viernes, 26 de diciembre de 2014

Tsunami, diciembre 2004 - La protección de los niños y niñas en el corazón de la intervención de Tdh


Hace 10 años, uno de los diez terremotos más mortales y el tsunami más grave de la historia se produjo a lo largo de la isla indonesia de Sumatra. La ola alcanzó hasta 30 metros de altura y causó más de 200.000 víctimas sobre la totalidad del perímetro del Océano Índico. Terre des hommes – Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) ya presente en Sri Lanka recuerda la intervención de urgencia puesta en marcha por el equipo de la época.
“En Sri Lanka, la primera respuesta de Tdh fue médica”, recuerda Nathalie Praz, encargada entonces del programa de la región asiática en 2004. “Pusimos en marcha clínicas móviles y abastecimos de letrinas de urgencia a la región de Batticaloa.” Tdh también proporcionó medicamentos a las personas desplazadas al interior de los campos, refugiados rápidamente en las iglesias, templos y escuelas.
Gracias a la participación del personal médico local así como a la colaboración de numerosas organizaciones movilizadas sobre el terreno, tuvieron lugar más de 40.000 consultas durante los dos primeros meses de la intervención, permitiendo curar heridas, problemas respiratorios, infecciones urinarias y casos de diarrea.
Un trabajo similar se efectúo en la región de Ampara. Tdh llevó ayuda inmediata para la distribución de medicamentos, equipos médicos y bienes de primera necesidad como alimentos y utensilios de cocina.
Los niños y niñas en el corazón de la reconstrucción
Tdh se hizo eco rápidamente de las necesidades particulares de los niños y niñas. Tratando los problemas de protección a la infancia, como los riesgos de accidentes, abusos, explotación y negligencia que habían aumentado de manera significativa.
En Sri Lanka, Tdh trabajó con los menores y sus familias en los campos de desplazados. Se crearon  centros de acogida para niños y niñas que beneficiaron a cerca de 5.000 menores. Esta intervención marcó una gran diferencia para los niños y niñas afectados por el tsunami, no solo en los campos donde han vivido temporalmente sino también durante el retorno a su casa.
En los pueblos, Tdh motivó y formó los “Clubs de jóvenes” con el fin de reforzar la participación en la vida comunitaria. En Sainthamaruthu, los edificios y el terreno dañado por el tsunami estaban abandonados. El Club de jóvenes inició la construcción de un campo de volleyball cuya financiación fue asegurada conjuntamente por el gobierno, la comunidad y Tdh.
En la comuna de Kirankulam, otro club de jóvenes renovó la carretera que une el pueblo con el océano. Los pescadores puede acceder a la orilla del mar, facilitando así su trabajo diario.
Tdh ha intervenido también en India, en las islas Andaman. Tdh ha puesto en marcha un proyecto de rehabilitación con el fin de ayudar a las comunidades que han perdido todos sus medios de subsistencia, a encontrar fuentes alternativas de ingresos. Este proyecto comunitario ha permitido también poner en marcha actividades psicosociales para un gran número de menores afectados por el tsunami así como la construcción de pozos y letrinas.