viernes, 31 de octubre de 2014

Malí - Protección a los niños y niñas migrantes


Terre des hommes-Lausanne  (Tdh – Ayuda a la infancia) y su colaborador en la puesta en marcha del proyecto Enda Malí se comprometen en la protección de los niños y niñas migrantes en Malí ayudando a las autoridades nacionales, a la sociedad civil y a los actores comunitarios a integrar los elementos claves de la movilidad en su Política Nacional de Protección a la Infancia. Esta iniciativa intenta no solo mejorar la seguridad de los menores en situación de movilidad, desde su marcha hasta su regreso a casa, sino también luchar contra la explotación, la trata y el maltrato de los cuales pueden ser víctimas por el camino.
El enfoque de movilidad
El 16 de julio de 2014, las autoridades de Malí han adoptado la Política Nacional de Promoción y de Protección de la Infancia de Malí, así como un plan de acción quinquenal 2015-2019. Este documento propone, entre otras, acciones concretas de protección a los niños y niñas en movilidad. Cristaliza así el compromiso del gobierno de querer reforzar el sistema nacional de protección a la infancia en sus múltiples facetas.
En vista de su experiencia en el campo, Tdh ha tomado parte activamente en el proceso de finalización y validación de este documento. Las mejoras propuestas por la Fundación en materia de protección a la infancia han sido tenidas en cuenta por las autoridades malienses y la aproximación movilidad ha sido inscrita en el documento político. Este documento facilitará la promoción de la aproximación de movilidad por las autoridades y favorecerá la creación de un entorno protector para los menores.
En Mopti, el proyecto está en pleno apogeo  
La región de Mopti, en Malí, es una zona de migración por excelencia. A causa de su corta edad, los niños y niñas migrantes son fácilmente explotables y sujetos a cualquier forma de violencia, abuso y maltrato. Para hacer frente a esto, Tdh y su colaborador Enda Malí han puesto en marcha actividades psicosociales con el fin de aportar su ayuda a 400 niñas migrantes, particularmente vulnerables. En este marco, las jovencitas son integradas en espacios de reagrupación, intercambio, esparcimiento, aprendizaje, prevención y protección. Las diferentes actividades les permiten ganar confianza en sí mismas y reforzar su protección mutua.
Para saber más sobre el acompañamiento de los menores en situación de movilidad, os invitamos a leer esta reciente publicación  de Tdh-Lausanne: La valeur ajoutée de l’accompagnement protecteur des enfants.