miércoles, 22 de octubre de 2014

Primera condena a un pederasta gracias a la niña virtual Sweetie


Terre des hommes-Lausanne (Tdh – Ayuda a la infancia) celebra la condena del primer pederasta relacionado con Sweetie, la niña virtual con la que se localizó a más de 1.000 delincuentes sexuales.
Un hombre australiano fue condenado el 21 de octubre a un año de prisión por iniciar y mantener conversaciones deshonestas a través de chat con Sweetie, la niña virtual creada a finales de 2013 por Tdh en Holanda para denunciar la creciente amenaza del turismo sexual infantil a través de Internet. "Este es un gran avance en la lucha contra esta forma de explotación infantil", ha dicho Hans Guijt, jefe del proyecto de Sweetie.
Abuso de menores y pornografía infantil
Durante diez semanas, un equipo de Tdh investigó decenas de salas de chat bajo el perfil de Sweetie, una  niña filipina de diez años. 20.000 hombres contactaron con ella, la mayoría de ellos con intenciones sexuales. El equipo de Tdh fue capaz de identificar a 1.000 de ellos de 71 países diferentes,  siete en concreto en España. Esta información y los registros de chat fueron enviados a Europol que, a su vez, los compartió con las autoridades policiales de los países afectados. Como consecuencia, se produjeron varios arrestos y, por fin, en Australia, se ha llegado a condenar a uno de ellos. Concretamente a un hombre de Brisbane, Australia. Según la jueza encargada del caso, Judge Ryrie, no importa que Sweetie sea una niña virtual: "Si usted cree que es una niña de 9 años, entonces esa es la ley, eso es suficiente", ha sentenciado el veredicto.
El hombre acusado ya había sido condenado varias veces por abuso de menores en 1997 y se declaró culpable de los tres cargos: envío fotos obscenas a Sweetie, poseía pornografía infantil y violó las restricciones impuestas por las condenas anteriores, de dos años de prisión y doce meses de terapia para delincuentes sexuales.
"Es fácil llegar a ellos"
"Queríamos mostrar que es más fácil de lo que parece luchar contra esta forma de explotación infantil. Pero para ello, las autoridades deben desarrollar métodos de investigación más activos. No se puede esperar a que las víctimas presenten un informe, como es habitual en crímenes como la violación u otros delitos sexuales", ha señalado Hans Guijt.
Tdh ha desarrollado el proyecto Sweetie en Holanda para verificar el alcance y la gravedad del problema y mostrar que otros métodos de investigación puede ser más eficaces en la lucha contra este fenómeno.