viernes, 30 de mayo de 2014

Afganistán - 57 años, ella ha ayudado a nacer a 50.000 niños y niñas

Naseema Qochi, comadrona, se le reconoce fácilmente cuando camina por la espartana clínica sanitaria situada cerca de un jardín de rosas en el polvoriento laberinto de Qlia Bakhtyar. El agente sanitario está examinando a un joven muchacho que la saluda calurosamente: “Salaam alaikum”. En esta comunidad, tres generaciones de mujeres han pasado ya por las manos de Naseema al dar a luz a sus niños y niñas. “Naseema es el doctor” explica otra comadrona para describir el papel primordial de esta gran dama y el respeto que ella inspira.
Encontrar a las mujeres, a pesar de la actual austeridad de las familias
En esta empobrecida región, conservadora, las familias son reticentes a que sus mujeres den a luz en un establecimiento sanitario donde, sin embargo, pueden ser tratadas las eventuales complicaciones por profesionales y poder salvar sus vidas. Yo les animo a ir a la clínica. Hablo con sus maridos. Les hablo de los riesgos ligados al embarazo… pero ellos reúsan”, se lamenta Naseema, miembro de una asociación de comadronas afganas apoyada por la organización Jhpiego. “Un día, una mujer se había caído de lo alto de un tejado. No la llevaron a la clínica”.
Cuando Naseema va al encuentro de las mujeres. Les enseña nutrición, lactancia, les describe los signos de peligro durante el embarazo, las maneras de cuidar a un recién nacido y les procura los cuidados requeridos durante los meses que preceden al alumbramiento. Naseema y su colega, la comadrona Golghotia Mosleh llegan a una casa, equipadas con una maleta de cuero que contiene todo su material médico: tensiómetro, comprimidos de hierro para prevenir las anemias, jeringuillas, tijeras,  pinzas, hilo, cloro, medicamentos de urgencia… Estas comadronas trabajan para la delegación de Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia), que se compromete sobre todo por la salud de las madres y de los niños y niñas afganas.
Convencer a las familias para asistir a sus mujeres y a sus hijos e hijas
En esta mañana de otoño, Naseema y Golghotia  visitan a una adolescente embarazada, que vive con su madre, su hermano adolescente y su marido en casa de un vecino, en la habitación de invitados. Es la tercera vez que Naseema ve a esta jovencita, embarazada de 7 meses. Además de examinarla, las dos comadronas explican a la madre de la adolescente lo que debe hacer si el bebé llega prematuramente o si la joven no puede llegar a tiempo a un centro de salud.
Naseema despliega entonces una manta de plástico que coloca en la alfombra. Se anuda un foulard blanco, limpio, sobre su cabeza y pide una palangana de agua. Naseema muestra a la madre como se debe lavar las manos correctamente,  hacer espuma con el jabón entre los dedos y frotarse hasta los codos. Enseguida abre su bolso y saca varios accesorios: una muñeca bebé y una pequeña caja recubierta de un material que parece una cortina plisada. Naseema dirige su lección a la madre de la jovencita y comienza a escenificar un parto; el corte del cordón umbilical; los cuidados al recién nacido y la expulsión de la placenta.
“Si hacéis frente a las dificultades, si no hay una comadrona cerca de vosotras o el bebé viene en medio de la noche, debéis saber que hacer”, le dice a la madre que suspira profundamente.
En el distrito que ella cubre, Naseema tiene una lista de pacientes que atiende a 500 mujeres embarazadas y jóvenes madres. Cuando el bebé se presenta en mala posición o cuando hay complicaciones, Naseema paga un coche que llevará a la madre al hospital más próximo. Después del nacimiento, Naseema va a casa de la madre para hacerles el seguimiento a ella y al bebé.
Lo esencial: dar a luz en un hospital con personal cualificado
Con  57 años, Naseema es comadrona desde hace cerca de 30 años. Debe haber asistido al nacimiento de 50.000 bebés. Durante estas tres décadas, ha visto a cada vez más mujeres escoger parir en un hospital o en una clínica, un cambio que ella atribuye a la educación y al final del régimen extremista religioso de los talibanes. Este cambio es importante para mantener a las mujeres vivas: la investigación ha demostrado que un nacimiento asistido por un agente de salud cualificado es una de las principales maneras de reducir la mortalidad materna.
“Antes, yo asistía a 60 alumbramientos al mes a domicilio. Ahora no hago más que 20. Es una gran diferencia,” explica ella. “Yo pasaba a menudo cuatro días sin dormir. Ahora estoy más libre. Tengo tiempo.”
Y sin embargo, la madre de nuestra joven embarazada insiste en que llamará a Naseema cuando el bebé esté a punto de nacer. Naseema sonríe, orgullosa de lo que le responde: Yo les animaría a ir al hospital para parir. Es mi responsabilidad”.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y a sus familias cada año.  Conoce más nuestro proyectos en Afganistán.
Fuente: Tdh Lausanne 

jueves, 29 de mayo de 2014

La Diputación de A Coruña reafirma su apoyo al programa Viaje hacia la Vida de la Fundación Tierra de hombres

-->
El pasado 29 de Abril, la Diputación de A Coruña renovó el convenio de colaboración con la Fundación Tierra de hombres en el proyecto Viaje hacia la Vida que se viene subscribiendo desde el año 2010, y gracias al cual se hacen posibles los fines fundacionales de Tierra de hombres ayudando a la infancia más desamparada.
Gracias al compromiso de la Diputación de A Coruña con los más desfavorecidos y a la gran cadena solidaria de Viaje hacia la Vida formada por voluntariado, familias de acogida e instituciones públicas y privadas, es posible el tratamiento médico de niños y niñas africanos gravemente enfermos que llegan a Galicia para ser operados el Hospital Materno Infantil de A Coruña.
Fuente:  Tdh España

lunes, 26 de mayo de 2014

Galicia - La Orquesta París de Noia colabora con Tdh


-->
La Fundación Tierra de Hombres en Galicia, acaba de firmar un acuerdo de colaboración con La Orquesta París de Noia,  consistente en la distribución a lo largo de todo el año en todas sus actuaciones, de una camiseta Solidaria, diseñada y cedida para tal fin por la empresa Happy Punt, por  un precio de 5,00€ y cuyos beneficios serán destinados íntegramente a Tdh.
Paris de Noia es una de las orquestas más famosas de Galicia, no en vano llevan más de 50 años amenizando las verbenas del noroeste peninsular, con un espectáculo renovado cada año que hace las delicias de sus miles de fans y seguidores, y con cerca de 200 actuaciones por temporada repartidas por todos los pueblos donde se celebra una fiesta.  
Los componentes de la Orquesta París de Noia, encandilados por la enorme acción social que supone el programa de salud Atenciones Médicas Especializadas (AME) “Viaje hacia la vida”, llevado a cabo por sus amigos de Tdh, han decidido poner su granito de arena para colaborar con una gran causa como esta, que en definitiva no es otra que la propia vida.
Fuente: Tdh España

Galicia - El grupo Trotaconventos Teatro colabora con Tdh para sensibilizar sobre la situación de vulnerabilidad de muchas personas

-->
El próximo día 7 de junio, en el auditorio del Forum Metropolitano de A Coruña, se llevará a cabo la obra de teatro “Crisis nas neuronas nun pais incerto”, representada por el grupo “Trotaconventos Teatro”, dirigido por Carlos Freire, que ya han colaborado con la fundación Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) en varias ocasiones.
En esta ocasión, se trata de sensibilizar al público sobre la situación de vulnerabilidad que sufren muchas personas y mostrar cómo actúa Tdh en estas situaciones.
También tendremos en la sala de exposiciones de este centro cultural, desde el día 2 al 12 de junio una exposición de fotos en el marco de la campaña “Destino incierto”, con la colaboración de los fotógrafos Marcos Martínez y Marcos Cenamor, donde se entregará al publico información de la campaña y se emitirá un video de explicativo de la misma.
Fuente: Tdh España

domingo, 25 de mayo de 2014

Afganistán - Comadronas que dan la vida

El día 5 de mayo, Día Mundial de la Comadrona, Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) rindió homenaje a estas mujeres que trabajan en un oficio memorable. En Afganistán, las catástrofes naturales, los conflictos de larga duración y una inseguridad creciente han llevado a miles de personas a un desplazamiento forzoso. El Alto Comisariado de Naciones Unidas para los refugiados (UNHCR) estima que existen 630.000 desplazados internos en Afganistán de los cuales 124.000 nuevos en 2013.   En este contexto, la salud de las mujeres embarazadas  y de las madres con menores son un tema importante: la dificultad de acceder a la asistencia acrecienta la tasa de mortalidad de las mujeres embarazadas y de los recién nacidos.
Así, Tdh con el apoyo de Chaîne du Bonheur, ha desarrollado un vasto proyecto de apoyo a las mujeres embarazadas y a las madres con recién nacidos en los campos de personas desplazadas y en las comunidades pobres en Kaboul y Kandahar. Las comadronas, empleadas por Tdh, efectúan visitas a domicilio: en 2013 se hicieron más de 40.000 visitas. Además, se han propuesto medidas de planificación familiar así como una ayuda psicosocial para las víctimas de violencia familiar, un fenómeno desgraciadamente omnipresente.
Dos limitaciones principales vienen a dificultar la vida diaria de las embarazadas. Por un lado, las infraestructuras gubernamentales sanitarias no están disponibles en los campos de desplazados. Por otro lado, los partos en las instituciones no forman parte de las prácticas culturales habituales. Durante las sesiones de educación sanitaria, las comadronas recuerdan la importancia, para las mujeres embarazadas, acudir a una estructura sanitaria para parir en buenas condiciones.
Estas sesiones de grupo contribuyen a consolidar los lazos entre las mujeres y el seno mismo de la comunidad, un beneficio no-innegable en una sociedad herida por la guerra. Gracias al impacto positivo del proyecto pero además en razón de las crecientes necesidades en materia sanitaria de las mujeres embarazadas y madres, el proyecto, que se ha extendido a más de 10.000 beneficiarias en 2013, está destinado a continuar su lucha en vista de la mejoría de la salud materno-infantil en Afganistán.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y a sus familias cada año. Conoce más nuestros proyectos en Afganistán.
Fuente: Tdh Lausanne 

viernes, 23 de mayo de 2014

Filipinas - Reconstruir para prevenir mejor


Uno de los tifones más poderos jamás registrado, el Haiyan, que se abatió el pasado 8 de noviembre sobre Filipinas provocó daños colosales y afectó a 14 millones de personas. Terre des hommes-Lausanne rápidamente puso en marcha actividades de asistencia urgente con el fin de acudir en ayuda de la víctimas. Desde el comienzo del mes de abril, Tdh ha iniciado la segunda fase de su intervención en el este de Samar. Este proyecto está apoyado principalmente por el pueblo suizo a través de donativos a la organización Chaîne du bonheur.
Mejor reconstruir
Más de un millón de viviendas fueron dañadas o totalmente destruidas por los violentos vientos que sacudieron Filipinas a finales del año 2013. El 79% de los filipinos empezaron ellos mismos a reconstruir su hábitat pero tienen medios limitados, las construcciones de materiales de mediana calidad no resistirán una nueva catástrofe. El 49% de los filipinos necesitan una asistencia externa. En esta región del mundo propicia a los desastres naturales, es necesario dotar a las casas de infraestructuras solidas, resistentes al frecuente mal tiempo 
Tdh está activa en 4 regiones de Samar fuertemente afectadas por el mal tiempo :
  • En  Marabut y Basey, donde están presentes numerosas organizaciones, las necesidades en términos de refugios se han cubierto progresivamente. Sin embargo, las estructuras de los refugios construidos deben hacerse más resistentes a los efectos dañinos de una potencial nueva tempestad. Tdh trabaja en este sentido y abastece de un soporte técnico y material a 3.500 familias.   
  • En Balangkayan y Hernani, Tdh es la principal organización comprometida en la reconstrucción de viviendas y da material y ayuda necesaria a 8.950 familias .
En estas cuatro zonas de intervención, se han organizado cursos para los trabajadores (carpinteros, fontaneros, albañiles) y para los cabezas de familia que han sido incluidos en el proceso de construcción y adquieran así un conocimiento en la construcción. Los comités de los pueblos supervisan el buen desarrollo de las actividades.
Apoyar sus propias necesidades
Antes del paso del Haiyan, en la región de Samar, las actividades económicas de los habitantes dependían principalmente de la pesca, de la agricultura, del trabajo de jornalero o del pequeño comercio. Estos sectores se han visto seriamente afectados, la población ha podido contar con ayuda alimentaria externa. Pero actualmente numerosas familias pobres se ven obligadas a racionar su alimentación. Con el riesgo de que los niños y niñas se vean obligados a abandonar el sistema escolar para ir a trabajar con el fin de ayudar a sus familias.
Tdh  acompaña a la población filipina en la reanudación de sus actividades de subsistencia. Así, los pescadores, empresarios y agricultores obtienen el material necesario para su actividad o ayuda financiera para procurárselo. Por ejemplo, los pescadores pueden remplazar su material de pesca: redes, ganchos, barcos, etc, perdidos durante la tempestad. Tdh espera favorecer una agricultura y una pesca duraderas, y respetuosas con el medio ambiente.   
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y a sus familias cada año. Conoce nuestros proyectos en Filipinas.
Fuente: Tdh Lausanne 

jueves, 22 de mayo de 2014

Tierra de Hombres presenta en Colombia las "Normas Mínimas para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria"


Terres des hommes – Lausanne, Unicef y la Agencia Suiza para el Desarrollo y Cooperación, presentaron en Colombia la versión en castellano de las “Normas Mínimas para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria”, documento que sirve de guía a los responsables de la seguridad de los menores en las distintas áreas sociales del país para que actúen siempre siguiendo unos principios humanitarios.
Las “Normas Mínimas para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria” han sido desarrolladas por el Grupo de Trabajo Global para la Protección de la Infancia (CPWG, por sus siglas en inglés), que es el foro global para coordinar la protección de la infancia en situaciones humanitarias.
Estas normas están centradas en las diferentes situaciones a las que se enfrenta el mundo en distintas zonas geográficas y son útiles para quienes desarrollan su labor en protección de la infancia o en áreas de acción humanitaria relacionadas, incluyendo a quienes trabajan directamente con menores de 18 años, familias y comunidades, así como a los encargados de la planificación, toma de decisiones, coordinadores, docentes, académicos, abogados y medios de comunicación. Así mismo, comprende a personal del gobierno y a aquellos que trabajan en organizaciones independientes o multilaterales, y puede abarcar también al personal del sistema judicial y de seguridad, así como a las fuerzas o grupos armados.
Gracias  al trabajo realizado por Tierra de hombres en Colombia,se han identificado 1.312 niños, en una situación de alto riesgo de vulneración de sus derechos.
Según los datos oficiales de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a Víctimas, en Colombia el 50,1% de los desplazados registrados en lo que va de 2014 son menores de 18 años. Al respecto, el Vicepresidente de la República de Colombia, Angelino Garzón aseguró: “Es urgente ver cómo el Gobierno de Colombia ajusta el presupuesto para que exista más inversión en infancia. Porque cuando hablamos de los niños y las niñas en Colombia tenemos que hablar del presente; mañana es tarde, mañana ya son adultos.
Antoine Lissorgues, Jefe de Delegación en Colombia de Tierra de hombres afirmó que "para este año, está previsto realizar dos talleres de divulgación y formación sobre estos estándares: uno a nivel nacional y otro en el departamento de Córdoba. El objetivo es que el Estado y los responsables de la cooperación internacional se puedan apropiar de las normas y utilizar esta herramienta”.
Puedes descargarte aquí el documento con las "Normas Mínimas para la Protección de la Infancia en la Acción Humanitaria"
Fuente: Tdh Lausanne 

martes, 20 de mayo de 2014

¿Qué pasa cuando se abandona un país de intervención?


Los proyectos de desarrollo de Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) están hechos para durar. Tdh trabaja directamente al lado de los actores locales con el fin de reforzar sus competencias en el campo de la protección infantil. Este enfoque participativo intenta hacer de la población, actores del cambio. Así, cuando Tdh abandonó Senegal, la delegación había trabajado con 11 monitores, a fin de perpetuar sus proyectos antes de su retirada efectiva a principios de 2014.
Presente al norte de Senegal desde los años 80, Tdh ha desarrollado proyectos de salud materno-infantil mediante un trabajo de prevención sanitaria en el seno de las comunidades con el fin de que los habitantes adopten buenas prácticas de higiene. A través de los desplazamientos a las regiones más aisladas, los monitores de Tdh han sensibilizado a las poblaciones sobre la importancia de las conductas claves en materia de salud y de nutrición como manera de garantizar la perpetuidad de sus acciones.
Asegurar la perpetuidad de los proyectos
Después de 26 años de actividad en Senegal, Tdh reorienta su acción centrándose únicamente en su programa de cuidados médicos especializados. Durante el año de transición, Tdh ha asegurado la continuidad de la mejoría de las condiciones sanitarias de la población a través sobre todo de la formación del personal sanitario. Tdh ha pasado el relevo a 11 monitores, que se han agrupado creando su propia asociación, la Asociación de monitores de salud comunitaria (ASACOM). Tdh les ha apoyado a través de talleres en los cuales los papeles y las tareas de cada miembro han sido debatidos y les ha ayudado en la creación de una página web. Los monitores han podido conservar todo el material de oficina así como una moto para sus desplazamientos. 
Actualmente, estos monitores aseguran la continuidad del trabajo de sensibilización junto a las comunidades locales para un cambio duradero de los comportamientos y ponen también sus conocimientos y saber hacer para el provecho de otros actores senegaleses.
La participación y la autonomía como valores
Tierra de hombres trabaja para que los resultados de su compromiso aprovechen a la población, independientemente de su presencia sobre el terreno. Tdh favorece una aproximación participativa, a través de la cual los habitantes contribuyen ampliamente. Además, la Fundación apoya a las instituciones locales y nacionales con el fin de que se responsabilicen en la protección de los derechos de la infancia y que tengan los medios para responder, de manera autónoma, a las necesidades de la población. 
En  Mozambique, la asociación  “Case Amiga de Criança”, colaboradora de Tdh, ha podido tomar el relevo de Tdh continuando el desarrollo de manera autónoma de actividades psicosociales para más de 830 niños y niñas del barrio de Macurungo en Beria.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y a sus familias cada año.   Suscríbete a nuestro boletín para aprender más acerca de nuestro proyectos de desarrollo: tdhinfancia@gmail.com
Fuente: Tdh Lausanne 

lunes, 19 de mayo de 2014

Jolas eta Ekin difunde un vídeo para trabajar la solidaridad en la escuela y el tiempo libre

-->
La organización Jolas eta Ekin (Juega y Actúa) ha grabado un vídeo en el que explica las acciones que actualmente lleva a cabo para conseguir en las escuelas una educación más justa, solidaria y que promueva la igualdad entre hombres y mujeres. 
Así, la organización vasca ha puesto en marcha programas de asesoría, con el fin de integrar la solidaridad en los espacios educativos; ha abierto un centro de recursos en materia de educación para el desarrollo y ha llevado a cabo distintas formaciones, jornadas y congresos dirigidos a profesores y monitores.
Asimismo, ha desarrollado un trabajo en la Red con diferentes instituciones educativas y ONG's y ha iniciado campañas de sensibilización y programas de aprendizaje y servicio solidario.    
Para la creación de estos programas, Jolas eta Ekin se basa en los derechos de la infancia y trabaja temas como el consumo, la solidaridad y la interculturalidad, entre otros. 
Fuente: Tdh España

domingo, 18 de mayo de 2014

Cuando el tiempo es caprichoso


El cambio climático es actualmente una realidad. Los sucesos meteorológicos extremos tales como inundaciones, ciclones y sequías se multiplican en el mundo entero, con consecuencias devastadoras para las poblaciones concernientes. Cómo evolucionan estos cambios y cuáles serás sus efectos en el trabajo de Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) en los países en desarrollo, esto es lo que han aprendido los donantes de Tdh durante un encuentro exclusivo.
¿Después de días confusos, por fin un alegre rayo de sol? No hay tema que se hable tanto como el tiempo. El tiempo a fin de cuentas nos afecta a todos, a algunos más, a otros menos. El hecho es que los cambios climáticos son perceptibles en las regiones particularmente amenazadas. Solamente en estos tres últimos años, tres ciclones han barrido Asia, con fatales consecuencias. Sandra Boner, mujer del tiempo en la radio y la televisión alemana SRF, y embajadora de Tdh, así como Nathalie Praz, responsable del programa Asia de Tdh, las dos son expertas en el tiempo que hace y sus consecuencias. Las dos conferenciantes han intentado crear una relación entre los cambios climáticos actuales y la ayuda humanitaria de mañana y han dado ideas interesantes sobre su trabajo.
Durante más de 10 años en la terraza del tiempo  
Programa semanal  televisado con una decoración familiar o una gran gala de diversión en el estudio ante un numeroso público, una visita de la SRF al comienzo de la reunión ha permitido a los invitados echar un ojo a los entresijos de la SRF y simultáneamente aprender a conocer el puesto de trabajo de Sandra Boner. Ergoterapeuta diplomada, presenta desde hace más de 10 años el tiempo en la radio televisión suiza-alemana. En colaboración con un equipo de 14 meteorólogos, Sandra Boner calcula el pronóstico del tiempo de los próximos días con ayuda de indicadores como la presión atmosférica, la temperatura y la humedad del aire. Y para la emisión propiamente dicha, la presentadora coge altura; desde la terraza de metereología, en el piso 14 del edificio de la SRF en la Fernsehstrasse (calle de la televisión) en Zurich, ella informa a los señores y señoras suizos de los pronósticos para los próximos días, esto sin importar el tiempo que haga. Viento, lluvia o tempestad, “Solo en caso de tormenta y rayos nos quedamos dentro”, añade Soleure. Incluso después de 10 años de metereología, Sandra Boner habla siempre con el mismo entusiasmo: “Finalmente, cada día hay un nuevo tiempo y por consiguiente un nuevo reto”.
Las consecuencias para los países en desarrollo
Gracias a las emisiones del tiempo y a los pronósticos precisos, aquí podemos prepararnos para el mal tiempo, pero en numerosas regiones del mundo, el mal tiempo llega a menudo de manera totalmente inesperada. Las muertes debidas a las catástrofes naturales representan un número desproporcionadamente elevado de niños y niñas y mujeres; muchos niños se pierden y son separados de sus familias. Y los daños materiales también son enormes: diques rotos, casas y escuelas destruidas, campos inundados. “Un campo de arroz inundado de agua salada no puede ser cultivado durante al menos un año”, ha declarado Nathalie Praz, responsable de los programas Asia de Tdh. Nathalie Praz ha explicado que las familias pierden su modo de subsistencia y les resulta imposible cubrir sus necesidades. Son precisamente las regiones regularmente golpeadas por las catástrofes naturales las que deben luchar contra los problemas a largo plazo: “los niños sufren cada vez más de la falta de alimentos y de diarrea, el acceso al agua potable es difícil”.
Tierra de hombres trata la raíz de los problemas
Solamente en estos tres últimos años, tres ciclones (Mahasen en Bangladesh, Phailin en India y Hayian en  Filipinas) han barrido Asia, con consecuencias devastadoras para la población. La organización tiene un enfoque global que reúne ayuda inmediata, reconstrucción y desarrollo. Se trata por ejemplo, de cubrir primero las necesidades más urgentes de la población, luego avanzar hacia una segunda etapa de reconstrucción de infraestructuras que puedan resistir las catástrofes. Pero Tdh se esfuerza también en sensibilizar de la situación que viven los seres humanos en las regiones particularmente amenazadas y de transmitirles conocimientos y competencias con el fin de que sean capaces de adaptarse mejor al cambio climático y reforzar su capacidad de resistencia. En este sentido un proyecto representativo son los jardines colgantes que resisten a las inundaciones y a las subidas de la marea: “por eso estas huertas  han sido construidas en las zonas altas y están protegidas en caso de inundación y, a pesar de todo, la familia puede recoger su cosecha”, ha explicado Nathalie Praz. Estas huertas gozan de una gran popularidad sobre todo en Bangladesh y constituyen un buen ejemplo de las modestas acciones que la población puede realizar para oponerse a las consecuencias inmediatas del cambio climático.
Fuente: Tdh Lausanne 

Pakistán - Cuando las condiciones sanitarias son un obstáculo para la educación

Carreteras impracticables, escuelas destruidas, viviendas barridas por las olas: más de 20 millones de pakistaníes han visto su día a día afectado por las graves inundaciones de 2010. En la estación de los monzones en 2011 y 2013 se han añadido además importantes precipitaciones. Las consecuencias de estas lluvias devastadoras están todavía muy presentes. Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) renueva su apoyo a este país uno de los más pobres del mundo. Este proyecto es apoyado principalmente por la población suiza a través de donativos a la Chaîne du bonheur.
Las catástrofes han dejado a la población sumida en un gran caos. Actualmente, solo el 65% de los habitantes tienen acceso al agua potable y las instalaciones sanitarias decentes no son accesibles más que para un 39% de la población. En Pakistán, cerca de medio millón de niños y niñas mueren antes de cumplir los cinco años a causa de enfermedades ligadas al agua.
Una tasa de escolarización ligada a las condiciones sanitarias 
Los equipos de Tdh en Pakistán se han dado cuenta rápidamente de que la escolarización de los niños y niñas está muy correlacionada con el acceso al agua potable y a las estructuras sanitarias correctas. En efecto, muy a menudo, los establecimientos escolares son los lugares donde los niños y niñas caen enfermos por falta de infraestructuras adecuadas.  Por eso padres y madres se muestran indecisos a la hora de mandar a sus hijos e hijas a los bancos de la escuela a causa del riesgo que corren y, siendo el acceso al agua potable complicado, muchos de ellos se sienten inclinados a mandar a sus niños y niñas a buscar este preciosos recurso. La fuerte tasa de absentismo, sobre todo en el caso de las niñas, es preocupante.
Tdh, con FLOWERS, su colaborador local desde hace más de 10 años, ha emprendido rápidamente un proyecto, sobre todo en los establecimientos escolares duramente afectados por las inundaciones con el fin de dotarlos de infraestructuras correctas que conciernan al agua. A principios de este año, y durante tres años, Tdh ha lanzado un nuevo programa cuya ambición es completar y reforzar el proyecto precedente terminado en agosto de 2013. Este proyecto ha tenido resultados más que alentadores. Por ejemplo, los niños y niñas sensibilizados en la importancia de lavarse las manos, un 60% de ellos realizan este simple gesto tan eficaz en materia de higiene.
Hacer de la comunidad un actor clave
La intervención de Tdh se compone de tres ejes principales: el aprovisionamiento de agua potable, la construcción de letrinas y la puesta en marcha de un programa escolar de promoción de la higiene. Tdh, prevé construir 72 pozos, reparar 140 letrinas y reconstruir 302 (de las cuales 72 adaptadas a los menores con movilidad reducida). Así 18.649 escolares de 73 escuelas de primaria situadas en la región de Nowshera, la más afectada por las catástrofes naturales en estos últimos años, se han beneficiado. Tdh intenta ofrecer un entorno sanitario estable  a los escolares, a fin de animar a un buen número de padres a matricular a sus hijos e hijas en la escuela. Los resultados del proyecto precedente demuestran la evidente relación entre las infraestructuras sanitarias completas y la tasa de escolarización. La confianza de los menores y de sus padres y madres respecto a los establecimientos escolares ha aumentado así como el número de escolares matriculados. Se han presentado 2.621 nuevos escolares -1.634 niñas y 972 niños- lo que representa un aumento del 27% de la tasa de escolarización.
Tdh incita a los escolares, a madres, padres y educadores a comprometerse. Además de los programas de información sobre las buenas prácticas en materia de higiene, Tdh ha puesto en marcha diferentes comités –el comité de madres, padres y educadores, así como el comité de higiene- que tienen un rol preponderante en la buena marcha del proyecto. Encargados de actividades de mantenimiento, verificación del buen funcionamiento de las infraestructuras, aprovisionamiento de jabón, etc., los miembros de estos comités llegan a ser actores del cambio. Tdh espera desarrollar con estos grupos un compromiso continuo, un espíritu de colaboración y de cooperación necesario para conseguir un impacto duradero que aprovechará al conjunto de la población.
Tierra de hombres provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y a sus familias cada año. Conoce nuestros proyectos en Pakistán.
Fuente: Tdh Lausanne 

miércoles, 14 de mayo de 2014

Sri Lanka - Mai Groth, una empleada de Tdh con gran corazón


Mai Groth trabaja desde 2009 al lado de Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia). Actualmente en Sri Lanka con el fin de promover la escolarización de los niños y niñas, ella comparte, en estrecha colaboración con «Migros Magazine», su gusto por lo humanitario.
La ayuda al desarrollo, una vocación
Desde adolescente, Mai Groth tenía la convicción de que un día aportaría su propia contribución al campo del desarrollo. Como prioridad, la protección a la infancia, ella desea contribuir a acrecentar la igualdad de oportunidades. De madre suiza-alemana y de padre vietnamita, su primer voluntariado fue ayudando a los niños y niñas de la calle en Vietnam.
En 2009, entró a formar parte de Tdh. Actualmente es directora nacional adjunta de Tdh en Sri Lanka, allí supervisa dos proyectos que vigilan  reforzar  la protección de los menores. El primero está relacionado con la mejora de las condiciones de acogida y de aprendizaje que se ofrecen en las guarderías a los niños y niñas de 3 a 5 años, a través sobre todo de la formación del profesorado  y reforzar los comités de gestión. El segundo propone actividades deportivas a los niños y niñas y a los adolescentes a través de las cuales Tdh transmite mensajes pedagógicos relacionados con la protección a la infancia. Los temas importantes como la salud, la violencia o la igualdad de sexos pueden ser abordados también. Este proyecto también permite promover mensajes de solidaridad y respeto, así como espíritu de equipo, valores deportivos fácilmente transportables a la vida diaria.
Entre el terreno y la oficina, un empleo a tiempo completo
Mai Groth es responsable de diez colaboradores locales. Además de gestionar los diferentes proyectos sobre el terreno, Mai Groth acomete diversas tareas administrativas y de comunicación. Mantener el contacto con los donantes, buscar relaciones con las autoridades, asegurar el buen desarrollo de los proyectos y de los aportes financieros para mantenerlos: tareas que la tienen muy ocupada pero también apasionada y comprometida.
Fuente: Tdh Lausanne 

Mauritania - Viaje hacia la vida para el pequeño Abbass


Tierra de hombres (Tdh – Ayuda a la infancia) permite a niños y niñas beneficiarse de atenciones médicas especializadas cuando su estado de salud lo requiere. Si el niño o la niña no pueden ser operados en su propio país, a causa de la falta de infraestructuras adecuadas, Tdh transfiere al menor a Europa, para que pueda recibir la asistencia necesaria para recuperar su salud. Abbass, joven mauritano de cuatro años, ha sufrido una intervención quirúrgica en España.
Un nuevo rostro para Abbass
En el espacio de dos meses en Madrid, Abbass ha sufrido una operación, se ha encontrado con una familia de acogida y ha comenzado una nueva vida. Se rompió la nariz durante una caída hace tres años, y desde entonces, no podía respirar correctamente. Necesitaba una operación que los cirujanos de su país, Mauritania, no podían practicar. Gracias al programa de cuidados especializados de la Fundación Tierra de hombres Lausana, Tierra de hombres España y la colaboración del Hospital San Rafael, el rostro de este muchachito de ahora en adelante puede tener un desarrollo normal.
Mar Ejeda, su mamá de acogida recuerda: subiendo en el ascensor del hospital, Abbass Athie abrió sus grandes ojos y perdió su sonrisa. Mar Ejeda le miró sorprendida y después de algunos segundos le dijo: “¡Ah, seguro que es la primera vez que montas en un ascensor!”. En los momentos normales, Abbass era un niño alegre, que sonreía todo el tiempo y que se sentía confiado en presencia de su mamá de acogida a quién él miraba con complicidad. “Se ha adaptado muy bien pero no ha olvidado a su familia. Cada vez que venía al hospital me preguntaba si iba a volver a su casa”.
Repuesto de la intervención practicada por la unidad de malformaciones cráneo-faciales del Servicio de Cirugía del Hospital San Rafael, Abbass volvió, el pasado 3 de abril, con los suyos a Nouakchott, en Mauritania.
Una operación necesaria y exitosa
La cirujana Teresa Martínez Iturriaga, responsable del equipo médico, explica la necesidad de esta intervención: “El traumatismo sufrido ha causado una estenosis severa que le obligaba a respirar por la boca. Esta situación, si se mantiene como en el caso de Abbass, produce un desarrollo anormal de la cara. El maxilar no se desarrolla correctamente y causa una mala oclusión dental. Es muy importante que los niños respiren por la nariz”.
La intervención, que no es nueva, es muy compleja. “Yo he investigado casos similares durante varios días. Se trataba de determinar que tejidos faltaban y de que parte del cuerpo debía extraer para que la operación fuese lo menos invasiva posible”. La cirujana ha extraído piel y cartílago de detrás de la oreja para reconstruir las fosas nasales y el tabique (parte de las nariz que separa las fosas nasales). La operación realizada el 4 de febrero fue un éxito total.
Una experiencia que marcará la vida de Abbass
Gracias al programa “Viaje hacia la vida”, Abbass ha podido vivir nuevas experiencias. “Lo que le ha marcado es el agua. Su primer baño fue un gran momento de alegría. Yo llamé a toda mi familia para que vieran hasta que punto se divertía. No podía crear que hubiera tanta agua para él solo. Le gusta también estar bajo la lluvia. Y los juguete,s de los que nunca se separa, incluso para dormir. Es muy inteligente, aprende muy de prisa ”, explica Mar.
Tdh provoca un cambio positivo en la vida diaria de más de dos millones de niños y niñas y de sus familias cada año. Conozca más nuestros proyectos de atenciones médicas especializadas.
(Fuente: El Mundo, Tdh España)