se puede aislarse completamente de la situación en la cual vives. Pero intento canalizar mis emociones y utilizarlas para mi trabajo. Si me siento triste o impotente, convierto mis pensamientos negativos en positivos. Esto me ayuda mucho en mi trabajo.
7) ¿Puedes contar la historia de algún beneficiario que te haya marcado particularmente?
En el marco de nuestro proyecto contra el trabajo infantil, hay un muchacho del que siempre me voy a acordar. Se llama Yousouf. Tiene 15 años y ha crecido en una familia muy pobre, en medio de numerosos hermanos y hermanas. El trabajaba 12 horas diarias recogiendo piedras y desechos plásticos. Le hemos ayudado e integrado en el centro de formación profesional como carpintero. No olvidaré nunca cuando me dio la mano en el momento de nuestro rencuentro en el centro de Beit Lahiya. Su apretón de mano fue tal que pareció que me apretaba el corazón. Me emocioné mucho. Al mismo tiempo, esto me ha probado el mérito de nuestro trabajo. Me dio las gracias muy simplemente. El chico me extendió la mano con insistencia enviándome un gran mensaje: gracias por haber cambiado mi vida.

Fuente: Tdh Lausanne


miércoles, 20 de agosto de 2014

Paléo Festival Nyon - ¡Gracias a todas y a todos los que han creído, apoyado y participado!


Finalizada la 39 edición del Paléo Festival Nyon, es tiempo de Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia), colaborador solidario en el balance de este año. Repasamos estos 6 días completos y enriquecedores para las 56 personas animadoras voluntarias y para algunas de las 15.000 personas del festival presentes en nuestro stand.
Una acción de sensibilización llevada a cabo con dedicación
“¡Tu vaso por una mayor justicia para los jóvenes!”; “Prueba tu suerte por la justicia juvenil, estos han sido los mensajes que se han escuchado en el “Village du Monde” durante los días del Paléo Festival à Nyon. 
- «¿Qué es esto?», preguntan los asistentes al festival y curiosos que pasaban delante del stand de Tdh.
 «Imaginaos que saliendo del Paleo cometéis un delito, la policía os arresta: ¿Qué tipo de justicias os van a aplicar?¿Una justicia represiva o educativa?, les pregunta un voluntario (los asistentes al festival hablan perplejos entre sí).
- «Tdh sensibiliza y promueve una justicia para los jóvenes que sea restaurativa, es decir que no recurra a las medidas de privación de libertad más que como último recurso y en menor medida, esta aproximación de la justicia para menores favorece la toma de conciencia del autor del delito e invita a la mediación entre él y la víctima en vista de reparar el daño causado ¿Queréis poneros en la piel de un joven en conflicto con la ley en América Latina?»
- «¡Sí!»
En la piel de un niño o niña en conflicto con la ley
Dando su vaso retornable (o su equivalente  CHF 2.-), las personas asistentes al festival han sido invitadas a jugar. Basándose en la ruleta de la suerte, una bola lanzada aterriza enseguida de manera aleatoria, bien la casilla de “suerte” o de “mala suerte”. El fruto del azar tiene consecuencias muy diferentes: la casilla “mala suerte” implica la prisión para el menor en conflicto con la ley. Con la ayuda de este juego lúdico, Tdh sensibiliza en una problemática de gran importancia, la de la justicia para las personas menores.
En una pantalla de televisión instalada en el stand de Tdh, los asistentes al festival pueden escuchar mensajes enviados por los jóvenes beneficiados del proyecto Tdh en América Latina. Si lo desean, enseguida pueden responder comunicándoles sus palabras de apoyo y haciéndose una foto.
Luego, degustando los aperitivos latino-americanos (yuca, plátano o maíz) o bebiendo algo en el bar colaborador Le Palmier, los asistentes al festival continuaron apoyando los proyectos de Tdh en un entorno amistoso y festivo.
Resultados apreciables
Esta hermosa experiencia de trabajo en equipo y su favorable acogida por los asistentes al festival ha permitido conseguir estos resultados :
  • 3.635 vasos retornados (a CHF 2.00) así como  900 CHF.- han sido donados en moneda.
  • Los ingresos de la restauración se elevan a  2.250 CHF.
  • Más de 250 asistentes al festival han venido a apoyar a Tdh a través de fotos y de mensajes en el stand (encontradnos en  Facebook!) y han podido ser informados de las acciones de Tdh en materia de justicia juvenil.
  • Cerca de 1.300 corazones y 1.000 tatuajes han sido exhibidos por los asistentes al festival en señal de apoyo a la justicia para los jóvenes
Expresamos nuestro sinceros reconocimiento a los animadores y animadoras voluntarias del stand. ¡Gracias a todas y a todos los que creen en nuestros proyectos y nos apoyan! 
Fuente: Tdh Lausanne

Guinea - La sosa cáustica, una sustancia mortal.

Hace un año, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) se lanzó a crear y elaborar un innovador y ambicioso proyecto, pionero en el campo de la asistencia médica especializada: el proyecto de la lucha contra los accidentes domésticos debidos a la sosa cáustica.
Olivier Feneyrol, jefe de la delegación en Guinea, nos cuenta este proyecto y la importancia de informar a las familias, y en particular a las madres, para acabar con este azote.
¿Qué es la estenosis cáustica de esófago?
Este fenómeno resulta de accidentes domésticos debidos a la ingestión por los niños y niñas de productos líquidos o sólidos que contengan grandes dosis de sosa cáustica: jabones, detergentes, herbicidas, tintes, etc.  Estos productos son parecidos a productos inofensivos (agua, caramelos, harina) y son almacenados en recipientes o en lugares que no permite identificarlos como peligrosos. Por otro lado, son muy accesibles a los niños y niñas.
Los accidentes debidos a la sosa cáustica afectan sobre todo a niños y niñas de 0 a 5 años, pero también los más mayores e incluso adolescentes se ven afectados. Provoca graves quemaduras y lesiones en labios, lengua, interior de la boca y del esófago, además del estomago.
La enfermedad más grave que sufren los menores al ingerir sosa cáustica se llama estenosis cáustica del esófago (SCO). El esófago no permite ingerir correctamente bebidas y alimentos. Los menores solo pueden comer con grandes dificultades y atroces sufrimientos; a veces no pueden volver a tragar nada. Entonces caen progresivamente en una situación de desnutrición severa que les conduce irremediablemente a la muerte, a no ser que se les prodigue cuidados médicos especializados.
No hay disponible ninguna estadística oficial, pero los escasos hospitales capaces de prodigar asistencia apropiada estiman el número de accidentes que ocurren cada año en varios cientos, con una débil tasa de acogimiento y, por lo tanto, con una alta tasa de muertes no registradas y no contabilizadas debidas a la absorción de productos cuya base es la sosa cáustica. Hay pues una evidente falta de conocimiento y reconocimiento de este azote, a pesar de que se trata de un verdadero problema de salud pública, que afecta gravemente a los menores sobre todo a los más vulnerables. En efecto, son las mujeres de los lugares más desfavorecidos quienes trabajan en sus hogares en actividades que generan ingresos y que utilizan la sosa cáustica (saponificación, tintes, etc.). Las madres están ocupadas en sus tareas remuneradas, los menores se encuentran expuestos al contacto con productos extremadamente peligrosos sin suficiente protección.
Las consecuencias de estos accidentes son ante todo médicas y ponen en peligro la supervivencia de los niños y niñas. Además, también hay graves consecuencias sociales en el seno de las familias, cuyo equilibrio y funcionamiento son destrozados por la enfermedad así como por los esfuerzos financieros y organizativos muy duros y complicados que es preciso realizar para asumir esta situación. En efecto, sea cual sea el lugar del país donde se encuentra el niño o niña enfermo, solo el Hospital Ignace Deen de Conakry es capaz de cubrir los cuidados especializados adecuados, indispensables para salvar la vida de estos menores (operaciones quirúrgicas, dilatación progresiva y continua del esófago).
El compromiso médico, social y político de Tdh
Estos últimos años, Tdh se ha comprometido para ayudar a los niños y niñas víctimas de la sosa cáustica a través de la organización de transferencias sanitarias para los menores que han llegado a ser incurables en Guinea (estenosis completa de esófago/ SCO). De ahora en adelante, el proyecto SCO ambiciona llegar más lejos. Nuestro objetivo es llevar a cabo una vasta campaña de prevención (información, sensibilización y publicidad a través de los medios y en las comunidades) reforzando además el dispositivo de hacerse cargo de los menores víctimas de la sosa cáustica en Guinea.
Por un lado, queremos reducir los riesgos de accidentes; por otro lado, queremos aumentar las oportunidades de curación de las víctimas. Queremos también que este flagelo sea mejor conocido (información, base de datos) y reconocido (sensibilización de las comunidades y del personal sanitario), a fin de que todos los menores víctimas de este tipo de accidentes sean correctamente identificados, referenciados y acogidos hasta su completa curación.
¡Necesitamos movilizarnos!
Gracias a nuestra campaña de información y de sensibilización (que incluye anuncios de radio y tele, colocación de carteles en la capital Conakry así como actividades en la comunidad), el proyecto SCO tiene un impacto social, político y mediático muy importante en Guinea junto a las autoridades gubernamentales, la sociedad civil y las comunidades y en particular junto a las mujeres y a los niños y niñas. La campaña está en su apogeo:  se nos ofrecen docenas de oportunidades de intervención y para realizarlas, necesitamos hacer más carteles y camisetas y gorras financiar también más animaciones en los barrios, mercados, escuelas, pueblos, etc.
La intervención afecta al país entero a través de su acción de promoción y campaña mediática, y la Baja Guinea para la campaña de prevención en las comunidades. Deseamos proseguir e intensificar la movilización de los actores y la difusión nacional de nuestros mensajes en el curso de los dos próximos años, así como extender progresivamente el proyecto a las otras tres regiones naturales de Guinea: Guinea  Forestière, la Alta Guinea y la Media Guinea.
También deseamos reforzar las capacidades de gestión de los datos médicos y sociales sobre los accidentes domésticos debidos a la sosa cáustica y capitalizar sobre las buenas prácticas. Esta intensificación y extensión de nuestra acción solo se puede hacer con la movilización de fondos complementarios desde ahora, para garantizar el seguimiento del proyecto en 2015 y hasta finales de 2016.
Fuente: Tdh Lausanne

Malí - «Humanitarismo, desarrollo y nuevas tecnologías deben complementarse »


En el marco de su intervención de urgencia en Malí, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) pone en marcha un programa utilizado en el desarrollo para mejorar la atención de los niños y niñas enfermos. Entrevista con David Dandres, coordinador de los programas de urgencia de Malí.
-¿Cuál es la situación actual del país?
«Aunque las cosas mejoran, cerca de un menor de cada 8 muere antes de los 5 años. Además, el 70% de estas muertes están ligadas a patologías relativamente benignas: paludismo, diarreas, infecciones respiratorias, desnutrición. Los centros de salud primaria se espera que sepan tratar estas patologías corrientes, pero un conjunto de factores se lo impide: falta de personal o personal no pagado y mal formado; falta de medios económicos de las familias que no pueden pagar las consultas, los medicamentos y el transporte; ruptura en el aprovisionamiento de las farmacias de los suministros médicos; centros de salud insalubres, sin agua ni saneamientos. En 2012, el derrocamiento del Gobierno de Mali, que después fue restablecido y la crisis agrícola y alimentaria han aumentado las consecuencias negativas de estas insuficiencias crónicas”.
-¿Por qué el trabajo de Tdh resulta necesario?
«Porque queda mucho por hacer. La desnutrición misma desciende progresivamente gracias sobre todo a los esfuerzos de los actores humanitarios, todavía está a niveles muy preocupantes. El año pasado nos hemos dedicado específicamente a la lucha contra la desnutrición, nuestra prioridad. Este año, hemos añadido el ocuparnos de las demás patologías corrientes comentadas. Y extendemos también nuestra ayuda a los nuevos centros de salud. Para que la intervención humanitaria dé sus frutos a largo plazo –uno de los compromisos de Tdh- es preciso no solo tiempo sino también cambiar las malas prácticas e insistir en el refuerzo de las competencias. Y a veces ser innovadores y creativos.”
-¿Aspectos innovadores y creativos?
«Vamos a instalar un ordenador de ayuda al diagnóstico en cada centro de la zona de intervención para que los enfermeros y las enfermeras de los centros, incluso en los más aislados y remotos, puedan aplicar buenos tratamientos de manera sistemática y controlada. En efecto, el diagnóstico de las patologías en cuestión puede fácilmente ser realizado por un simple enfermero de campo, siguiendo metódicamente el protocolo oficial de la Atención Integrada de las Enfermedades de la Infancia (PCIME). Este método permite identificar los signos exteriores de peligro con una simple observación de los síntomas. Instalando este Registro Electrónico de Consultas (REC) - que ya ha sido probado en los proyectos de Tdh en Burkina Faso - queremos mostrar que humanitarismo, desarrollo y nuevas tecnologías no son ni incompatibles ni excluyentes.
Actualmente, gracias a la colaboración con la oficina humanitaria de la Comisión Europea (ECHO) con UNICEF y la Cadena de Bondad, Tdh ha podido proseguir con su apoyo a 34 centros de salud, situados en la frontera de la zona norte, donde los combates y la inseguridad desgraciadamente reinan allí”.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y sus familias cada año. Conozca más nuestros proyectos en Malí.
Fuente: Tdh Lausanne

lunes, 18 de agosto de 2014

Bangladesh - Los niños y niñas mejoran la situación alimentaria de la población

En Bangladesh, los niños y niñas han empezado a realizar un rol motriz en la mejoría de la situación alimentaria de la población. A través de un innovador proyecto, iniciado por Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) han puesto en marcha huertos elevados y pequeñas dársenas de pesca a fin de producir alimentos proteicos y vitaminados.
Bangladesh es un país muy afectado por las catástrofes naturales devastadoras y sus indicadores de salud, sobre todo para los niños y niñas, son preocupantes.  El despliegue de actividades que garanticen una seguridad alimentaria, toma mucho sentido para Tdh, presente desde hace más de 40 años en este lugar.
Los huertos elevados, más resistentes
En la escuela,  los niños y niñas contribuyen a la creación de huertos elevados, más resistentes a los frecuentes ciclones e inundaciones. En grupos de 20 niños y niñas, se hacen cargo de crearlos y mantenerlos. Este tipo de huertos experimentados en África, luego adaptados e introducidos en Bangladesh, han probado su eficacia.
Los menores participan en todas las etapas de su realización: preparan el terreno para el cultivo, plantan, cosechan y mantienen diariamente su huero. 600 huertos como este han sido ya plantados en Kurigam, región pobre de Bangladesh.
El piscicultivo familiar, para una alimentación rica
Al lado de los huertos, los alumnos y alumnas participan en la construcción de dársenas de pesca. Permanecen acompañados en su actividad de producción y se les sensibiliza en la importancia de una alimentación equilibrada. La creación de dársenas de pesca de talla  más pequeña no es una práctica habitual en las zonas rurales, aunque están familiarizados en el piscicultivo a mayor escala. Ahora bien,  tales dársenas, que pueden ser creadas mediante dos o tres días de trabajo por los miembros de la familia, y con poco coste aseguran productos alimentarios frescos y cotidianos para toda la familia.
De la escuela a casa, un concepto que se abre camino
Estos dos modos de producción –huertos y piscicultivo-aportan una alimentación rica en proteínas y vitaminas a los menores y a su entorno. En este país donde cerca del 50% de los niños y niñas tienen un peso inferior al que deberían tener, estas actividades son absolutamente necesarias.
Así, a fin de despertar la curiosidad y el interés por este proyecto junto a otros miembros de la comunidad, los niños y niñas organizan las actividades. Invitan esporádicamente a sus familias a la escuela donde exponen orgullosamente sus obras. Las pequeñas formaciones además se les enseñan a los padres y madres con el fin de animarles a poner en marcha estas actividades de producción en su propio hogar.
Un proyecto pensado a largo plazo
Los niños y niñas ganan en conocimiento sobre el cultivo de legumbres y el piscicultivo y profundizan su saber hacer sobre la materia. Al llegar a adultos, podrán continuar en su propio hogar el mantenimiento de su huerto elevado y el piscicultivo y beneficiarse de una alimentación completa, e indispensable para una buena salud.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y de sus familias cada año. Conozca más nuestros proyectos en Bangladesh
Fuente: Tdh Lausanne

sábado, 9 de agosto de 2014

África del Oeste - El valor añadido del acompañamiento protector de los niños y niñas

Terre des hommes-Lausanne  (Tdh – Ayuda a la infancia), preocupado de la protección de los niños y niñas en situación de movilidad, organizó, el miércoles 16 de julio, un taller sobre el valor añadido del acompañamiento protector de los niños y niñas en situación de movilidad. Para ello, Tdh lanzó dos nuevas publicaciones. Estas últimas aportan una contribución importante para la mejora del apoyo dado a los niños y niñas en situación de movilidad.
El miércoles 16 de julio de 2014 tuvo lugar en Dakar, Senegal, el lanzamiento del documento “El valor añadido del acompañamiento protector de los niños y niñas” y del meta-análisis sobre las prácticas endógenas de la protección de los niños y niñas en movilidad. Esta jornada formaba parte de una reunión más extensa de tres días de duración organizada por el Grupo Regional Inter-agencia de Trabajo sobre la Protección de la Infancia en África del Oeste (GRPE) con los representantes de la Comunidad Económica de los Estados del África del Oeste (CEDEAO) cuyo objetivo es debatir sobre las cuestiones de protección de la infancia en la subregión e identificar las claves de la colaboración entre el GRPE y la Comisión de Asuntos Sociales y de Género de la CEDEAO. Esto ha desembocado en la elaboración de un plan de acción conjunto que identifica las actividades relacionadas con los tres temas claves del GRPE (niños y niñas en movilidad, reforzamiento de los sistemas de protección de la infancia y la alternativa del acogimiento) y a las prioridades de la CEDEAO.
Dos publicaciones innovadoras
Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia), como miembro del GRPE, ha participado activamente durante los tres días y ha lanzado el tercer día las dos publicaciones mencionadas, las dos ligadas a la protección de la infancia en movilidad, una de las temáticas estrellas del GRPE.
El primer documento, “El valor añadido del acompañamiento protector de los niños y niñas”, ofrece una descripción clara de esta aproximación que intenta proteger mejor a los niños y niñas y que está basada en la participación del menor en su propia protección y sobre el interés superior de la infancia. El documento refiere los orígenes del concepto, y ofrece las herramientas, técnicas y metodología para su puesta en marcha, sin olvidar analizar los retos a los cuales se hace frente sobre el terreno.
El segundo documento, es el informe de un estudio llevado a cabo principalmente en los cinco países de la subregión donde Tdh pone en marcha el proyecto regional sobre la protección de la infancia emigrante no acompañada (a saber Bénin, Burkina Faso,  Guina, Mali y Togo) que tiene como objetivo identificar y analizar las prácticas llamadas “endógenas” de protección (PEP) de los niños y niñas en movilidad, dicho de otra manera, las prácticas que las poblaciones inventan y desarrollan ellas mismas en el interior de su comunidad, comprendidos también sus pueblos y sus ciudades, sin ninguna influencia exterior. El estudio ha permitido identificar varias PEP de efectos protectores, y se han originado recomendaciones para profundizar más en el conocimiento de los actores de la protección a la infancia sobre estas prácticas con el fin de poder valorarlas y crear vínculos entre estas prácticas y los mecanismos formales de protección a la infancia.
Un trabajo que encuentra un eco positivo
En el taller de lanzamiento han participado alrededor de 40 personas, compuesto por representantes de organizaciones de protección a la infancia, por la CEDEAO, por estructuras estatales, por agencias de la ONU y por los medios de comunicación de seis países.
Durante los debates, los participantes han mostrado su interés en la aproximación promovida por Tdh para mejorar la protección de los niños y niñas en movilidad y de su relación evidente con el reforzamiento de los sistemas nacionales de protección de la infancia.
Tierra de hombres continuará junto con los demás miembros del GRPE, los debates con la CEDEAO para incluir la protección de los niños y niñas en movilidad en los campos prioritarios de la protección de la infancia a nivel regional.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y sus familias cada año. Conozca más los proyectos de protección a la infancia en situación de mobilidad.
Fuente: Tdh Lausanne

jueves, 7 de agosto de 2014

Intervención de Tdh en Oriente Medio

En Oriente Medio, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) continúa apoyando la respuesta humanitaria, ayudando a los niños y niñas y a sus familias afectados por el conflicto sirio. Tdh mejora los medios de subsistencia consagrándose a la gestión de los recursos naturales y al desarrollo económico rural de las regiones más pobres. La salud materno-infantil y también el acceso a un agua de buena calidad son primordiales. También se han creado centros de acogida de día para menores en situación de la calle y centros de rehabilitación para menores en conflicto con la ley.
Oriente Medio: la acción de Tdh
La situación de los niños:
- Cerca de 1.000.000 de refugiados sirios de los cuales la mitad son menores han alcanzado el Líbano
- Solo el 39% de la población de Pakistán tiene acceso a los servicios sanitarios
- El 14,9% de los niños y niñas afganos mueren antes de los 5 años
Resultados 2013:
- Afganistán: 1.191 lactantes han tenido un seguimiento a  domicilio por  parte de las comadronas
- Líbano: 17.423 niños y niñas apoyados y protegidos
- Pakistán: 13.093 escolares sensibilizados sobre la higiene
- Siria/Jordania: 12.597 niños y niñas afectados por la crisis Siria y sus familias han recibido un apoyo psicosocial
- Territorios Palestinos: 701 niños y niñas trabajadores acogidos en un centro de protección en Gaza
Ofrecer una oportunidad a cada niño y niña.
Para saber más sobre los resultados de 2013 de Terre des hommes-Tierra de hombres en el mundo visitar  
Memoria Anual 2013.
Fuente: Tdh Lausanne